Movimiento estudiantil

«Nos organizamos frente a la exclusión de la universidad pública y por nuestros derechos»

Universidad Nacional de Córdoba. La crisis educativa, la deserción y la organización del movimiento estudiantil en la pandemia.

Agrupación anticapitalista ¡Ya Basta!-Córdoba

La pandemia puso en foco una serie de problemas preexistentes, en lo que refiere al acceso a empleo, vivienda, materiales de estudio de un enorme sector de la juventud, pero profundizó nuevas desigualdades que hacen que cada vez sea más difícil sostener los ritmos de cursada y rendida, además de las dificultades en los procesos educativos en el modo virtual y la cancelación de las herramientas más sociales y colectivas por el correspondiente aislamiento preventivo para no aumentar el contagio del Covid-19. Contra el sentido común que buscan imponer desde el gobierno nacional en complicidad con las autoridades universitarias, hay que romper con la lógica del «sálvese quien pueda» y problematizar todas las situaciones donde se vulnere el derecho a la educación pública.

Las universidades públicas están «funcionando» con presupuestos de miseria, muy atrás de lo que la inflación señala, y las autoridades de las mismas van cediendo año tras año a los planes de recorte y ajuste. En la reciente reunión del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) se le pide al Estado nacional un magro “aumento” del 20% del ya lamentable presupuesto 2019, amparándose en la «difícil situación económica» que atraviesa el país. Con una devaluación del peso que escala todos los días, inflación que se come los ingresos de estudiantes y docentes, escasez de becas de estudio y empleo, conectividad casi nula, la «universidad del futuro» sólo promete exclusión, de la mano de hacerle un enorme favor a un gobierno nacional que pese a ser dirigido por un Profesor de la UBA, está dispuesto a destinar todos los recursos económicos al pago de una deuda sin chistar frente a los bonistas y especuladores, a costa del desfinanciamiento de la educación pública.

En tiempos de virtualidad educativa, nuestrxs compañerxs de cursada van desapareciendo de las aulas, las conquistas que ayudaban a garantizar la permanencia como las becas de materiales de estudio llegan tarde -¡a finales del cuatrimestre!-, en muchas cátedras se baja una línea «meritocrática» para no poner a disposición las clases grabadas, los regímenes especiales para estudiantes trabajadorxs son insignificantes, las mesas de exámenes se postergan o eliminan mes a mes impidiendo rendir finales a quien lo elige, se toma asistencia a clases virtuales pese a la advertencia de lo difícil que es acceder a las clases -y la falta implica perder la promoción-, y la conexión a internet lejos de ser un derecho, está privatizada -remarcamos que pese  ser declarado como «servicio público» por un Decreto Presidencial, los montos de ese servicio son altísimos y en muchos lugares del país son servicios prestados por el monopolio Cablevisión/Personal a manos del grupo Clarín-. Todo sucede con el aval de las autoridades universitarias y sus lacayas organizaciones estudiantiles.

Mirá también:  Pandemia, internet y educación

En la UNC, Hugo Juri junto a las decanas y decanos de las Facultades y los «representantes» de la comunidad estudiantil mantuvieron sesiones del Consejo Superior en clandestinidad, a puertas cerradas y con agendas de trabajo desconocidas. Sumado a esto, dos hechos repudiables tuvieron como protagonistas a las autoridades de la UNC: por un lado, la habilitación del campus virtual de la UNC para la «Universidad del Sentido» del Vaticano, y por el otro la compra del software de vigilancia «Respondus» por la escandalosa suma de u$s17.000.

Lxs estudiantes peleamos todos los días para no quedarnos afuera de las cursadas: nos organizamos durante esta pandemia alrededor de la solidaridad para compartirnos apuntes, nos movilizamos al Rectorado por nuestras reivindicaciones de forma colectiva, nos reunimos en asambleas en la calle, hicimos manifestaciones públicas en reclamo de más presupuesto, presionamos a nuestras conducciones de los centros de estudiantes, nos manifestamos en exigencia de la aparición con vida de Facundo Castro y un largo etcétera, manteniendo estrictamente los cuidados que evitan el contagio del Covid-19. La lucha colectiva iniciada desde el espacio de la Asamblea Interfacultades es una respuesta frente a la lógica individualista, mezquina y de competencia por un pequeño espacio en las cursadas de la UNC.

Desde el Ya Basta! creemos que se tienen que establecer criterios flexibles que faciliten el acceso a la cursada, que ningunx estudiante pierda su condición de regular durante este año, que la promoción no sea resultado de medidas elitistas; la solución no puede ser ni suspender el progreso de lxs estudiantes en la carrera ni avanzar sobre los derechos de lxs docentes. Además, las facultades cerradas contribuyen al elitismo y la expulsión. Por eso proponemos abrirlas para que quienes se están quedando afuera por no poder cursar y rendir de manera virtual, puedan conectarse en un espacio con todas las condiciones de seguridad, higiene y distanciamiento, garantizado por la universidad.

Mirá también:  Aunque en PRO y los K en CABA dicen ser distintos…

Impulsemos asambleas en todos los lugares de estudios, exigiendo a los centros de estudiantes que convoquen y en caso que no lo hagan, organizarlas desde abajo entre todxs lxs estudiantes que quieran participar. Todas las medidas deben ser discutidas en ámbitos democráticos donde se escuchen nuestras voces, que somos los sujetos políticos mayoritarios de la educación. Basta de políticas de ajuste y antidemocráticas para dejarnos afuera.

Este 16 de septiembre, en un nuevo aniversario de la Noche de los Lápices, volvemos a salir a la calle. Tenemos que pronunciarnos de forma contundente, exigiendo en primer lugar Justicia para Facundo Castro, castigo a los responsables de su desaparición forzada y asesinato, fuera Sergio Berni, señalando también la responsabilidad del gobierno de Axel Kicillof y Alberto Fernández. El caso de Facundo nos muestra que la pelea contra la impunidad y al servicio de la defensa incondicional de los derechos humanos no puede ser silenciada. El movimiento estudiantil tiene una cita de honor por la memoria, la verdad y la justicia.

Sumate a esta campaña, sumate al ¡Ya Basta! para dar pelea por el acceso y la permanencia de todxs a la Universidad pública, por Justicia para Facundo Castro y por todas las reivindicaciones del movimiento estudiantil.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre