Desde junio

Se multiplican los incendios en la provincia de Córdoba

Desde mediados de junio hubo incendios por toda la provincia de Córdoba. En las sierras y zonas rurales, los empresarios del campo incendian intencionalmente los suelos.

Mateo Romero

incendio forestal córdoba

La lista pareciera no tener fin, los incendios más grandes fueron en la Reserva Natural de La Calera y otros puntos de la misma localidad, en Tanti, Santa Maria de Punilla, Villa Albertina, Icho Cruz, Villa Giardino, en Sierras Chicas: Río Ceballos, Saldán. No fueron solo en las sierras, sino también en zonas rurales, como Canals y Las Higueras.

Si bien la mayoría de los medios no lo reflejan, todos estos incendios fueron intencionados. Es cierto que las condiciones climáticas en esta época del año son adversas, de extrema sequía, fuertes vientos, aumento de temperatura, y prevalencia de material combustible en el suelo (hojas secas, troncos, pastizales); pero los incendios no son causados naturalmente. Quienes inician los incendios son los grandes productores del campo y los empresarios de los desarrollos inmobiliarios.

Los motivos son harto conocidos. Por un lado, se utiliza el fuego para favorecer la producción agropecuaria, en las zonas rurales se queman los pastizales, parte de una práctica que lleva mucho tiempo aplicándose sin control. Se queman para favorecer el rebrote y mejorar las pasturas para el ganado, pero en muchas ocasiones el fuego se sale de control y avanza hacia otras zonas. No solo en la llanura y grandes campos se realiza este tipo de quema, también en los pastizales de altura, en las pampas de las sierras, productores ganaderos acostumbran a repetir estas prácticas de manera desmedida, generando incendios en los ecosistemas más frágiles de la provincia y de enorme importancia ecológica, ya que es donde se capta el agua de las cuencas.

También están los incendios generados por el negocio inmobiliario. Son infinitas las denuncias contra este tipo de emprendimientos. Las sierras de Córdoba se encuentra plagada de barrios, loteos y terrenos urbanizados, en lugares donde: o no tenían el permiso para realizar dichas construcciones, y por lo tanto son ilegales; o sí obtuvieron el permiso por parte del gobierno o municipio correspondiente, pero dicho permiso no respeta normativas anteriores, que no permitían construir en dichos terrenos; o, a pesar de “ser legales”, hay desarrollos urbanísticos que encuentran gran oposición entre la población (el caso de la autovía de montaña por parte del gobierno de Córdoba, fue uno de los que más rechazo generó, pero también hay muchos otros emprendimientos privados, como los countrys en la zona de La Calera). ¿Qué tiene que ver todo esto con los incendios? Para despejar los terrenos para la construcción, donde la topadora no puede llegar, el método más barato es la quema del monte, detrás del fuego vienen los edificios, las autovías, los barrios privados.

Mirá también:  Córdoba: ¡Ningún despido, todos adentro!

La ocurrencia de incendios sobre la vegetación de ecosistemas frágiles como los de la provincia de Córdoba, traen una incontable cantidad de consecuencias a nivel ecológico y económico. En primer lugar, la disminución de la biodiversidad, los incendios reducen la cantidad y calidad de hábitat para todas las especies (animales, vegetales, hongos, bacterias, etc.), pero principalmente las especies endémicas son las más vulnerables, ya que necesitan de un entorno más específico, que solo se encuentra donde habitan. Este daño es muy grave, ya que la importancia de la biodiversidad radica en que es indispensable para la reproducción misma de los ecosistemas. Al destruirse la biodiversidad, se pierde la capacidad del ecosistema de reproducirse a sí mismo, y finalmente se degrada hasta desaparecer.

Otro perjuicio de los incendios, es la destrucción de casas y corrales de algunas comunidades rurales u originarias, junto con la pérdida de alimento, medicina y su sustento económico.

La ocurrencia de los fuegos también desfavorece la calidad y cantidad de agua disponible. La ceniza y sedimentos que arrastran las lluvias hacia zonas más bajas, impactan sobre la calidad del agua, aumentando los costos de potabilización y dificultando el acceso a la misma por parte de la población. También, destruyen la vegetación y el suelo serrano, reduciendo la cantidad de agua que este puede almacenar, una función importantísima. Su destrucción se traduce directamente en la escasez de agua y el faltante de este recurso en la época seca. En otras palabras, inundaciones en verano y sequías en invierno.

El problema de los incendios no es algo nuevo ni exclusivo de la provincia de Córdoba. Actualmente lo podemos ver en Entre Ríos y Santa Fe, donde se realizaron asambleas, marchas y corte de puentes contra la quema de los humedales. Los recientes incendios, cada vez van dejando más hectáreas devastadas, por los intereses de terratenientes y por los gobiernos cómplices, negacionistas de los problemas ambientales.

Mirá también:  Córdoba: Violento desalojo al acampe contra la línea de alta tensión en Bialet Massé

Los gobiernos de todos los niveles se han mostrado grandes cómplices de los intereses de las ganancias capitalistas: las intendencias municipales por no priorizar un ordenamiento territorial que proteja la calidad ambiental, permitiendo loteos ilegales, actividad minera sin control, mala gestión de los residuos urbanos, desregulación de áreas de reserva natural, etc. El provincial, por privilegiar los negocios de todo tipo (inmobiliario, rural, extractivista), haciendo la vista gorda sobre la aplicación de las leyes de protección ambiental que restringen ciertas actividades económicas en áreas de importancia ecológica y promoviendo el desarrollismo urbano y agrario desmedido. Además de la falta de inversión en prevención y combate de incendios forestales.

El gobierno nacional también es cómplice, entregando los recursos a la explotación privada del petróleo, minería, agroindustria, etc. Empresas multinacionales y nacionales, que no hacen reparo en las particularidades sociales de cada territorio, de la importancia de mejorar y sostener la calidad ambiental. La decisión de la forma de uso de los recursos debe ser decisión de los trabajadores y no de los empresarios y sus especulaciones usureras.

El gobierno provincial gasta millones en publicidad, tratando de convencer de que castigan a los culpables, pero nada invierten en verdaderas medidas para prevenir incendios, las leyes contra el fuego y de emergencia ecológica que sancionaron en la legislatura, son papel mojado y el gobierno no garantiza su aplicación. Para acabar con estos ataques al ambiente y frente a la inacción por parte de los gobiernos, incapaces de mover un dedo si esto implica ir contra los intereses capitalistas, hay que hacer como las juventudes de Rosario y Mendoza, tomar las calles para frenar estos negocio capitalista y exigir verdaderas medidas que protejan el ambiente.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre