Verdad y JUsticia

¡No a las domiciliarias a los genocidas!

En medio de esta difícil situación, no bajemos los brazos para que la lucha continúe, a pesar de las limitaciones que tenemos para hacernos oír como mejor lo sabemos hacer, en las calles, no nos callemos la boca para denunciar la liberación de los genocidas.

Ana Vázquez
Redacción Semanario Socialismo o Barbarie.


“(…) ‘Nuestros desaparecidos siguen desaparecidos. La condena la tienen, tuvieron juicios a derecho, a veces ni les dieron la pena que se merecían. Y si tienen miedo porque están hacinados en la cárcel que los separen y les den lavandina, jabón y alcohol en gel para que mantengan su higiene’, consideró Cortiñas, de 90 años, madre de Gustavo, desaparecido en abril de 1977 en la estación de trenes de Castelar.”

Infobae, 29/4/20

Videla murió en su celda del penal de Marcos Paz, en Buenos Aires, el 18 de mayo de 2013

Escribimos esta nota a 7 años del fallecimiento del general Videla en prisión. Logro no menor en largos años de pelea ininterrumpida. Tradición que no sacó los pies del acelerador, que logró, a pesar de la represión, los engaños, las dilaciones eternas en los tribunales, la pérdida irreparable de referentes como lo fue “Cachito” Fukman, importantes y decisivos avances. Éstos nos permiten hoy, en medio de esta difícil situación, no bajar los brazos para que la lucha continúe, que a pesar de las limitaciones que tenemos para hacernos oír como mejor lo sabemos hacer, en las calles, no nos callemos la boca para denunciar la liberación de algunas genocidas, los intentos de seguir con otros, de los más odiados popularmente. También puntualizar los pequeños avances que, aunque sean minúsculos en cantidad, son inmensos en honor a la fuerza y consecuencia de los protagonistas que los lograron.

Entre gallos y medianoche, la Justicia  “en pandemia” otorgó la prisión domiciliaria a una tanda de represores a lo largo y ancho del país; entre ellos, el ex médico de la ex ESMA, Carlos Capdevila.

No lo hicieron con algunos emblemáticos y repudiados masivamente. Pero ahora, en un fallo dividido (con 2 votos a favor y 1 en contra), la Sala II de la Cámara de Casación Penal anuló dos resoluciones previas que negaban el otorgamiento de prisión domiciliaria a dos represores de la ex ESMA: Luis Navarro y Rogelio Martínez Pizarro. Esta es su foja de servicios conocida: “Navarro y Martínez Pizarro fueron condenados por delitos cometidos en la ex ESMA, durante la última dictadura cívico-militar. Mientras que Navarro, de 67 años, fue condenado a la pena máxima por su participación en los denominados ‘vuelos de la muerte’, Martínez Pizarro, un médico de 71 años, fue condenado a prisión perpetua por su participación en más de 200 privaciones ilegítimas de la libertad y más de 200 casos como imposición de tormentos con el propósito de obtener información o quebrantar su voluntad. Además de por nueve homicidios agravados.” (perfil.com, 17/5/20)

Además, el texto incluye la obligatoriedad del dictado de nuevas sentencias en causas que involucran a otros nefastos y conocidos genocidas: Alfredo Astiz, Adolfo Donda y Jorge “el Tigre” Acosta. Esta reciente votación abre las puertas en esa dirección.

Mirá también:  Sí a la Cuarentena, No al Estado de Sitio

Pero no todas son “pálidas”, también tenemos algunas para festejar. Tal vez para emparchar o tapar un poco la liberación de detenidos tan aberrantes como médicos de la ex ESMA, que “asistieron” a mujeres embarazadas después de su tortura, la semana pasada se le dio tratamiento express a la extradición, vía Brasil, del secuestrador de Rodolfo Walsh: Gonzalo Sánchez, alias “Chispa”, quien “voló” custodiado por agentes de policía desde las cálidas playas de Río de Janeiro a la Superintendencia de Investigaciones Federales de Lugano, conocida como Madariaga. Allí está a disposición de la Justicia.

Asimismo, celebramos el paso adelante logrado en la ciudad de Rosario, después de muchas postergaciones, en las causas Feced III y IV. Este es el apellido del comandante de Gendarmería que estuvo a cargo del ex centro clandestino en el que actuaron los militares procesados, quienes algunos recibieron la pena de prisión perpetua y otros de 16, 18 y 22 años de reclusión. Por la tardanza, como en otros casos, algunos no llegaron a ser sentenciados.

No bajamos los brazos, sino que los levantamos por los crímenes de ayer y los atropellos de hoy

En esta situación de cruda emergencia sanitaria, donde la vida, la salud y la muerte se juegan todos los días y tenemos que lamentar víctimas de esta pandemia como la luchadora Ramona Medina, referente de la Villa 31, no bajamos los reclamos por Memoria, Verdad y Justicia. Que estén atemperados y obstaculizados, no significa ni significará que arriamos las banderas.

Más que nunca bregamos porque se juzgue al secuestrador de la ESMA que tuvo a su cargo el secuestro del gran luchador e intelectual militante que fuera Rodolfo Walsh, por la continuación de los juicios iniciados y “puestos en el freezer”, como denuncian organizaciones de derechos humanos.

Mirá también:  Asignaturas pendientes de una lucha titánica

Por esa razón, apoyamos todos los pronunciamientos en unidad de acción con luchadores, organismos de derechos humanos, organizaciones sindicales y políticas, que se pronuncian contra estas resoluciones antidemocráticas y represivas. Los trabajadores, la juventud, las mujeres, los familiares y sobrevivientes de la represión ya dieron su veredicto en las calles y en las audiencias en la Justicia. Por eso mismo, a pesar de la pandemia:

Ni un paso atrás!

Que se revoquen las prisiones domiciliarias a los genocidas!

Juicio y castigo a los represores militares y sus cómplices civiles y eclesiásticos!

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

La abnegación no es una palabra menor en la vida de los revolucionarios, y en esto el Che Guevara fue un ejemplo. Su impulso revolucionario lo llevó a dejar la comodidad de las oficinas del Banco Central de Cuba, del cual era presidente, para internarse en el monte nuevamente y luchar hasta su muerte. El imperialismo y la burguesía, después de matarlo, han buscado mercantilizarlo y ubicarlo como fetiche de vidriera. Por nuestra parte, creemos que debemos partir de su reivindicación como revolucionario y de una evaluación objetiva pero tambié...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre