Brasil: Sexto día de huelga de los repartidores de Jundiaí

Después de 6 días de una huelga radicalizada, los trabajadores por reparto de la ciudad de Jundiaí (San Pablo) deciden la suspensión temporaria del movimiento huelguista y ponen en el horizonte la posibilidad y la necesidad de nacionalizar la lucha contra las empresas de reparto por aplicación.

0
9

Hoy, los repartidores de Jundiaí van hacia su sexto día de huelga, los de Paulinia están ya en el séptimo y parece que Río Claro también puede parar en cualquier momento. La huelga de Jundiaí comenzó el día 9 de este mes y tenía previsto durar cuatro días, pero debido a la intransigencia de las empresas, que se rehusaron a abrir una mesa de negociación con los trabajadores, hoy está ya en su sexto día de duración y se fortalece. Además, los repartidores de São Carlos paralizaron sus actividades por dos días, volvieron al trabajo y planearon una nueva huelga de aquí a dentro de dos semanas, mientras Niterói y São Gonçalo entrarán en una huelga de siete días a partir de mañana (15 de octubre).

De la misma forma que los repartidores de São José dos Campos, que hicieron un movimiento huelguístico, el victorioso contra Ifood el mes pasado, este proceso de movilización ocurre de manera independiente, recupera los métodos históricos de lucha de la clase trabajadora y forma in locu su organización, vanguardia y representación.

Las empresas, particularmente Ifood, están intentando quebrar la fuerza del movimiento a través de “promociones” atípicas de la plataforma y de la intimidación policial. Pero los trabajadores resisten a través de piquetes, de conversaciones con los compañeros de la ampliación de la democracia del movimiento y por el apoyo que han recibido de diversos sectores.

Los repartidores de Jundiaí yPaulínia, además de su propia fuerza, ya cuentan con el apoyo de importantes sectores de la sociedad y abogados comprometidos con la clase trabajadora. Pero, para ser victoriosa, esta lucha necesita del apoyo de todos para regionalizar y nacionalizar el movimiento.

Es preciso, por un lado, hacer una sistemática campaña de denuncia contra Ifood, que además de superexplotar a los repartidores se niega a abrir una mesa de negociación. Por el otro, estos trabajadores necesitan tener a su movimiento rodeado de solidaridad de todos los que están del lado de la clase trabajadora y los oprimidos, de los partidos de izquierda, los sindicatos combativos y las centrales sindicales y, principalmente, de la masa de la población trabajadora de Jundiaí –para lograr además de la denuncia el boicot sistemático de la empresa Ifood por las redes sociales.

Esta es una huelga que lucha por el fin de los bloqueos sin justificación, por mejores tasas, por tasa doble los domingos, promoción en el perímetro entero, sin colecta doble, código en todas las entregas y llamar a los repartidores en cuanto los pedidos estén preparados.

Como se ve, son un conjunto de reivindicaciones básicas, es una lucha contra la esclavización moderna, para garantizar a esos trabajadores que son cada vez más importantes en el proceso de producción, circulación y cambio, condiciones mínimas de trabajo y supervivencia.

¡Viva la lucha de los repartidores de Jundiaí, Paulíniay la región!

¡Que las reivindicaciones sean atendidas inmediatamente!

¡Boicot a Ifood hasta que así sea!

¡Es necesario rodear esta lucha de solidaridad de clase!

Si llegaste hasta acá es porque valorás que, entre tantos medios que defienden intereses capitalistas, exista un portal de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Izquierda Web se sustenta con el aporte solidario de nuestros lectores. Sumate a nuestra comunidad para que crezca la voz de los de abajo.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí