El Presidente y sus encuentros con el poder sindical

Todos se esfuerzan en quedar bien con todos

El presidente Alberto Fernández estuvo presente en el Congreso Nacional virtual de FATSA (Federación Argentina de Trabajadores de la Sanidad) que preside Héctor Daer. A pesar de las caídas salariales generalizadas, no se escatimaron elogios de ambas partes.



El presidente Alberto Fernández estuvo presente en el Congreso Nacional virtual de FATSA (Federación Argentina de Trabajadores de la Sanidad), realizado el jueves de la semana pasada, que preside Héctor Daer. No escatimó elogios. Quienes lo acompañaron desde el Poder Ejecutivo, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni y el de Salud, Ginés González García tributaron el reiterado saludo y elogio a los trabajadores de la Salud.

Tal vez éstos sean los que provocan más molestia en nuestros oídos, cuando la pandemia arrecia y el sistema de salud y su personal están en una situación dramática.

“González García señaló que ‘la pandemia evidenció la necesidad de que el sector de la salud se ubique en la primera línea de la política de Estado’, en tanto su par de Trabajo, Claudio Moroni, remarcó ‘la profesionalidad de los trabajadores de la sanidad en todo el territorio nacional’.” (Mundo Gremial, 21/8/20)

Al cumplirse cuatro años de conducción de la actual CGT el pasado 22 de agosto, la cúpula gremial no escatimó elogios hacia la coalición electoral que dio el triunfo al actual gobierno, ni tampoco desde ya, a su gestión. ¿Algún/a trabajador/a se acordó de este “gran aniversario”?

A los pocos días, en un encuentro de amigos en el fin de semana, en la quinta de Olivos, recibió a Hugo Moyano, su esposa e hijo menor.

Sin perder tiempo (y obviando los comentarios sobre la foto con el dirigente camionero y familia sin barbijos), estuvo  presente, junto con Sergio Sasia y Omar Maturano (dirigentes de agremiaciones del transporte ferroviario) en la inauguración de la estación Villa Rosa, en Pilar. Siguieron, desde ya, los halagos mutuos sin fin.

Mirá también:  Clases: la Corte Suprema intervendrá en disputa por las clases en CABA

Tres postales de unas negociaciones que no tienen ni fin de semana de descanso para articular, sostener, apoyar, inventar todas las posibilidades, para que las centrales se unifiquen. O, por lo menos, se articulen en un espacio común.

Espacio común para que sea útil a que gobierno, empresarios de todo tipo y color, y burócratas de todo pelaje (gorilas “rapados”, como el secretario general de la UATRE), puedan hacer y deshacer a su antojo sin que la voz y los reclamos de los/as trabajadores/as se interpongan en sus planes.

Planes que, además de no ser consultados por la base de ningún gremio o sector, están claramente direccionados a quitarnos derechos, beneficios, conquistas obtenidas tras años de luchas.

Algunos serán más transparentes, otros más “tapados” con alguna enmienda positiva, favorable un poquito, pero de conjunto, todos, todos, serán en contra de nuestros intereses y aspiraciones. Porque lo que estamos peleando no es sólo lo conquistado, sino el porvenir de las actuales generaciones muy jóvenes incorporadas al mercado laboral, y las que les seguirán. No es nuestro sueldo y nuestras vacaciones de hoy (aunque desde ya importan y mucho) sino las de los/as pibes/as que están consiguiendo con mucho esfuerzo un trabajo, eventual en la mayoría de los casos. Y les intentan tapar la boca y las expectativas para que se sometan a los designios empresarios-gubernamentales-burocráticos que ellos quieren determinar sean los del siglo XXI.

Ellos quieren establecer el dogma de cómo serán los parámetros de la explotación capitalista de aquí en adelante. A eso llaman “planes postpandemia”. Nosotros debemos esforzarnos en imponer nuestra agenda para darles vuelta por los aires ese parámetro de superexplotación y establecer el nuestro, de pelea independiente hasta el final.

Mirá también:  100 días de Dória

Un “gesto” que lo sube al podio

La Federación de los Trabajadores de la Sanidad cerró un acuerdo salarial por un año. El acuerdo es a partir del pasado 1ro de julio y se revisará en marzo, para hacer una nueva evaluación.

Lo novedoso es que las sumas fijas no se incorporan al sueldo hasta el año próximo, a partir de enero. Éstas llegan a un  monto de $7.000 en diciembre, para bajar abruptamente a partir de enero del 2021 a $2.500. Según la escala, un/a enfermero/a profesional recibirá una suma de $7.000 en diciembre; en enero del 2021, $5.000 y en febrero… $2.500.

Ah! Pero para el Día del Trabajador de la Sanidad, el 21 de setiembre recibirán una suma no remunerativa de $2.500. Un acuerdo a la medida de los zapatos del gobierno y sus incondicionales.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre