Precarización laboral

Rappi impone un sistema de puntos para redoblar la explotación

El viernes pasado, la aplicación de repartos Rappi instauró un sistema de puntos con el que califica a sus trabajadores.

Comité de Jóvenes Trabajadores Precarizados

Los califica sobre la base de realizar entregas en días y horarios determinados, los que la empresa prioriza, y al sumar una cierta cantidad tienen la posibilidad de activar la app (es decir, trabajar) en horarios distintos a esos, o en barrios diferentes. Para graficar, un usuario con 0 puntos, no puede trabajar al mediodía en Capital Federal. Sólo puede hacerlo durante la cena, o en áreas del mapa que le figuran como “abiertas”, siempre lejos.

El trasfondo de esto es que desde el inicio de la cuarentena en Argentina, decenas de miles de jóvenes precarizados perdieron sus trabajos. La pandemia hizo estragos en el empleo, y esa ola de despidos se tradujo en una inundación de nuevos repartidores en las aplicaciones. Esta hiperoferta de mano de obra precarizada es aprovechada por las apps para flexibilizar aún más las condiciones de trabajo. Si quedaba alguna duda sobre que los repartidores no somos nuestros propios jefes, ahora estamos obligados a repartir cuando la empresa quiere para juntar puntos que nos permitan elegir un turno que nos favorezca. Y los puntos necesarios para elegir suben día tras día.

Es un atropello que las empresas se envalentonen con el desempleo para profundizar la explotación a la que estamos sometidos, pero no es ningún invento novedoso: es la receta clásica para disciplinar a los trabajadores, que saben que si ellos rechazan trabajar, otro va a estar dispuesto a cumplir su tarea. Lo siniestro está en que nos hagan competir unos con otros, hacen parecer que los nuevos vienen a sacarle el trabajo a los que estaban antes, como si en el mundo de la hiperflexibilización existiera algo así como la antigüedad. La cruda verdad es que somos miles los que sufrimos la precarización, y el que ahora es un nuevo repartidor, muy probablemente viene de una larga fila de empleos precarios: la precarización es la condena de la juventud trabajadora.

Mirá también:  Despiden al 90% de los trabajadores de Canale-Llavallol

Contradictoriamente, este ataque se da en un momento en el que los repartidores nos empezamos a dar cuenta del rol esencial que tenemos en la economía y en la vida social, circulando mercancías, posibilitando que miles de negocios operen y acercándole lo necesario a millones. Los repartidores somos más que antes, pero esto no es un obstáculo, sino una potencia. Porque somos esenciales y cada día nos damos más cuenta del rol que cumplimos y de los derechos que necesitamos y nos merecemos.

Rechazamos este y cualquier otro avance sobre nuestras condiciones de trabajo que estén preparando las patronales de las apps. Ante esto decimos: Basta de atropellos en Rappi, es momento de organizarse. Sumarte a nuestros comités de jóvenes trabajadores precarizados.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre