Carta abierta del ¡Ya Basta! Filo en defensa de la educación pública

¿Por qué hay que defender la universidad pública y aumentar el presupuesto educativo?

Redoblemos nuestros esfuerzos, para que nuestros edificios no se vengan abajo y se destine para ellos el presupuesto que hace falta.



Desde el principio de la pandemia en marzo de 2020 las gestiones de la UBA aprovecharon para dejar abandonados los edificios de las facultades y ahorrarse millones de pesos en mantenimiento y  servicios como la luz, el gas y el agua. Le dieron la bienvenida con brazos abiertos a la virtualidad en sintonía con un ajuste que el gobierno nacional viene aplicando sobre todos los “gastos” del Estado. La atomización del movimiento estudiantil, dada porque cada estudiante cursa en soledad desde su computadora, le deja cancha libre a las autoridades para recortar presupuesto y tomar decisiones sobre la universidad a espaldas de la comunidad educativa. Por eso es necesario que volvamos a reclamar, a reunirnos como estudiantado con la herramienta que es la presencialidad, para defender la educación pública y pelear por el presupuesto educativo universitario; fragmentados desde nuestras casas no vamos a poder hacerle frente al vaciamiento de nuestras universidades.

¿Por qué reclamamos por la presencialidad optativa en condiciones sanitarias?

Porque ya llevamos casi dos años de virtualidad, con el edificio de nuestra facultad cerrado para lxs estudiantes, y las normativas de aislamiento social que motivaron esa modalidad ya no están vigentes. En la última semana se habilitaron las actividades comerciales al 100%, sin aforo, se habilitó el 50% de público en las canchas de fútbol, se abrieron los boliches, se anunció que el barbijo dejará de ser obligatorio al aire libre. El gobierno habló también de los niveles educativos primario y secundario, anunciando el fin de las burbujas y el retorno completo en todo el país, para revertir el abandono de más de un millón de estudiantes. Sin embargo, ni una palabra se dice de las universidades.

Vemos un gran abandono de la educación universitaria por parte del gobierno, el rectorado y la gestión de Cristófalo. Se nos dejó solxs a estudiantes y docentes para construir la cursada virtual, se dejó en estado de abandono el edificio de Puán, se recortó presupuesto y hoy vemos que ninguno de ellos se preocupa (o se ocupa) por discutir la vuelta a la presencialidad y generar las condiciones necesarias para ello. Entre lxs estudiantes, sabemos que muchxs dan por descontado que el año que viene, en el primer cuatrimestre, volvemos a la presencialidad, que sólo hay que esperar un poco más. Lamentablemente, esto no es así. No tenemos ninguna fecha de regreso o garantía, ni las autoridades ni el gobierno están planteando que a inicios de 2022 volvemos.

Mirá también:  El espía Darío Richarte renuncia a la Vicerrectoría de la UBA

Por eso es necesario que instalemos el reclamo por la vuelta a la presencialidad, para establecer cuándo y cómo vamos a volver. No es casual que las universidades sean la única actividad que hoy permanece totalmente virtualizada. Si los cines y los boliches están abiertos, es porque mantener las sedes cerradas no tiene que ver con un problema sanitario sino presupuestario, con el hecho de que el ajuste que viene llevando a cabo Fernández (y que le costó las PASO) se sustentó también recortando fondos a las universidades.

Si queremos que se pueda volver a la presencialidad (este año o el que viene) tenemos que reclamar y hacernos escuchar. Sólo nuestra fuerza puede conquistar el presupuesto que necesitamos, sacar a las autoridades de su silencio e inacción y garantizar que se realicen las obras y formulen los protocolos para la vuelta a Puán.

¿Por qué necesitaríamos cursar presencialmente?

En primer lugar, porque consideramos que la educación es un proceso social, no individual. Las escuelas y las universidades existen porque reconocemos que hay un valor en este encuentro e intercambio colectivo entre estudiantes y docentes. No es lo mismo estudiar desde la casa a través de una pantalla que compartir un espacio común de estudio. La virtualidad dificulta el intercambio en la clase; empezando por el hecho de que la mayoría se conecta sin cámara, sin micrófono, así que la clase se vuelve despersonalizada y atomizada: no conocemos ni los rostros de nuestrxscompañerxs. ¿Dónde queda el debate que se daba en el aula? ¿Dónde queda la posibilidad de acercarse al final de la clase al docente para seguir consultando dudas o intercambiando puntos de vista? ¿Dónde queda la charla con nuestros compañeros, saliendo del aula, sobre lo que a cada uno le pareció el tema? ¿Dónde quedan los grupos de estudio en la biblioteca donde construimos indispensables vínculos con compañerxs que comparten nuestros intereses?

El espacio físico de la universidad construye la comunidad educativa. Compartís en el aula, te cruzás en el pasillo y seguís charlando con compañerxs o docentes de cursadas anteriores, intercambiás puntos de vista en el patio con compañerxs de otras carreras. También es el espacio donde suceden las actividades culturales de las comisiones, las asambleas del centro de estudiantes, las actividades de las agrupaciones. Es un lugar de estudio y también social y político.

Mirá también:  Rebelión educativa en Neuquén | Mirá los videos

Tenemos cientos de compañerxs que ingresaron a la facultad en 2020 y 2021 que nunca pisaron la facultad, que no tuvieron la oportunidad de vivir todas estas experiencias y para quienes la carrera es un conjunto de zooms y apuntes leídos por computadora. En primer lugar queremos que todxsellxs tengan la posibilidad de conocer lo que es la cursada en Puán y luego que el resto de lxs estudiantes puedan también retornar.

¿Ustedes quieren que a mitad de cuatrimestre todxs deban volver a cursar de manera presencial?

No. El reclamo por la vuelta a la presencialidad YA se desencadena por la apertura de todo el resto de las actividades presenciales, económicas, económicas, culturales, recreativas, etc, lo cual plantea que existe la posibilidad de volver a abrir la facultad de manera segura. Queremos que se habilite esta posibilidad para aquellos compañeros que lo quieren y necesitan, que determinadas cursadas (cuyos docentes estén de acuerdo) puedan volver a impartirse en Puán, especialmente las de materias de ingresantes. También en la apertura de espacios como la biblioteca, con turnos y aforo reducido, y de las oficinas de trámites para alumnxs. Queremos evitar la confusión, no estamos planteando que quienes ya se organizaron este cuatrimestre para cursar virtual tengan que compulsivamente volver presencial.

 ¿Y qué pasa con el estado del edificio de Puán? ¿Podemos cursar en condiciones ahí?

Durante un año y medio la gestión de Cristófalo dejó en estado de abandono nuestra facultad. Eso es una vergüenza y una irresponsabilidad, que desde el ¡Ya Basta! denunciamos. En lugar de aprovechar todo este tiempo para poner en mejores condiciones el edificio, se hizo todo lo contrario. Sin embargo, no nos resignamos. La necesidad de cursar en condiciones sanitarias es una excelente palanca para presionar por las obras necesarias en Puán 480 y también para reclamar que el nuevo edificio, que está cerca de estar terminado, se destine en su totalidad a la cursada de grado (¡y no a posgrados pagos!).

Históricamente hemos sido lxs estudiantes y docentes quienes defendimos la educación pública, gratuita, y de calidad, que tenemos en la UBA y es una referencia en toda América Latina. Redoblemos nuestros esfuerzos, para que nuestros edificios no se vengan abajo y se destine para ellos el presupuesto que hace falta.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre