Proyecto de ley del PRO propone eliminar las indemnizaciones por despido

Es merecido el escándalo en torno a la las declaraciones de Larreta de que hay que eliminar las indemnizaciones por despidos... pero poco se dice de que hay un proyecto de ley del PRO para hacerlo. Antiobrero.

0
149
Larreta

La polémica se encendió luego de que el martes pasado Horacio Rodríguez Larreta mencionara en el programa Intratables la propuesta de eliminar la indemnización por despido. Las críticas llovieron, sobre todo desde el gobierno y el arco peronista.

Pero, ningún dirigente sindical o político oficialista advirtió que hay un proyecto de ley que propone este ataque directo a los derechos de las y los trabajadores. Este fue presentado en la Cámara Baja por el diputado del PRO-Juntos por el Cambio, Héctor Stefani, el pasado 17 de agosto.

El proyecto para modificar la actual legislación laboral llegó a las comisiones de Trabajo, de Previsión y de Presupuesto y, propone implementar un Seguro de Garantía de Indemnizaciones (SGI). A través de este, un trabajador o trabajadora despedido dejaría de cobrar la indemnización completa y, a cambio, se le pagaría una suma de dinero de manera mensual.

¿Dónde está la trampa entonces? Corresponde preguntarse. “Ante caso de renuncia o cese de actividades, jubilación o retiro o despido, fuese este último con o sin causa justa, el empleado percibirá una remuneración del Seguro de Garantía de Indemnización mensual equivalente a su último salario percibido hasta el reinicio de actividades u obtención de nuevo empleo”.

Ahora bien, acto seguido se aclara que “dichas cuotas mensuales equivalentes al SGI cesarán cuando éstas superen los meses que correspondan a los años trabajados”. El primer mes, en teoría, lo paga el empresario. Luego el pago mensual de un monto mucho menor al que corresponde actualmente por ley y se cae cuando se agote el dinero acumulado en el fondo SGI. Este fondo dependerá del tiempo trabajado y, justamente, ya no habría garantías o certezas sobre la continuidad laboral.

Analicemos, si esto no termina eliminando el costo para los empresarios a la hora de despedir. La intención es borrar la distinción que hoy existe en la legislación laboral vigente entre despido con causa y sin causa. Ya no habría protección legal que actúe contra el despido arbitrario. De esta forma la precarización de las condiciones de contratación y la duración de los contratos solo pueden a empeorar. El empresario gana, las y los laburantes pierden.

Un proyecto a la medida del empresariado

Este proyecto flexibilizador no solo tiene similitudes con el adoptado en Brasil por Jair Bolsonaro y varios gobiernos neoliberales europeos. Horacio Rodríguez Larreta citó el ejemplo del modelo que rige en la construcción, el famoso convenio de la UOCRA. Hay más, el mecanismo del SGI  recoge la propuesta impulsada por el empresario textil Teddy Karagozian de la llamada «Mochila Argentina».

En el fondo el verso es el de siempre, con palabras sobre desarrollo productivo, futuro y… viejas recetas. Como cuando en 1994 “Acuerdo Marco para el Empleo, la Productividad y la Equidad Social” y toda la avanzada menemista flexibilizadora solo trajo una crisis social enorme que estalló en 2001. Los impuestos o cargas patronales evitan la inversión y la formación de empleo, dicen, generan una carga para los empresarios y el Estado destina al gasto «improductivo» y bla. Karagozian, como cualquier miembro de su clase, considera «gasto improductivo» a los empleados estatales, a los jubilados «jóvenes» (ojo que con esto dicen que hay que aumentar la edad jubilatoria) o las/los desocupados.

¿De dónde saldría el dinero que alimentaría el SGI? «En la construcción hay un fondo que está a nombre del empleado. En este sistema hay un fondo que es un seguro que tiene el trabajador, que genera un activo para esa persona y una reducción del pasivo laboral para las empresas. (…) Me gustaría aclarar que esto no es un fondo de desempleo, es un activo para el empleado que va a cobrar lo que le corresponde sin ningún tipo de necesidad de conflicto», explicaba Karagozian.

En este esquema, los empresarios pagarían por mes una cuota calculada a partir del salario percibido-cada vez más miserables- este seguro vendría a reemplazar un derecho. Este fideicomiso sería administrado por el Anses, la Superintendencia y una institución -todavía no determinada- que va a controlar este proceso. Sin embargo, tal modificación de la legislación laboral por este mecanismo tan perverso que sigue pareciéndose al convenio de la UOCRA que excluye la indemnización laboral y donde los empresarios se desentienden a partir del «fondo de cese laboral».

Entonces… la propuesta de Larreta viene a querer barrer con un derecho -conquistado por la lucha- que protege a las y los trabajadores para otorgar una herramienta legal al servicio de los empresarios. Es necesario organizar una respuesta política por izquierda a la altura de este ataque. El verso de los dos modelos que el gobierno agita esconde que la agenda detrás del acuerdo para el pago de la deuda al FMI traerán ataques de este tipo y más.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí