¿Qué hay detrás de la visita de jueces a Macri durante su mandato?

Operación Olivos: La justicia independiente no existe

Justicia alineada con el poder, lawfare, corrupción y las contradicciones de los de arriba ¿Hacia donde va la judicialización de la política?



Primero una introducción

Es conocido el rumbo que está tomando la judicialización de la política en Latinoamérica: la prisión de Lula, su imposibilidad de ser candidato en la elección que le dieron el triunfo a Bolsonaro, las causas contra Correa, La prisión de Milagro Sala y varios ex funcionarios del kirchnerismo.

A diario vemos múltiples políticos del arco “progresista” enchastrados en variados casos de corrupción y no nos llama la atención. Asumimos que la política tradicional, aquella que se hace en los despachos de las dependencias estatales, tiene  sus vicios, sus usos y costumbres… ”robar, roban todos, estos por lo menos hacen algo” ha escuchado cualquiera de nosotros en el tren, el almacén o de alguno de nuestro familiares.

La justicia intenta mostrarse frente a estos hechos asquerosos de corruptela estatal como un adalid de la moral y la verdad, independiente de todo partido político, de todo interés que no fuese el impartir justicia. La realidad es bien distinta, porque detrás de la Justicia, detrás de los jueces, fiscales y detrás de todos los políticos y partidos, están las clases sociales y sus intereses.

Recientemente trascendieron en varios medios de corte oficialista las denuncias contra los jueces del Tribunal de Casación, Hornos y Borinsky. Se los acusa de haberse reunido con Macri decenas de veces en medio de estar llevando adelante causas contra el kirchnerismo. Algunas de esas causas son sencillamente una fantochada: La causa Nisman y relacionada con esta (la de los memorándum de entendimiento con Irán) no tienen asidero alguno. No hay pruebas que demuestren que Cristina Kirchner cometió delito alguno en ellas y se sostienen solo por su impacto mediático, que dicho sea de paso, es cada vez mas menguado. En otras, la implicancia de ex funcionarios en casos de corrupción es difícilmente defendible hasta para el oficialismo.

¿Por qué la Justicia persigue al kirchnerismo?

La versión oficial es bien sencilla: La justicia está alineada con los “poderes facticos” y como nuestro gobierno fue y es un gobierno popular, buscan desestabilizarlo para que poder recuperar el poder del país. La oposición de derecha dice algo como: El populismo hace el cuento de la justicia social, de los derechos humanos, de la distribución de la riqueza, pero en realidad son solo una organización delictiva que busca robar la plata del estado.

Mirá también:  Confirman oficialmente que el cuerpo es el de Facundo Astudillo Castro

La realidad, como siempre, es un poco más compleja: El kirchnerismo cumplió un rol fundamental en el disciplinamíento de los sectores populares en este país, en la relegitimación de las instituciones del sistema político argentino. Luego de la rebelión popular del 2001, el sistema de representación de los partidos del régimen político estaba destruido, la gente no creía más en los políticos tradicionales ni en sus instituciones, había ganado la calle y no paraba hasta que sus demandas sean cumplidas. Así fue echando a cada presidente que ofrecía como salida más ajuste y represión para el pueblo trabajador.

Los Kirchner supieron leer esa situación, ese cambio de correlación de fuerzas y, gracias a un engrosamiento de su caja por el boom de las materias primas, pudieron ofrecer algunos alivios a los sectores populares. Empobrecidos durante décadas, los trabajadores se beneficiaron de subsidios a las tarifas, mayor cobertura de asistencia social, en conjunto con una recuperación económica, producto de un nuevo ciclo económico mundial signado por el auge de países emergentes como los BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Una vez que cumplieron su función apaciguando a los sectores populares, empezaron a representar, para los empresarios la oligarquía nacional, una molestia “progre” en la forma de gobernar el país, una mediación entre sus planes que no querían ni quieren tolerar.

Ahí comenzaron los problemas para el kirchnerismo, que sin embargo, demuestra capacidad de gobierno y mas oficio que la derecha, con un personal más profesionalizado y capacitado. Este tire y afloje, sumado a distintos intereses particulares, hace que existan fracciones de la clase dominante detrás del peronismo y otras detrás del macrismo.

Por todo lo anterior, hay jueces que se juntan con Macri para encarcelar a Cristina y el oficialismo busca que existan más jueces peronistas dentro de la justicia, enmascarado detrás de lo que llaman “reforma judicial”.

El caso Santiago y el Juez Borinsky

Cuando la justicia está frente a un caso contra los de abajo, tiene las cosas más claras. El juez Borinsky también se reunió con Macri en medio del caso de desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado. Sergio, hermano de Santiago, denunció en medios de comunicación que en una causa donde estaba involucrada las fuerzas de seguridad nacionales, la ministra Bullrich y por lo tanto, el gobierno de Cambiemos, el juez que luego perjudicó el avance de la investigación, se juntaba con Macri en la quinta de Olivos en varias ocasiones… ¿casualidad?

Mirá también:  Julio Piumato: a las órdenes de la Corte Suprema

El 8 de marzo del 2018 El Tribunal de Casación del Juez Borinsky, rechazó el pedido de la intervención de un equipo de peritos expertos e independientes en la causa.

El 8 de octubre del 2018 Borinsky particularmente, rechazó el pedido de la familia Maldonado, de la recusación de la fiscal federal  Ávila, por entorpecer la investigación y considerarla parcial en la misma.

El 12 de septiembre del 2019 Borinsky vota contra la continuidad de la caratula de desaparición forzosa seguida de muerte en el caso.

Durante todos esos meses Borinsky se junto con Macri una decena de veces.

Durante el kirchnerismo y el actual gobierno de Alberto Fernández, las cosas no son tan distintas. Las denuncias de la madre de Facundo Astudillo Castro frente al papel de la justicia en la investigación, las amenazas que sufre ella y su familia por parte de las fuerzas de seguridad y la protección del gobierno a Sergio Berni, es solo una muestra que el problema es estructural, no de un gobierno capitalista u otro.

No nos sorprendamos si después de esta elección, si el gobierno logra estabilizarse, la justicia comience a darle la razón a los alegatos de los abogados de los funcionarios kirchneristas, algunos incluso culpables.

De lo que si deberíamos sorprendernos es que frente a casos de represión estatal como el de Santiago Maldonado o el de Facundo Astudillo Castro, realmente lleven adelante las investigaciones pertinentes y condenen a todos los responsables materiales y políticos. En esas ocasiones, cuando las cusas son contra los de abajo, no tenemos otro remedio, que la lucha. Bien claro lo tienen los familiares de Santiago y Facundo, que cada fallo en contra, lo han enfrentado con movilización y alzando la voz.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

“(…) Marx era, ante todo, un revolucionario. Cooperar, de este o del otro modo, al derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones políticas creadas por ella, contribuir a la emancipación del proletariado moderno, a quien él había infundido por primera vez la conciencia de su propia situación y de sus necesidades, la conciencia de las condiciones de su emancipación: tal era la verdadera misión de su vida. La lucha era su elemento” Engels, “Discurso ante la tumba de Marx”, cementerio de Highgate, Londres, 17/03/1883   ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre