Estados Unidos

Elección en Virginia: Un duro revés para Biden y los demócratas

Glenn Youngkin, el candidato republicano, se impuso por escaso margen (51%) en un Estado donde Biden había ganado por 10 puntos de diferencia en las presidenciales.



Sobre la recta final de la campaña, creció a nivel nacional la expectativa en los resultados. La elección en Virginia puede ser decisiva y marcar la pauta para las elecciones legislativas nacionales del próximo año, e incluso tener fuerte injerencia en la posibilidad de Trump de volver a postularse en 2024.

Si bien el resultado de las elecciones en Virginia no definen en sí mismas completamente las legislativas de 2022 ni la carrera presidencial de cara a 2024, la elección representó la primer pulseada durante la presidencia demócrata. Evidentemente el desgaste político que representó la gestión de la pandemia y las peleas en el parlamento con los republicanos en el intento de avanzar en sus medidas de gobierno han erosionado a Biden.

El presidente, tras la derrota electoral, pidió «resultados» a los demócratas. Las peleas entre las alas progresistas, moderadas y conservadoras en el parlamento mantienen en suspenso varios proyectos de ley. Entre ellos, el plan de infraestructura (que representa una inversión de un billón de dólares) y un paquete de reformas sociales de 1,75 billones de USD.

En 2019, los demócratas había recuperado el control de la legislatura. Además, en 2020 Biden ganó por amplio margen en el distrito (10 puntos de diferencia sobre Donald Trump), lo que sorprendió por representar un bastión histórico de los republicanos en el que es un distrito históricamente conservador. El distrito también fue escenario de marchas supremacistas en 2017. Esta tendencia comenzó a revertirse cuando Obama logró imponerse en 2008, y desde entonces ha sido un «distrito azul».

Virginia ofrece una versión en miniatura de la composición social estadounidense, atravesada por el conflicto racial. Los suburbios ricos y las zonas rurales conservadoras se contraponen a bastiones de votantes negros en Richmond y hacia la costa. Esta contraposición se ha expresado en una de las discusiones de la campaña, con padres racistas enfurecidos por el modo de enseñanza de la materia Historia en las escuelas. Youngkin prometió en sus actos de campaña la prohibición de la Teoría Crítica de la Raza, lo cual ha sido ampliamente festejado por los más conservadores. Otro aspecto retrógrado de su campaña de  ha sido apoyarse en los movimientos que se oponen al avance de derechos de la comunidad LGBT.

Mirá también:  El discurso de Trump: nuevo bombazo en las Naciones Unidas

Los republicanos sienten que, tras el desgaste de la gestión demócrata por la pandemia, el descontento por la educación remota, y sin la presencia de Trump en la boleta (motivación para un importante arco progresista a la hora de votar), tienen la oportunidad de recuperar este bastión electoral. Y si bien el candidato republicano se ha centrado en cuestiones locales como ejes de campaña, manteniéndose cuidadoso de mostrarse muy pegado a Trump, la realidad es que su triunfo abriría la puerta a una nueva carrera electoral para el ex mandatario.

Trump ha manifestado en apoyo a Youngkin, intentando capitalizar parte del posible éxito político de la elección, lo cual ha dado letra a McAuliffe y el partido Demócrata para agitar la polarización contra el retorno del ex presidente, pero agitar el fantasma del trumpismo no dio resultados. Los republicanos salieron rápidamente a capitalizar el triunfo, intentando instalar la idea de que «el país rechazó la agenda socialista de expansión del gasto público e ideas radicales».

La realidad es que Biden no puede estar más lejos del socialismo. Como presidente de un país que es actualmente la principal potencia imperialista, defiende los intereses de su clase capitalista tanto nacional como internacionalmente. El «desencanto» con su gestión expresa que, incluso luego del desastre que representó la gestión de Trump, Biden no está cumpliendo las expectativas de sus votantes, quienes lo apoyaron principalmente para echar de la Casa Blanca a Donald Trump.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Este artículo se escribe estimulado luego de la lectura de la novela-ensayo “La sombra de Heidegger”, del recientemente fallecido pensador argentino José Pablo Feinmann. En ella, fundamentalmente en la primera parte (carta del padre), se aborda la relación entre la filosofía de Heidegger y el nazismo a la manera de una relación de causa-consecuencia. Este enfoque, que también sostienen otros autores como Rockmore, Nicolás González Varela, y Emanuel Faye, permite una comprensión más cabal de su filosofía y posibilita, según creo, una crítica mej...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre