Elecciones 2021

Milei y Espert: los responsables de la crisis del 2001 con nuevas caras

Los candidatos liberales se presentan como la "novedad". Pero, junto a oscurantistas y negacionistas, proponen volver a la decadencia menemista que llevó a la crisis del 2001.



Milei Espert

Los «liberales» intentan mostrarse como la «novedad» dentro del espectro político. Levantan cabeza junto a la nueva derecha reaccionaria, oscurantista, autoritaria y xenófoba.

Quienes traen su discurso «disruptivo» y «antisistema» son los principales referentes José Luis Espert y Javier Milei. Frente a tanta perorata la verdadera pregunta es ¿son realmente algo nuevo? Alerta, spoiler: no.

Es muy fácil hacer alusión a un concepto que pareciera inocente y esperanzador, como la «libertad». Pero algo que no aclaran es sobre la libertad de quiénes hablan, porque ni en sus plataformas ni en sus ideales se habla de la libertad de las grandes mayorías que son oprimidas y explotadas en el sistema capitalista.

Cuando hablan de las «libertades individuales» jamás se refieren a los trabajadores y su derecho a organizarse, o a las mujeres y su derecho a decidir sobre su cuerpo. Entienden por «individuo» una única cosa: el empresario y nadie más.

Además, el modo de diferenciarse es posicionándose por fuera de «la grieta» y echándole la culpa de todos los males al Estado y al ¿socialismo?, pero la realidad es que todas sus propuestas de medidas económicas ya fueron implementadas, y son las que llevaron a la explosión de la crisis del 2001.

El programa antipopular y fascistoide de Milei

Si hacemos un repaso entre las declaraciones públicas de Milei, podemos empezar por su más sentido pésame cuando falleció Carlos Saúl en febrero de 2020. En aquel entonces dijo que había fallecido «el mejor presidente de la historia», quien habría emprendido un camino hacia la «libertad» durante su gobierno.

Es importante mencionar que el gobierno neoliberal del ex presidente que anhela Milei fue uno de los más destructivos para el tejido productivo nacional. Conocidas son las privatizaciones que se llevaron a cabo en los noventa de toda empresa pública en manos del Estado, lo que significó la pérdida de autosuficiencia energética con la privatización de YPF. Otra imagen del menemismo son los ramales ferroviarios y las fábricas que cerraban a mansalva dejando a miles de familias en la calle, a veces a pueblos enteros. Así que este gobierno que significó en el mediano plazo la pobreza y el desempleo masivo para Milei es el mejor, buenísimo.

Por supuesto que la reivindicación del menemismo en boca de Milei tiene su racionalidad: en los 90′ vivió de ser asesor de una AFJP. Mientras grita contra los que supuestamente viven del trabajo de los demás, vivió de chuparle la sangre a los jubilados siendo parte de ese fraude masivo que acabó en quiebra. Los parásitos no son los trabajadores del Estado como docentes y enfermeras, sino los empresarios a los que él defiende… y él mismo.

Mirá también:  Por miedo a las rebeliones, Bolsonaro frena contrarreformas de ajuste

Entre sus referentes también se encuentra Domingo Cavallo, quien fue responsable de régimen de convertibilidad que llevó al corralito en diciembre de 2001. Sin embargo, para Milei, el tipo que decidió retener los ahorros de una gran parte de la población fue «el mejor ministro de economía de la historia del país». Ni Menem ni Cavallo son personajes que algún argentino con un poco de memoria y un mínimo sentido de empatía recuerden con alegría… excepto este desagradable y los pibes de barrios acomodados que lo siguen.

Pero obvio que esto no es todo. Milei acaba de integrar a sus listas de «La Libertad Avanza» a personajes negacionistas de los 30 mil desaparecidos como Victoria Villarruel, autora de libros como «Los otros muertos: Las víctimas civiles del terrorismo guerrillero de los 70» y otros con títulos igual de nefastos que posicionan al enemigo en las víctimas del terrorismo de estado de la última dictadura militar.

Además se encuentra a María Fernanda Araujo, quien estuvo junto a Gómez Centurión en las elecciones de 2019 en el frente antiderechos NOS. Dirigentes pro dictadura si los hay, como este carapintada que dio su apoyo abiertamente a la lista de Milei. “¡Derecho al Congreso con Milei y Villarruel! ¡Contra el socialismo duro y el socialismo blando para rescatar a la Argentina del fracaso!” publicó el ex candidato en su cuenta de Twitter.

A Milei le encanta gritar cosas mientras se le transforma la cara. Entre esas cosas grita «Viva la libertad, carajo». La conclusión que podemos sacar por ahora, es que parece que le gustaría tener la libertad (impunidad, mejor dicho) de empobrecer, reprimir y asesinar a los trabajadores sin costo.

Los amigotes de Espert

Hace unos meses la Justicia Electoral puso la mira en la lista de Espert. Lo que pasó es que en uno de sus viajes de campaña a Río Negro le agradeció a Fred Machado, un señor que fue detenido en Neuquén y que tenía una circular roja de Interpol. ¿El motivo? Varios, pero entre esos el narcotráfico de cocaína mediante el uso de sus aviones entre Estados Unidos, Colombia y México. Espert se hizo el desentendido de esta situación, sin embargo todavía se está investigando si Machado aportó financieramente a su campaña de 2019.

De todas formas lo peor son los personajes con quienes hizo alianza para presentar sus listas. En el frente Avanza Libertad (sí, se llaman casi igual) se encuentran partidos que de nuevo o disruptivo tienen poco y nada. Están la UCeDé, partido fundado por Álvaro Alsogaray, quien fue funcionario durante las dictaduras de Aramburu y Onganía. De esta organización también salió María Julia Alsogaray, quien se encargaba de negociar las privatizaciones durante el gobierno menemista.

Entre sus aliados también se encuentra el Partido Autonomista Nacional, un partido que puso como presidente a nada más ni nada menos que al genocida Julio A. Rocca. O sea, re viejo, ni siquiera había voto universal en ese momento. ¿Cuál sería la novedad en este frente?

Mirá también:  Si votas un Milei te sale un Videla

Otra que se sumó a su lista es la reconocida derechista Carolina Píparo, diputada provincial por Juntos por el Cambio, y que fue funcionaria de Julio Garro, intendente PRO de La Plata. Esta mujer se hizo reconocida hace unos meses tras el escándalo que protagonizó junto a su marido en Año Nuevo. Con la excusa de haber querido ser asaltados, persiguieron a dos motociclistas por la ciudad platense y chocaron a propósito a uno. Si bien su marido fue quien conducía el auto, ella usó sus beneficios para modificar algún que otro video y tratar de zafar. Con este escándalo, la delincuente Píparo llevó su política de «lucha» contra la «delincuencia» hasta la cúspide de la hipocresía.

Plataformas decadentes

Como advertimos más arriba, las propuestas de estos personajes no son para nada novedosas y ya fueron implementadas en nuestro país. Tuvieron como consecuencia la devastación de los salarios, cierre de fábricas y devaluaciones, entre otras cosas, que llevaron a la emblemática rebelión popular del 2001 y que parecen olvidarse en todos sus pobres «análisis» de la sociedad argentina.

La plataforma de Espert propone «combatir» la sindicalización y flexibilizar las condiciones laborales a demanda de las empresas. Hace un siglo que, gracias a la Revolución Rusa y la organización obrera internacional, los trabajadores del mundo empezaron a conquistar la organización sindical y las jornadas de trabajo de 8 horas, vacaciones pagas y obra social, entre otros derechos. Sin embargo, Espert quiere cercenar del todo estos derechos básicos que (tampoco se respetan mucho hoy en día). Lo mismo quiere hacer con las jubilaciones sin haber hecho aportes. Es decir que esta persona niega la existencia del trabajo informal y además parte de la creencia de que todo el mundo puede acceder a un trabajo.

Por otro lado, es muy importante decir que la política del 1 a 1 del menemismo que reivindica Milei era artificial. Esa convertibilidad tenía que sostenerse con algo concreto, que fue hacer crecer la deuda externa. Cuando asumió Menem la deuda externa era 45.000 millones de dólares y se fue dejando una deuda de 145.000 millones en 2000.

Su «odio» al Estado es cuando tiene que dar algo a los trabajadores porque no tiene alternativa. En cambio, son sus partidarios furiosos cuando se trata de uno policial que tenga bajo su bota a las organizaciones obreras, de mujeres y populares.

Según el dicho, estos liberales se considerarían parte del grupo que tiene las vacas, porque total las penas son de los demás. Los demás serían aquellos que necesitan de la salud y la educación públicas, los trabajadores, las mujeres y LGBT. Aquellos que trabajaron toda su vida y ven cómo juegan con las fórmulas previsionales y cobran cada vez menos de jubilación. Y aún dicen que a «las deudas hay que honrarlas»… por favor.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

el capital

El Capital de Marx

El presente artículo es una de las reseñas de Engels del I tomo de «El Capital» con el fin de divulgar las tesis esenciales del libro. Fue originalmente publicado en  «Demokratisches Wochenblatt» («Hebdomadario democrático») , un periódico obrero alemán que se publicó de enero de 1868 a septiembre de 1869, bajo la dirección de Wilhelm Liebknecht. Desempeñó un papel considerable en la creación del Partido Socialdemócrata Obrero de Alemania. Publicamos aquí la primera parte.   Desde que hay en el mundo capitalistas y obreros, no se ha ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

1 COMENTARIO

  1. dejen de mentir..la izquierda tiene miedo..Ya no saben que inventar de milei y espert…porque no siguen cacareando con el kirchnerismo como venian haciendo? ustedes nunca van a gobernar ni un municipio en este pais.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre