Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Pasados tres días de la autoproclamación de Guaidó como “presidente interino” de Venezuela sin haber sido votado por nadie, la intentona golpista está en pleno desarrollo. La iniciativa no surgió simplemente de la propia derecha venezolana: la avanzada comenzó con el desconocimiento del gobierno de Maduro por parte de Trump y sus gobiernos subordinados el pasado 10 de enero. Entonces fue cuando se gestaron las condiciones para un golpe de Estado.

Los acontecimientos se precipitaron con la movilización escuálida del 23 de enero y la autoproclamación como “presidente encargado” de Guaidó. Éste es presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y miembro de Voluntad Popular, uno de los partidos patronales más derechistas del país.

La situación es delicada, hay en estos momentos una suerte de “doble poder” capitalista. Y si bien la mayoría de los atributos de poder del Ejecutivo siguen en manos de Maduro, a partir del apoyo externo Guaidó ha ganado terreno en acumular poder efectivo. Un paso clave para él será si logra efectivamente apropiarse de Citgo, la empresa de PDVSA en Estados Unidos. Como es bien sabido, Venezuela depende totalmente de la comercialización de su petróleo con la potencia norteamericana y Citgo es la representante de la empresa petrolera venezolana estatal en dicho país. Guaidó se apresta a nombrar a sus nuevas autoridades y, con el amparo de Trump, podría lograrlo (su directorio funciona en Texas). A su vez, el golpista ha ganado mucho terreno y reconocimiento diplomático. La OEA ha reconocido a un embajador paralelo nombrado por la Asamblea Nacional. Frente al llamado de Guaidó de que ningún diplomático abandone el país, Trump ha desconocido la ruptura de relaciones diplomáticas y el ultimátum de que los representantes diplomáticos se retiren en 72 hs (todavía está por verse que hará Maduro si esto no ocurre).

Por su parte, Maduro mantiene todavía en sus manos la mayoría de los atributos de poder estatal dentro de las fronteras venezolanas, con el sostén todavía de las Fuerzas Armadas (aunque las mismas han comenzado ya un diálogo informal con la oposición), de los gobiernos estaduales y la mayoría de los municipios. No es secundario que sea reconocido también por potencias como Rusia y China, aunque la mala noticia para él es que la Unión Europea se apresta a votar un ultimátum de que si en 8 días no convoca a elecciones generales reconocerán a Guaidó.

Mirá también:  Venezuela | La ofensiva golpista tras la careta de una supuesta “ayuda humanitaria”

La situación está muy indefinida. No parece que se vaya a resolver en apenas unos días. El hecho de que Guaidó tenga el apoyo de Trump y los gobiernos cipayos puede inclinar la balanza a su favor. Habrá que ver entonces la evolución de las Fuerzas Armadas, la respuesta del movimiento de masas y, cuestión central también, cuánta sangre le corre por las venas al madurismo en lo que tiene que ver con su respuesta a la intentona golpista.

Estos dos “semi-gobiernos” en pugna son ambos reaccionarios pero, aún así, de una naturaleza diferente. El gobierno de Maduro es la expresión decadente de un bonapartismo burgués de rasgos cada vez más anti populares. Es, no obstante, un gobierno que sostiene todavía cierta independencia relativa respecto del imperialismo, aunque también muy degradada.

Un eventual gobierno de Guaidó sería, en contraste, una agencia directa del imperialismo en Venezuela, capitalista, cipayo. Su plan económico es el de una liberalización completa de la economía a los capitales internacionales de perspectivas catastróficas: una “re-colonización” completa del país.

Cuando decimos que ambas expresiones del poder burgués son “reaccionarias” lo decimos porque ninguna de las dos representa los intereses de las masas trabajadoras y populares. El chavismo, y su degradación madurista, han llevado a Venezuela a una situación dramática. Los negocios que no se hacen con los Estados Unidos, se hacen por la vía de las empresas privadas o estatales de Rusia y China.

Y aunque Maduro sea ampliamente y justificadamente repudiado por los sectores populares, no se puede equiparar a un gobierno que de forma degradada sirve de mediación a la dominación directa del imperialismo con uno que funcione como su agente directo, que imponga su subordinación incondicional a él.

El elemento clave para el desarrollo de los acontecimientos será el rol de las masas populares. Según los informes que llegan desde Venezuela, su evolución política es muy compleja aunque de todas maneras está abierta debido a la tradición política antiimperialista que caracteriza al país.

La bronca con el gobierno de Maduro es inmensa. La desidia, el saqueo permanente de los recursos del Estado, la desfachatez con la que se enriquecieron sus funcionarios, haber permitido que los capitalistas hagan fortunas a costa de las masas, permitir todo tipo de maniobras con el comercio exterior, el dólar preferencial para ciertos grupos empresarios, haber permitido la fuga de unos 500 mil millones de dólares de renta petrolera en los últimos diez años… en suma, el hecho de que el chavismo no haya tomado una sola medida anticapitalista han llevado a la catástrofe social que se abate sobre los trabajadores y los sectores populares.  Se alimenta así el profundo, y repetimos justificado, odio de las masas por el gobierno de Maduro.

Mirá también:  Estados Unidos | Donald Trump, un lumpencapitalista

No obstante, el movimiento de las “guarimbas” durante la última intentona golpista hace ya dos años les recordó a las amplias mayorías de los de abajo que la oposición escuálida implica caer de la sartén al fuego. Esos grupos de choque, ultra reaccionarios y racistas, llegaron a prender fuego a personas vivas por tener “aspecto de chavistas” debido a su tono de piel más oscuro. Representan  ellos la vuelta al poder de la vieja burguesía histórica venezolana, agente directa del imperialismo yanqui, profundamente detestada luego de décadas de experiencia de explotación brutal y racismo en su dominación.

Nuestra corriente Socialismo o Barbarie se ha pronunciado desde el principio contra toda avanzada golpista, contra el “gobierno” golpista de Guaidó y la injerencia del imperialismo estadounidense. No por eso le damos ningún apoyo político a Maduro. Defendemos sí que sea reconocido por la “comunidad internacional” sin por eso considerar que es legítimo ni darle ningún tipo de apoyo político. Defendemos que son las masas populares venezolanas quienes deben decidir la legitimidad de Maduro y el futuro del país.

El golpismo nunca será una salida para la crisis que vive Venezuela. La única salida real es imponer desde abajo la convocatoria a una verdadera Asamblea Constituyente en la cual, en oposición a la mentirosa “constituyente” montada por el madurismo dos años atrás, sea el pueblo explotado y oprimido quien decida el futuro del país. Un futuro organizado alrededor de medidas obreras, populares y anticapitalistas que abran un camino independiente de toda variante patronal, un camino realmente socialista.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre