Acuerdo GM - Unilever

SMATA, a la vanguardia de la flexibilización laboral

La semana pasada se conoció un acuerdo que alcanzaron las firmas General Motors y Unilever. Ambas ubicadas en las afueras de Rosario. El acuerdo consiste en que la terminal automotriz estadounidense le "presta" trabajadores a la multinacional alimenticia.



Producto de la pandemia, muchas plantas industriales que siguieron en actividad, se vieron privadas de un porcentaje de su fuerza laboral por ser parte del «grupo de riesgo» -mayores de 60 años, enfermos crónicos, etc. En ese marco, se llevó adelante este acuerdo, para cubrir a esos puestos vacantes. Por su parte, las terminales automotrices que están sin producir desde el comienzo de la cuarentena -20 de marzo pasado- han conseguido el aval del gobierno nacional para retomar la producción. Sin embargo, en su totalidad, comenzarán con un solo turno de producción.

El acuerdo es por demás pérfido, consiste en que trabajadores de la planta automotriz pasen a desempeñarse en la alimenticia en calidad de prestados hasta que sean requeridos nuevamente por GM. Esto, que implica una lisa y llana flexibilización, la pérdida de la especialización en la producción y polivalencia funcional, se hace con el «dulce» de que los trabajadores que pasen a desempeñarse en Unilever cobrarían el salario correspondiente a un operario sin antigüedad y con la categoría correspondiente al sector de destino; percibiendo, a su vez, el 70% de su salario de GM, que le paga la empresa en calidad de suspendido. Este doble sueldo no debe engañar, es la puerta de entrada para que flexibilicen aún más los convenios colectivos, que recorten los bonos de fin de año, que no paguen horas de comedor y cualquier cuestión por el estilo con la escusa de la pandemia.
Hay que alertar a todos los compañeros que los empresarios, con acuerdo del sindicato, van a intentar pasarles parte de la factura de las pérdidas por la pandemia a los trabajadores. Ya lo han empezado a hacer, el SMATA pactó el mes pasado con la cámara de empresarios automotrices (ADEFA) la postergación del aumento trimestral y su pago en tres cómodas cuotas; y la cosa recién empieza.

Mirá también:  ¡Ganaron los elefantes!

Las terminales retomarán la producción en los próximos días, hay que exigir condiciones de higiene y salubridad para que las fábricas no se transformen en un foco de contagio. Con protocolos de lavado de mano no alcanza, tienen que garantizar que en los puestos de trabajo se cumpla el distanciamiento social, que se reformen todas las operaciones que hagan falta para que se pueda garantizar eso. Que se establezca un sistema de rotación semanal o quincenal entre el personal de producción. Si no se garantizan estas condiciones mínimas, junto al traslado ida y vuelta en combies o colectivos particulares garantizados por las empresas, no se debería retomar la producción. Organicémonos de manera independiente de los delegados de la Verde, de forma clandestina, con los compañeros de confianza, para que la salud de los trabajadores y sus familias no quede en manos de estos entregadores.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

De hecho, Colombia y Myanmar son los países que le dan continuidad a la tercera ola de alzamientos de masas contra la vida insoportable bajo el capitalismo del siglo XXI. Lo que comenzó en Ecuador y Chile en la segunda mitad del 2019, continuó en Estados Unidos en 2020 y sigue ahora en el sur de Asia y en el extremo norte de Sudamérica. Si en los 90’ los ideólogos del capitalismo creían que el mundo de los conflictos y las ideologías había terminado para siempre con la caída del Muro de Berlín, los primeros años del nuevo siglo nacieron en l...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre