Murió atropellado otro joven repartidor de Pedidos Ya

Franco Almada, repartidor de Pedidos Ya de 19 años, falleció el viernes 24 tras ser atropellado por un auto que se dio a la fuga en la ciudad de Quilmes.

1
149

El joven cadete fue embestido en la intersección de Av. San Martín y 25 de Mayo, mientras estaba trabajando para una de las famosas aplicaciones de delivery. Con motivo de reclamar justicia, en el día de hoy sus compañeros y trabajadores de otras aplicaciones realizaron un corte en el lugar del accidente, para luego continuar con una procesión hasta el cementerio de Ezpeleta dónde sus familiares, amigos y compañeros despidieron sus restos.

La tragedia de Franco se suma a la de Emma, joven haitiano de 23 años que fue atropellado por un colectivo en la ciudad de Rosario hace un par de semanas; y que ponen en evidencia una vez más la precarización a la que se encuentran expuestos los miles de trabajadores de aplicaciones de delivery que se ven obligados a salir a repartir en el medio de la pandemia, ya con riesgo no solo de contagiarse de covid-19 (y exponerse a sí mismos pero también a sus familias) sino de sufrir el amedrentamiento de la policía, los constantes robos y accidentes fatales de tránsito.

Es que la situación de estos trabajadores ya era escandalosa previo a la cuarentena, cuya realidad no hizo más que empeorar a partir del decreto de Fernández de excepción a los servicios de reparto de alimentos y medicamentos; que los habilita a trabajar pero sin ningún tipo de medida de seguridad e higiene provistos por la empresa que ve llenar sus bolsillos a costa de la vida de sus empleados. Es que desde que comenzó la pandemia estas empresas vieron aumentadas sus ganancias producto del incremento de pedidos de envío a domicilio (lo que los llevó a aumentar el costo del pedido al cliente de 59 a 69 pesos) pero como contrapartida esto no afectó las condiciones laborales de los miles de trabajadores que emplean; ya que no poseen un salario fijo (cobran una tarifa variable por pedido), no les repartieron barbijos y solo alcohol sanitizante en cantidades insuficientes y por única vez, sumado a que no poseen seguro ni ART; falencia que se intentó disimular con un hipócrita «fondo para dar soporte a los repartidores que contraigan covid-19», del cual nadie sabe cuánto es ni cómo acceder en caso de presentar síntomas.
Bajo el disfraz de «sé tu propio jefe» lo que estas empresas no admiten es una relación laboral encubierta, teniendo a la mayoría de sus empleados como autónomos y monotributistas, eximiendo así de pagarles cargas sociales, vacaciones y aguinaldos, etc.

A la desidia del gobierno de Fernández que nada ha hecho para mejorar la situación de estos trabajadores (más que un anuncio nunca concretado de regularizar la actividad, cuya letra chica está por verse) se suma la campaña de las empresas y los multimedios que presentan a los deliverys como «héroes sin capa» sin decir ni una palabra de pibes como Franco o Emma.

Es que lo que no pueden negar es que la solidaridad por abajo entre los mismos repartidores y entre repartidores y clientes se hace sentir: los aplausos de las 21 al sistema de salud también en parte van dedicados a ellos y en tiempos de crisis económico social el esfuerzo por hacer pedidos de comida y regalársela al repartidor es una iniciativa que ha recorrido toda América Latina.

Esta enorme solidaridad es la que impulsó el paro en 7 países de repartidores de Apps el pasado jueves 23 exigiendo condiciones de higiene y seguridad para poder trabajar sin arriesgarse al contagio, el aumento de la tarifa por pedido, en reclamo de sus derechos sindicales y para visibilizar las condiciones laborales a las que se exponen todos los días cuando tienen que salir a repartir.

Olvidados por un gobierno que cede a flexibilizar la cuarentena bajo la presión de los empresarios es que debemos organizar la solidaridad de los trabajadores de app desde abajo, porque la vida de Franco, de Emma y las nuestras valen más que sus ganancias.

 

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

1 COMENTARIO

  1. No son los únicos lamentablemente en diciembre atropellaron a un repartidor, de pedidos ya y murió en el hospital, la empresa lleva ya 3 trabajadores muertos y nada.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí