El “nuevo” plantel de Massa: entre viejos amigos de Cavallo, Menem y López Murhpy

Hombres como Raúl Rigo y Daniel Marx traen las peores experiencias de la historia argentina reciente, como el Megacanje y el corralito.

0
682

Sergio Massa pone a operar sus recién adquiridos superpoderes para revivir algunos viejos amigos de la política argentina. Hombres como Raúl Rigo y Daniel Marx traen las peores experiencias de la historia argentina reciente, como el Megacanje y el corralito.

Viejos conocidos

Uno de los hombres convocados para integrar el equipo económico es Daniel Marx, actual Director Ejecutivo de la empresa de “asesoramiento financiero” Quantum Finanzas. La misma cuenta entre sus clientes a entidades como La Nación, Clarín, Telecom y Cablevisión, bancos como HSBC e IBM, además de empresas de energía (Axion) y de construcción (Cementos Minetti, del mismo Juan Minetti de los molinos cordobeses).

Sin embargo, el funcionario también cuenta en su currículum con una amplia experiencia como funcionario del Estado.

En primer lugar, fue designado como Representante en la negociación de la deuda del Estado con los acreedores externos durante los gobiernos de Raúl Alfonsín y Carlos Menem. Pero este era solo el comienzo. Durante el gobierno de De la Rúa y la gestión económica de Domingo Cavallo, pasaría a formar parte de la historia con la puesta en práctica del Megacanje: una operación que otorgaba un mayor plazo para el pago de la deuda externa a cambio de subir las tasas de interés. Fue el mayor canje de bonos hasta el momento y, según peritos judiciales, acrecentó el valor de la deuda argentina en 55 mil millones de dólares para “evitar” – más bien, postergar- el default.

Si bien esta historia no terminó demasiado bien para la clase dirigente argentina, Daniel se llevaría amistades y compañeros de ruta del porte de Miguel Ángel Roig, Ricardo López Murphy y el mismísimo Domingo Cavallo, responsable de llevar adelante el Corralito en los últimos días del gobierno de De la Rúa.

Con la salida anticipada de este último a manos de la rebelión popular del Argentinazo y aturdido por el grito de ¡Que se vayan todos!, Daniel tuvo que dejar el gobierno y volvió a desempeñarse en el sector privado.

Años más tarde y bajo el signo de un nuevo endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional, Daniel Marx vuelve a las andanzas con la designación de Massa que lo integra al Comité para el desarrollo del mercado de capitales y seguimiento de la deuda. Teniendo en cuenta su historial, el pronóstico para los trabajadores y sectores populares no es otro que más ajuste.

“Volvé Rigo…”

Como expresión del sostenimiento de los compromisos con el FMI –y por ende, la continuidad del ajuste- Massa trae de vuelta funcionarios que ya venían trabajando en el gobierno. Es el caso del Secretario de Hacienda, Raúl Rigo, que viene de negociar la reestructuración de la deuda privada como el acuerdo con el Fondo bajo la gestión del Guzmán.

La experiencia de Rigo se remonta en verdad hasta 1993, en el Ministerio de Economía durante la presidencia de Carlos Menem. En una carrera política ejemplar, estuvo presente como asesor para los gobiernos de Fernando De la Rúa, Eduardo Duhalde, Néstor y Cristina Kirchner, y siguió hasta los primeros años de Macri como subsecretario de Presupuesto. Retornaría con Alberto a la Secretaría de Hacienda en la cual Massa lo reafirma tras unas vacaciones correspondientes al efímero mandato de Batakis.

Los puestos faltantes

Todavía resta definir quiénes ocuparán las secretarías de Comercio Interior y Desarrollo Productivo.

Sin embargo, ya empiezan a resonar algunos nombres: en el caso de Desarrollo Productivo, una reunión entre el saliente Daniel Scioli y De Mendiguren sería una señal de por dónde vendría el reemplazo.

El ex Ministro de Producción de Eduardo Duhalde quedaría a cargo de sobrellevar la falta de dólares para el funcionamiento de la industria.

Deuda y sometimiento: un rumbo sostenido

Lo primero que llama la atención a cualquiera que se ponga a investigar el prontuario de estos funcionarios es su adaptabilidad camaleónica para pasar de un gobierno a otro sin contradicción aparente. Este tipo de “profesionales” que van y vienen del sector privado al público y se mantienen a través de las diferentes gestiones del poder se constituye como un grupo de tecnócratas independientes del voto popular. Al ser nombrados directamente por el Ministro de Economía, están habilitados para tomar todo tipo de medidas antipopulares sin rendir cuentas más que ante sus jefes directos.

Son, en definitiva, compañeros de ruta de un largo camino de endeudamiento y re negociación de la deuda con el imperialismo que siempre perjudica a los mismos: los trabajadores, los sectores populares, la juventud, las mujeres y las personas LGBT.

Mientras las designaciones se suceden minuto a minuto y el superministro se prepara para asumir, la gente de a pie mira con una mezcla de expectativas, pavor y escepticismo a las nuevas viejas caras de la política burguesa. En la medida en que el ajuste acelere su curso, – la semana arrancó con aumento de tarifas en el transporte-, podría quebrarse la tensa calma reinante.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí