Los derechos laborales se convierten en leyes, regulaciones, derechos adquiridos luego de años y décadas de lucha. Una vez reconocidos, suelen consolidarse en ramas del trabajo y la producción ya existentes, con un recorrido de lucha detrás. El surgimiento de nuevas ramas de la economía implica a veces tener que comenzar de cero. 

Así lo fue a principios del siglo XX: la sindicalización de los obreros automotrices fue una larga pelea, también lo fue la organización de trabajadores del cine, etc. 

La digitalización y las nuevas tecnologías, el sistema de trabajo por aplicaciones, es una de esas nuevas ramas. Miles y millones de puestos de trabajo en todo el mundo han pasado de las viejas empresas y modos de trabajo a las nuevas.

Internacionalmente, una de las luchas más emblemáticas de la clase trabajadora mundial está siendo la conquista de derechos laborales mínimos en el sistema de trabajo de aplicaciones: Glovo, Rappi, Uber, son algunas de las más emblemáticas. En Estados Unidos, recientemente, ha habido un terremoto con las declaraciones de un funcionario del gobierno de Biden que sostuvo que hay que reconocer derechos laborales a los conductos de Uber. En Reino Unido ya fueron reconocidos como tal. En Barcelona hubo el año pasado una rebelión de trabajadores de reparto. Proliferan ese tipo de ejemplos.

Esta semana, en Buenos Aires, se comenzó a dar un primer paso: Izquierda Web entrevistó a Nicolás y Belén, Secretario General y Secretaria Adjunta del nuevo Sindicato de Base de Trabajadores de Reparto por Aplicación, SiTraRepa, que presentó su inscripción ante la justicia para representar a los trabajadores repartidores de las apps, hoy altamente precarizados.

Izquierda Web:- ¿Cuál es la situación de los trabajadores de reparto por app?

Nicolás:- La situación de los repartidores es de absoluta precariedad laboral. Las empresas de reparto no reconocen la tarea del repartidor como trabajo. Nos llaman colaboradores o socios, emprendedores o nuestros propios jefes para no decir lo que de verdad somos, trabajadores, y así ahorrarse fortunas en derechos laborales. El éxito de estas empresas es tener una legión de repartidores a su disposición sin reconocerles ninguno de los derechos que les corresponden, como si estuviéramos en el siglo XIX. Estamos hablando, por empezar, de tarifas que no se actualizan hace más de dos años. No tenemos convenio colectivo de trabajo ni paritarias, en un país como Argentina donde la inflación nunca deja de comerte el bolsillo y donde hubieron seis aumentos de nafta en lo que va del 2021.

Belén:- Eso por empezar por lo más material. Sobre eso, no te reconocen días por enfermedad, tampoco ART si tenés la desgracia de que te pase algo mientras andas por la calle. Si te quejas, o si llegas dos minutos tarde a una entrega, o hiciste algo que a la app no le gustó, te bloquean sin tener que rendirle cuentas a nadie. Los criterios para los bloqueos son caprichosos y siempre buscan doblegarte para que seas un robot que no se queja, no reclama nada y hace lo que le ordenan. Y todo esto con la pandemia detonó, porque con todo cerrado y todos metidos en su casa, somos esenciales, con permiso del estado y todo, pero seguimos igual de precarizados. Y las empresas contentísimas con la gente encerrada pidiendo comida, compra de súper o incluso de la farmacia.

Mirá también:  Reunión CGT-FMI: ¿Encuentro de enemigos o de aliados?

Izquierda Web:- ¿Por qué un sindicato de repartidores por app?

Belén:- Para nosotros el reconocimiento de la relación laboral y de los derechos correspondientes arranca por poner en pie un sindicato de repartidores de app. Hay otros sindicatos de mensajería, pero ninguno se preocupa por los repartidores de app en particular, y es un sector que hoy en día creció muchísimo, donde tenes decenas de miles de pibes repartiendo, o como shoppers en los supermercados, que le reportan ganancias multimillonarias a las empresas pero nadie hace nada por ellos.

Nicolás:- Nosotros queremos empezar a revertir eso a partir de la organización colectiva en un sindicato propio, conformado por repartidores y trabajadores de app, que entienda las problemáticas y ponga el eje en el mejoramiento de nuestras condiciones de laburo. Y si bien somos un montón, nuestra situación es bastante particular, porque en el no reconocimiento de la relación laboral hay una cooperación entre las empresas de app y el gobierno que deja correr la super precarización porque no tiene voluntad política de enfrentar a las empresas. Pone las ganancias empresarias por encima de las  decenas de miles que se dejan la vida arriba de una bici o una moto. Vamos a pelear para que el gobierno nos reconozca el sindicato y vamos a usar el sindicato como herramienta para reventar la precarización que vivimos dia tras día.

Izquierda Web:- ¿Qué quiere decir que es un «Sindicato de base de trabajadores»?

Nicolás:- Que las empresas hayan logrado instalar un modelo de trabajo superprecario como el de las apps no es casualidad. Responde a un hambre de ganancias, que considera los derechos laborales un gasto que se puede recortar, pero también responde a que en la cabeza de muchos laburantes, los sindicatos, lejos de defender a los trabajadores, traicionan y lucran con el sudor ajeno. Y parcialmente, tienen razón. Hay sobrados ejemplos de sindicatos traidores. Nosotros no defendemos ni nos identificamos con eso.

Mirá también:  La juventud de Capital se prepara para “Ideas para la revolución”

Belén:- Nosotros buscamos otra cosa, apostamos a construir una organización sindical que esté al servicio de los trabajadores, al servicio de la pelea colectiva por el mejoramiento de las condiciones de trabajo. Y la forma de garantizar que así sea, es dándole voz a todos los repartidores, reflejando las necesidades del  conjunto. No rosqueando a puertas cerradas ni diciendo A y haciendo B. De base significa que el SITRAREPA es construido desde abajo, por sus trabajadores mismos desde las paradas solidarias y a través de diferentes instancias democráticas de discusión como plenarios y asambleas.

Izquierda Web:- ¿Cómo fue el proceso de organización hasta llegar a la presentación?

Nicolás:- Durante la pandemia con algunos repartidores nos empezamos a organizar, porque la de ser esenciales y precarios nos hacía mucho ruido. Así conformamos la agrupación Jóvenes Trabajadores Precarizados (JTP). Ahí empezamos a pensar distintas formas de organizarnos de conjunto para transformar la realidad que nos toca vivir. Así surgió la idea de las Paradas Solidarias de JTP, espacios en la calle, en sitios donde los repa ya parábamos, pero fuimos con un cartel, una mesa, un alargue para cargar el celu y un termo con café porque arrancamos en invierno y había que matar el frío. Con el correr de los meses la agrupación creció y también crecieron nuestros horizontes:  vimos que había bronca, pero también convicción y ganas de activar. Así que empezamos a juntar afiliaciones en las paradas solidarias para conformar el sindicato. Hoy en día la parada solidaria es una de nuestras instancias fundamentales para darnos a conocer y sumar nuevos repartidores a nuestra pelea y a nuestro sindicato. Tenemos idea de que las paradas sean parte importante del SiBTraRepA, dado que es el espacio principal de intercambio, difusión y organización.

Izquierda Web:- ¿Qué expectativas tienen en el Ministerio de Trabajo y en el gobierno?

Belén:- Nosotros depositamos confianza en los repartidores y en la fuerza que podamos ejercer en la calle. Respecto del gobierno, hay que decirlo, las expectativas son bajas: tanto nación como ciudad vienen avalando la precarización de las apps hace años, son cómplices, las cosas se hacen así porque ellos lo permiten. Ciudad aprobó la ley RUTRAMUR que nos pone más requisitos, pero no reconoce nuestro trabajo ni mejora nuestras condiciones. Es por ello que no depositamos confianza en el gobierno ni en el ministerio. Va a ser una pelea el reconocimiento, por eso vamos con más de 600 firmas que nos respaldan y vamos a movilizar el día de la presentación y si es necesario, seguiremos movilizándonos para exigir que nos reconozcan el SiBTraRepA.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre