En Santa Fe

Murió Carlos Reutemann: ex menemista, kirchnerista y macrista; ex corredor de Fórmula 1

Fue una figura clave del peronismo de una de las principales provincias del país durante más de tres décadas. Recorrió su carrera como parte de casi todos los oficialismos nacionales que hubo en ese período.

Redaccion
Redacción de IzquierdaWeb.


Carlos Reutemann
Carlos Reutemann, en su cargo de senador. Foto: Télam

Tenía 79 años, luego de varios días internado con complicaciones con un cuadro de “anemia, hipoalbuminemia, infección e inestabilidad hemodinámica”.

Hacia los inicios de la década de los 80′, parecía un hombre con toda su carrera hecha. No podía no jactarse de momentos de gloria en su trayectoria de diez años como corredor de Fórmula Uno. Era ya una celebridad nacional.

Y celebridades era justamente lo que buscaba el menemismo en los primeros años de la década de los 90′. En su intento por «despolitizar», «desideologizar», el gobierno del país; quiso farandulizar la política argentina. Mientras él mismo hacía una carrera política en la que mostraba más un perfil de estrella participante de un programa de chimentos. El peronismo debía cambiar su cara demasiado «ideológica» y ponerse a tono con la década de los 90′. Con Menem en la presidencia es que figuras del deporte y la farándula se convirtieron en dirigentes políticos: Palito Ortega, Daniel Scioli, Carlos Reutemann.

Fue en 1991 que el gobierno nacional lo convocó para convertirse en candidato del Justicialismo para gobernador. Con ese apoyo es que logró, siendo hasta el momento un outsider, superar a los líderes del peronismo provincial y hacerse con la candidatura y con el triunfo. Con la Ley de Lemas logró agrupar a los caudillos municipales en torno suyo. Venido de afuera, dominó al partido justicialista provincial por las siguientes tres décadas.

En su cargo como gobernador, primero en el período 1991-1995 y luego en 1999-2003, fue uno de los principales pesos fuertes de la gestión nacional de entrega, privatizaciones, ataques a los derechos de los trabajadores que significó el «menemato». Apenas ingresado en la política, el outsider ya se había convertido en una parte del viejo establishment noventista. «Opositor» durante la Alianza, no lo fue en lo que a las políticas económicas de ajuste respecta.

En 2003, fue uno de las propuestas de posible fusible de recambio de Duhalde, al que la crisis que lo puso en el poder ya lo había sacudido de su sillón presidencial. Reutemann rechazó la oferta, nunca estuvo del todo claro por qué. Dijo haber visto algo que no le gustaba y que probablemente nunca diría qué era. Nunca lo dijo. Cosa extraña en un estómago lo suficientemente duro para soportar ser caudillo justicialista del menemismo. Finalmente, el candidato fue Néstor Kirchner.

Mirá también:  Santa Fe: Tras el cierre de alianzas, el Nuevo MAS se lanza a la pelea por renovar a la izquierda en la provincia

Como todos los «neoliberales» peronistas de los 90′, como casi todo buen caudillo del PJ, fue lo suficientemente flexible para pasar su persona, su aparato y su influencia al «progresismo» del primero gobierno kirchnerista. El gobierno de «alas anchas» tenía a casi todos los «políticos» detrás suyo como única garantía de terminar con la situación de crisis permanente de los principios de la década pasada. Radicales y peronistas de derecha, todos rendían tributo al gobierno nacional.

El punto de ruptura fue el mismo de muchos otros: el llamado «conflicto del campo» del año 2008. Como representante de los capitalistas de Santa Fe, naturalmente debía defender la hegemonía de los intereses sojeros en su región. Pero su defensa de la renta y los bolsillos abultados de los dueños de la tierra no era simplemente «política» o ideológica: él mismo fue un patrón sojero desde el fin de su carrera deportiva hasta el día de su muerte.

Finalmente, en 2015 se convirtió en un aliado de Macri. Fue él uno de los hombros provinciales en los que se montó el candidato del PRO para alcanzar el cargo de presidente de la Nación.

La carrera política de Reutemann se puede resumir entonces en su transcurso sostenido pero flexible por casi todos los oficialismos capitalistas, sin importar demasiado ni las ideologías ni las opiniones. Bastaba que se defiendan los intereses que él defendían. Y si se hacía pero no lo suficiente, entonces abandonaba el barco, como lo hizo en 2008 junto a otros peronistas como el mismísimo Alberto Fernández.

Pero esa como mínimo tortuosa carrera política e «ideológica» no lo fue en cuanto a tortuosidad profesional: durante 21 años sostuvo su cargo de senador nacional. Como Menem, su tiempo como senador fue algo parecido a una jubilación permanente desde sus momentos de gloria en el centro del poder. Siempre había quien le garantice un lugar en los principales cargos de las listas provinciales.

Mirá también:  El Nuevo MAS presentó sus precandidatos en Santa Fe

Con más de dos décadas en ese cargo político, en efecto su participación en la política parecía más un retiro que una continuidad: la totalidad de sus intervenciones en la Cámara Alta suman unos diez minutos. Sí, diez minutos en veinte años. Es curioso que ese fuera el destino «laboral» de responsables políticos de legislaciones laborales que exigían más «productividad» del común de los mortales que no gozaba de un sueldo ni jubilación de senador o gobernador.

Como es natural, el establishment político de la Argentina burguesa cantó un nuevo coro de hipocresía y homenaje, sin una sola nota crítica.

«Lamento la partida de Carlos Reutemann», dijo el presidente Alberto Fernández, quien había abandonado oportunamente con él el kirchnerismo en el 2008. Envió también «condolencias a los seres queridos de quien fuera senador nacional y un gran gobernador de Santa Fe».

Macri, que intentó repetir la experiencia de «farandulización» de la política de Menem, dijo que  sentía «mucha tristeza por la muerte de Lole», su «ídolo como corredor».

Más sintético, Aníbal Fernández no pude también no reivindicarlo: «Murió Carlos Reutemann… un gran tipo. Que Dios te bendiga Carlos».

CFK, por su parte, dijo lamentar «el fallecimiento del senador nacional y ex gobernador de Santa Fe Carlos Reutemann».

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre