10 de Diciembre: Día Internacional de los Derechos Humanos

Una efemérides de lucha que no podrán disfrazar con gestos y discursos

Los horrores de la guerra, el genocidio nazi, las primeras bombas nucleares arrasando poblaciones enteras, obligaron a las sacrosantas instituciones defensoras de la paz y los derechos humanos a declarar esta fecha para dejar explícitamente claro que ellos defienden los derechos humanos de todos y todas en el mundo.

Ana Vázquez
Redacción Semanario Socialismo o Barbarie.


‘El ejército permanente y la policía son los instrumentos fundamentales de la fuerza del Poder estatal (…) destacamentos especiales de hombres armados (…) situados por encima de la sociedad y divorciados de ella…’” (Lenin, el Estado y la revolución, p. 301, cit. en Sobre la naturaleza de los cuerpos policiales, Víctor Artavia, SoB 579, 3/12/20)

Mientras frente al Congreso la marea verde se plantaba por su derecho a decidir sobre su cuerpo, el presidente y la vicepresidenta de la Nación, junto con miembros del gabinete nacional, participaban de un acto en la ex-ESMA, conmemorando el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Día de los Derechos Humanos que fue acordado por los Estados después de la respuesta en las calles a miles de masacres, ataques y represión a los explotados y oprimidos del mundo.

Como dijimos siempre desde estas páginas, las luchas en las calles anteceden a las celebraciones y “fechas de almanaque” sancionadas por los Estados y sus organismos, como si aquéllas fueran producto de su voluntad política y “buena onda”…

En esta oportunidad, en ese día del año 1948 se firmaba la Declaración Universal de los Derechos Humanos en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en París. En nuestro país, en la misma fecha del año 1983, asumía el primer presidente electo, Raúl Alfonsín, luego de siete años de dictadura. En el 2007, el Congreso Nacional, por ley 26323, lo declara el Día de la Restauración de la Democracia, agregando un símbolo más a la vuelta a la democracia en el país.

Los horrores de la guerra, el genocidio nazi, las primeras bombas nucleares arrasando poblaciones enteras, obligaron a las sacrosantas instituciones defensoras de la paz y los derechos humanos a declarar esta fecha para dejar explícitamente claro que ellos defienden los derechos humanos de todos y todas en el mundo.

Las atrocidades cometidas posteriormente a la guerra por el imperialismo francés en la guerra de liberación de Argelia, por el imperialismo yanky en Vietnam, por el Estado de Israel contra la población palestina, los crímenes de las dictaduras desde África a Latinoamérica, sin olvidarnos de España y Portugal, confirmaron a los ojos de los estadistas, que esa fecha había que seguir manteniéndola: los derechos humanos seguían siendo pisoteados de acá a la China. Y la bandera de lucha por los derechos humanos no querían entregarla, aunque fueran otros/as los que la levantaran efectivamente y en las calles y lograran, en algunos casos mucho, en otros menos, parar las ofensivas represivas y ser los verdaderos “dueños” de esa bandera y de las gestas heroicas que la levantaron bien alto.

La lucha seguirá en las calles y por justicia para todos/as

El Día Internacional por los Derechos Humanos fue un acto del gobierno donde fueron entregados los galardones a luchadores/as presentes y a familiares, como los hijos del heroico Víctor Basterra(1), recientemente fallecido, cuyo testimonio fue determinante en juicios a represores. Los otros premios fueron a Lita Boitano, referente de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, así como fue distinguida Rosa Schonfeld de Bru (madre de Miguel Bru, desaparecido por la Policía Bonaerense en 1993), Iris Avellaneda (madre de Floreal Avellaneda, arrojado al mar durante la última dictadura), Vera Jarach (Madre de Plaza de Mayo) y la vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Rosa Roisnblit. Asimismo, funcionario de la AFI hicieron entrega de documentación de la exSIDE sobre organismos de derechos humanos.

Este día comenzó a ser conmemorado por el Estado en nuestro país durante la presidencia de Néstor Kirchner, quien lo consagró en el 2003 y en el 2004 realizó el primer acto en el Salón Blanco de la Casa Rosada. Instituyó la entrega, en ese emblemático día, del Premio Azucena Villaflor de De Vincenti, primera presidenta de Madres de Mayo secuestrada y desaparecida el 10 de diciembre de 1977.

“‘La Justicia está llegando por medio de la Constitución y la ley, sin venganza, sin atropello, sin secuestro, tortura o desaparición. Está llegando en democracia y convivencia’, aseguró Kirchner en el acto en la Casa Rosada. El premio, inaugurado el año pasado, lleva el nombre de Villaflor, la fundadora de Madres de Plaza de Mayo desaparecida por la dictadura, y se entrega todos los 10 de diciembre. Esta vez, el Presidente entregó el correspondiente al 2003 a Hesayne(2), que no lo había podido recibir el año pasado por cuestiones de salud, y el de este año a Márquez De Aredez.(3)” (Página12, 11/12/04)
El presidente y la vicepresidenta repiten, con la entrega del premio (merecido por quienes lo recibieron, aunque no coincidamos con las palabras expresadas por Lita Boitano), la apropiación por parte del Estado de un logro que no es producto del primer gobierno K, como no fue el histórico Juicio a las Juntas mérito del gobierno de Alfonsín quien, con la soga al cuello por la movilización popular y democrática, tuvo que sacrificar a las cúpulas para salvar las instituciones. Fue producto de décadas de lucha, de la cual el Argentinazo fue una expresión social profunda que “disparó un misil” que no pudieron parar fácilmente; dejó parte de la mampostería en el suelo. Todo lo logrado fue posible por años de acumulación de experiencias y organización.

Organización que partió de una gran solidaridad desde abajo, con un entretejido subterráneo de familiares, amigos/as, compañeros/as, abogados/as que ponían su firma en los hábeas corpus (como el emblemático Enrique Broquen del Partido Socialista de los Trabajadores). Con las Madres que irrumpieron en la Plaza de Mayo en su primera ronda el 30 de abril de 1976: el primer acto visible acá y en el mundo. Con la primera asamblea de las Madres en La Plata el 24 de setiembre de 1977. Organización que no pudieron desarticular ni con amenazas, aprietes, ni nuevas desapariciones forzadas.

Una celebración donde, desde el Estado, se adueñan de los avances logrados por decenas de miles de protagonistas y nos los muestran como propios, de la gestión K y sus seguidores. También en el acto hicieron una referencia general a las dificultades que hay que enfrentar, como la lucha contra la pobreza. Pero no mostraron la varita mágica que utilizarán.

Celebración que, con dolor lo decimos, no mencionó, ni al pasar siquiera, las tareas pendientes. Empezando por los juicios de lesa humanidad que están “colgados”. Según datos del Centro de Estudios Legales y Sociales: “(…) Desde hace años los organismos de derechos humanos reclamamos la agilización de los procesos, que se investiguen y sancionen a los responsables civiles -actores económicos, empresarios, personal jerárquico de empresas- que participaron de la represión a la clase trabajadora y que se abra y desclasifique toda la información producida por los organismos de inteligencia. Aún sabemos poco sobre cómo y quiénes participaron en el plan represivo desde las áreas de inteligencia del Estado, lo que incluye a la exSIDE, a las fuerzas armadas y también al servicio penitenciario y a la policía federal. Por Sol Hourcade, coordinadora del equipo Memoria, verdad y justicia del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y Paula Litvachky, directora Ejecutiva del CELS.” (CELS, 8/12/20)

Continuando con los casos de gatillo fácil, muertes en lugares de detención y desapariciones forzadas. 113 casos de muertes en manos de las fuerzas represivas y tres desapariciones forzadas seguidas de muerte durante la cuarentena, según informe del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia del 18 de setiembre de 2020. Informe editado el 18 de setiembre de este año, a 14 años de la segunda desaparición de Julio López. Uno más de los “olvidados” en la ceremonia, junto con Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y Facundo Astudillo Castro.

Para estas fuerzas represivas, lo que hubo de parte del gobierno fue su reconocimiento como esenciales y elogios por su labor, así como actualizaciones salariales.

Memoria, Verdad y Justicia: ayer, hoy y siempre

Para los/as luchadores consecuentes, que no nos sentimos representados por el Estado, gobierne uno u otro partido del sistema capitalista, los crímenes de las fuerzas de seguridad, sean bajo dictadura o democracia, con la complicidad de quienes sean, son bandera de lucha hoy y siempre.

No compartimos el acto pintado con barniz K del Día de los Derechos Humanos. El logro no fue de ningún presidente ni estadista. Fue de los sobrevivientes, familiares, amigos/as, compañeros/as, que siguieron arriesgando su vida para que se conociera la verdad y hubiera justicia. Y con ellos lo compartimos, en los momentos difíciles y en los festejos.

Todos los derechos los conquistamos con nuestra lucha independiente e inclaudicable. Y así seguiremos avanzando por ellos.

Juicio y castigo a los militares, a los cómplices civiles y eclesiásticos de la dictadura!

Justicia por Sergio Maldonado, Rafael Nahuel y Facundo Castro!

Nunca Más!


 

Mirá también:  Confinados

 

  1. Durante su detención en la ESMA Basterra debió realizar tareas de falsificación de documentos de identidad que luego eran utilizados por las Fuerzas Armadas en acciones ilegales. Para ello debía sacar fotografías. Basterra entonces comenzó a sacar fotografías de detenidos-desaparecidos y represores y a ocultarlas en las cajas de papel fotosensible. En los últimos años de la dictadura, Basterra estuvo sometido a un régimen de libertad vigilada que aprovechó para sacar las fotos de la ESMA y ocultarlas en su casa.” (Wikipedia)
  2. Miguel Esteban Hesayne, obispo de Viedma, Río Negro, durante la dictadura, que fue una de las excepciones entre la jerarquía eclesiástica que denunció y condenó los crímenes y torturas cometidos.
  3. Olga Márquez de Aredes, esposa de un médico desaparecido en Jujuy, referente de lucha por los derechos humanos en su provincia.
Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

“Naturalmente, Lenin no predijo o dedujo la revolución rusa como resultado de su estudio de Hegel. Pero su reaprendizaje de la dialéctica lo hizo más atento a las posibilidades, más capaz de descubrir, de manera concreta y empírica, las formas de acción que podrían superar las contradicciones que enfrentaba” J. Rees, The Algebra of Revolution   Paradójicamente a lo señalado en la cita del epígrafe, Lenin no predijo el estallido de la revolución rusa, sino incluso aseveró en una charla brindada a estudiantes suizos a comienzos del m...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre