Catamarca

Lucía Corpacci: una candidata de la megaminería encabeza la lista del Frente de Todos en Catamarca

Te presentamos un breve repaso de lo que hay detrás de la candidata de las megamineras contaminantes que encabeza la lista del Frente de Todos en Catamarca, Lucía Corpacci y su "modelo".

Luz Licht
Redacción Izquierda Web.


Muchos/as se jactan del mérito del Frente de Todos en haber logrado listas de unidad en la mayoría del territorio nacional de cara a las próximas legislativas. Ante todo, se busca resaltar el perfil «progre» o sanitarista de sus candidatos, sobre todo en la comparativa con los candidatos de Juntos (ex Juntos por el Cambio), un verdadero rejunte de rancios. Pero, si «el candidato es el proyecto» repasemos un poco qué implica que la lista en Catamarca esté encabezada por una verdadera militante y lobbysta de la megaminería contaminante.

Tenemos que hablar de Lucía Corpacci (actual diputada nacional por la provincia y presidenta de la Comisión de Minería) cuya carrera política es de larga data. Pero, sin dudas, en su paso por la gobernación entre 2011 y 2019 podemos ver cómo su gestión hizo del extractivismo una política de Estado para consolidar a Catamarca como una verdadera «provincia minera». Ella misma ha sostenido que fue enorme el esfuerzo hecho para poner a «la minería como uno de los motores de desarrollo de la provincia«.

Tal es el compromiso con la continuidad del desarrollo de la minería contaminante que la actual cabeza de lista del FdT -ampliamente apoyada y hasta galardonada por las empresas y cámaras mineras- que, redobla la apuesta y su principal batalla hoy está puesta en impulsar la explotación del litio. Esto se sostiene con el argumento de que «es importante que una provincia como la nuestra, donde el 70% de nuestro territorio son montañas llenas de riqueza minerales, es importante que no le demos la espalda a la minería”.

Desde el año 1994 la megaminería -de la mano de Minera Alumbrera- desembarcó en la provincia y para el año 2012 el 30% del PBI provincial era aportado por esta actividad. El estado provincial es propietario de los yacimientos y, empresas multinacionales tienen la concesión y explotación. Este modelo de falsa soberanía y control estatal es el que sigue defendiendo Corpacci.

Mirá también:  Chubut: multitudinarias movilizaciones contra la megaminería

Un estudio de la politóloga Mariana Tapia, sobre el sistema de redistribución minera en la provincia, reveló respecto a las regalías que “el monto que efectivamente pagan las empresas es de 1,2% a 1,5%, porque se toma el valor de boca de mina y se le deben deducir una serie de gastos del proyecto”.

Mucho del discurso que defiende esta actividad -y que encarna Corpacci- remarca su «aporte a la generación de empleos». Tras largos años de política megaminera, el INDEC indicó que para el segundo semestre de 2020, un 35,7% de la población de Catamarca vive bajo la línea de pobreza. Mientras, un 5% de personas está en situación de indigencia. En el indicador de hogares, el 28,2% son pobres, mientras que el 4,6% son indigentes.

Pero, si observamos un dudoso impacto económico positivo ¿qué pasa con el impacto socioambiental del desarrollo de tantos años de la industria extractivista y minera en la provincia? Muchos del énfasis se pone en que hay «desinformación», que toda actividad económica supone un impacto ambiental y, que dada la «responsabilidad social empresaria» no hay por qué temer a las bondades de una actividad que puede traer un «desarrollo sustentable».

Vamos a centrarnos en un caso emblema de la resistencia frente al extractivismo, como es Andalgalá. Su lucha habla de la falta de «licencia social» de esta actividad que avanza gracias a la militancia de personajes como Corpacci, el PJ y el FdT que, parecen representar y defender como nadie los intereses de las empresas megamineras. Incluso si lo hacen con la persecución, represión y criminalización de las y los pobladores que se organizan y protestan.

Mirá también:  El gobierno ante una crisis de rumbo político

«Minera Alumbrera tiene un permiso de extracción de agua de 1100 litros por segundo. Que es lo mismo a 66.000 litros por minuto: casi cuatro millones de litros por hora en una zona semidesértica. (…) El producto bruto que obtiene Alumbrera es enviado por un monumental mineraloducto –un caño bajo tierra– de 310 kilómetros de largo que pasa por Catamarca hasta Tucumán. Transporta un barro con ácido y mineral diluido. Hubo al menos cuatro derrames del mineraloducto: el 17 de septiembre de 2004, el 10 de junio de 2006 y, dos días después, el 12 de junio. Los tres en Villa Vil. El cuarto: en diciembre de 2008 en el paraje de Ampujaco, límite entre Andalgalá y el departamento de Belén.»

«En el 2010, un grupo de científicos catamarqueños presentó un informe que les llevó cinco años de estudio (estudio adjunto en Expediente 07/2010 cuerpo I).» El mismo arrojó que «el cáncer de hueso es tres veces más alto. La incidencia de Esclerosis Múltiple, 500% más alta. Los casos de cáncer son 800% más frecuentes. Las respiratorias en niños son superiores al 300%.” Conclusión: la explotación minera a cielo abierto, en actividad
desde los últimos 12 años, contamina el medio ambiente. Los diagnósticos
médicos son la evidencia.»

Y así, tras un panorama del modelo y la candidata, nos preguntamos ¿hasta dónde se puede estar dispuesto/a a obviar, justificar y seguir bancando a los lobbystas y militantes de la megaminería contaminante?.

En estas elecciones, hay que apoyar listas que tengan como prioridad la lucha contra la megaminería contaminante y la destrucción de la naturaleza por el capitalismo, que cuenta con el apoyo de los gobiernos y partidos tradicionales. Por eso hay que apoyar a Manuela Castañeira y el Nuevo MAS.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Este artículo es parte de un trabajo mayor publicado en Izquierda Web el 17 de mayo de 2020. La política revolucionaria como arte estratégico   Veamos para finalizar con lo que damos en llamar el “paralelogramo de fuerzas de la política revolucionaria”. Lo concebimos como la capacidad de estar en el momento justo donde hay que estar. Se puede aprovechar hasta con organizaciones pequeñas. El paralelogramo de fuerzas es algo que inicialmente se constituye de manera objetiva, un conjunto de determinaciones que condensan objetivam...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre