Resolución de libertad condicional al genocida Santiago Omar Riveros

Santiago Omar Riveros recibió condena en 2018 a 45 años de prisión por robo de bebés en el centro clandestino de Campo de Mayo.

0
225

“(…) A lo largo de todo el tiempo que ha pasado de proceso en proceso, no ha mostrado jamás una pizca de decir nada, ni un mínimo de arrepentimiento, de cambio, de algo que pudiera de alguna forma sugerir que esta persona, luego de un período en un correccional, se ha corregido o algo semejante. Y eso bueno, se ve claramente  en que no han brindado ningún dato, por ejemplo, al respecto del destino del cuerpo de mi madre que pasó por Campo de Mayo, al respecto del destino del cuerpo de mi padre detenido/ desaparecido que pasó por Campo de Mayo, y sobre todo y mucho más importante, al respecto de dónde están todos los nietos que todavía no encontramos, (…). A mí me parece que él es responsable de eso hoy. Además de los delitos del 76 al 83, hoy es responsable de eso.” (Fragmento de exposición de Ramiro Nicolás Mena en audiencia del 3/7/21, www.laretaguardia.com.ar)

Compilando la sumatoria de sus condenas, en 2019 se unificaron en una de prisión perpetua y su defensa, en julio del año pasado pidió la libertad condicional por haber cumplido 20 años de la misma. Condena que cumple en prisión domiciliaria en la actualidad.

En el momento del pedido de libertad condicional, el 29 de junio del año pasado, la inmensa presión de los familiares (como el párrafo con el que iniciamos esta nota), sobrevivientes y querellantes, que expresaron su repudio a viva voz y con contundentes argumentos, logró que la jueza, la doctora Silvina Mayorga, del Tribunal Oral N° 1 de San Martín, negara el pedido. La Sala II de Casación en falló a favor del represor en el día de hoy y vuelta la causa al Tribunal que actuó con anterioridad, la jueza tuvo que acatar su fallo, aunque expresó su discrepancia con el mismo.

“(…) La jueza recordó que cuando negó el beneficio al represor tuvo en cuenta ‘las exposiciones de las víctimas que categóricamente se opusieron a la libertad anticipada del condenado’”. (Télam, 16/5/22)

No era para menos; tan claras, contundentes y trágicamente reales, que hirieron la sensibilidad de las jerarquías judiciales. No a todas, la sensibilidad no llegó hasta la Sala de Casación…

Desde estas páginas, acompañamos el repudio generalizado que provocó en esa instancia el pedido a favor del genocida. Y lo redoblamos hoy, cuando una vez más, la justicia desoye los gritos dentro de los espacios de los tribunales y por fuera de ellos.

Las marchas por la Memoria, el repudio en Campo de Mayo a los sucesivos ataques al espacio de la Memoria dedicado al Negrito Floreal Avellaneda (una de las víctimas de Riveros en los Vuelos de la muerte), los cánticos reprobatorios a la domiciliaria al represor Garachico el 13 de este mes al finalizar la audiencia que lo condenó (junto a Etchecolatz), las declaraciones en los juicios de víctimas y testigos, los reclamos de la entrega de los archivos desde el 74 hasta la caída de la dictadura a los organismos de derechos humanos, son parte de un reclamo que se mantiene y se redobla.

Y seguirá redoblándose aún más ante los intentos de acallarlo, con políticas de que “hay que dar vuelta la página”, “hay nuevas generaciones en las FFAA”, y un bla, bla, bla, que no se lo cree nadie.

Porque lo que vivieron las víctimas y sus familiares se ha transmitido a través de las generaciones y de las experiencias de lucha que moldearon, formaron y son parte de los reclamos a viva voz de las nuevas generaciones. Generaciones que sufren el calvario de las desapariciones forzosas seguidas de muerte en democracia, a las que el Estado no ha dado respuesta y que son parte de las reivindicaciones, aquí y ahora, de los/as pibes/as que luchan por sus derechos, necesidades y por su futuro.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí