Tragedia en Amazon: la empresa prohibió a sus empleados retirarse a pesar de las alertas

"Amazon no nos deja ir", fue el último mensaje de texto que envió uno de los empleados fallecidos, minutos antes de que un tornado destrozara la planta que esa empresa tiene en Edwardsville, Illinois.

0
50

La ola de tornados que azotó este fin de semana a unos seis Estados de los EE.UU. dejó un saldo de más de 80 muertos en el país norteamericano. Seis de ellos murieron al no contar con el permiso de la empresa Amazon para retirarse de su trabajo.

El viernes por la noche, alertas de tornados se dispararon en Arkansas, Illinois, Kentucky, Missouri, Misisipi y Tennessee. Además de las víctimas fatales, los fuertes vientos causaron un sinnúmero de destrozos y pérdidas materiales.

Pero uno de los episodios más resonantes fue lo ocurrido en el almacén que Amazon tiene en Edwardsville, Illionois, donde seis trabajadores de esa empresa murieron. A pesar de las alertas en las horas previas e incluso la alerta de la proximidad del tornado, una media hora antes de que toque tierra, la empresa obligó a su personal a permanecer en sus puestos de trabajo y a refugiarse en los baños de la planta de ser necesario, según informaron los sobrevivientes.

Los trabajadores comenzaron a recibir alertas en sus teléfonos celulares a partir de las 8:06 pm. Sin embargo, el Tornado no azotó el edificio hasta pasadas las 8:30 pm. Según las estimaciones de las autoridades meteorológicas de Illinois, fue exactamente a las 8:39 cuando el tornado comenzó a destrozar la planta, según sus radares. Es decir que los trabajadores podrían haber evacuado el lugar desde media hora antes. Pero la respuesta de la empresa fue la prohibición de abandonar las instalaciones, y la «recomendación» de utilizar los baños como refugios.

La pareja de Larry Virden, uno de los fallecidos, declaró que minutos antes de que el tornado azotase el lugar, recibió un mensaje de texto de su novio contándole que la empresa «no nos deja irnos». Por su parte, uno de los 45 empleados sobrevivientes que pudieron ser rescatados del lugar declaró a medios locales que “Amazon sabía que nos enfrentábamos a tormentas potencialmente mortales. Todos lo sabíamos. Tomaron la decisión de enviar trabajadores a un almacén gigante sin garantía y ahora los trabajadores están muertos”.

La empresa propiedad de Jeff Bezos, la persona más rica del planeta, es conocida por sus prácticas de esclavitud laboral y superexplotación, con terribles métodos de control y vigilancia sobre sus trabajadores.

Otro aspecto de la responsabilidad de Amazon en la tragedia refiere a la prohibición que pesa sobre sus trabajadores de usar el teléfono celular en el trabajo. Gracias a que muchos de los empleados desobedecieron la norma pudieron estar al tanto de las alertas que indicaban de la inminente llegada del tornado, teniendo tiempo de, al menos, tratar de buscar un lugar que parezca seguro. La empresa niega públicamente que exista tal prohibición.

Temporada de superexplotación

El hecho de que la tragedia coincida con la cercanía de la época navideña está directamente relacionado con la decisión de la compañía de aumentar su planta de trabajadores temporales para hacer frente a la demanda. Todos los años, millones de estadounidenses encargan sus regalos de Navidad a través de Amazon, para lo cual la empresa contrata de manera temporaria y/o tercerizada a miles de personas alrededor del país.

Según un empleado que prefirió mantener el anonimato, sólo siete trabajadores de la planta de Edwardsville (un almacén construido recientemente el año pasado para suplir el incremento de la demanda durante la pandemia) pertenecen de manera orgánica a la empresa, mientras que los demás están subcontratados a través de otras empresas. Este será uno de los principales argumentos que utilizará Amazon para desligarse de cualquier responsabilidad sobre las muertes del pasado viernes.

Muchos de estos empleos temporales son puestos de conductores de las Vans o camionetas que transportan los paquetes desde un almacén a otro, distribuidos por todo el país. A pesar de que Amazon argumenta que contrata «pequeñas empresas de transporte locales» para hacer frente a la demanda de esta época del año, las camionetas están invariablemente identificadas con el logo de Amazon.

Se calcula que la empresa de Jeff Bezos utiliza a unas 3000 empresas para tercerizar el trabajo, principalmente en lo que respecta al transporte de la paquetería. En numerosas ocasiones, agrupaciones de trabajadores que luchan por la sindicalización han denunciado que este modelo laboral está diseñado para desligar a Amazon de su responsabilidad en los riesgos de trabajo y en las funestas consecuencias para la salud que tiene el trabajo en los inmensos galpones de clasificación y despacho de paquetes, así como evitar la organización de los trabajadores.

El presidente ejecutivo de Amazon, Andy Jassy, dijo en Twitter que la empresa estaba “desconsolada por la pérdida” de sus empleados. Sin embargo, el desconsuelo patronal no parece ser el suficiente como para que la empresa los reconozca de manera efectiva como empleados suyos.

Si llegaste hasta acá es porque valorás que, entre tantos medios que defienden intereses capitalistas, exista un portal de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Izquierda Web se sustenta con el aporte solidario de nuestros lectores. Sumate a nuestra comunidad para que crezca la voz de los de abajo.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí