Covid-19

Milán: La pandemia multiplica la pobreza en la región más rica de Italia

Tras la pandemia hay 1 millón de 'nuevos pobres' en Italia y miles de personas hacen fila a diario para recibir un paquete de comida en los dos centros la asociación Pane Quotidiano en las calles de Milán. Esta es la capital de Lomabardía, la región del norte más rica y pujante del país.

Luz Licht
Redacción Izquierda Web.


Nuevos pobres en Italia

La pandemia en este mundo capitalista sigue impactando y generando profundas consecuencias sociales que son vividas como inéditas en algunas regiones otrora ricas como en el caso de Milán, la capital de Lombardía, región del norte más pujante y rica de Italia.

En Italia hay 5,6 millones de pobres y es la cifra más alta de los últimos 15 años según el Instituto Nacional de Estadísticas. Desde el comienzo de la pandemia en febrero del 2020 un millón de personas cayó bajo la línea de pobreza y, la mayoría, unas 720 mil viven en la región más rica del país.

Unas 3.500 personas se acercan a diario a los dos puntos de distribución de «Pane Quotidiano» en la ciudad de Milán, se trata de veredas y largas cuadras colmadas de personas a la espera de un paquete de comida que puede contener leche, pan, azúcar que provienen de donaciones de particulares o son el excedente de algunas empresas. Quienes comentan la situación hablan de escenas «poco usuales» tratándose de la ciudad que genera el 22% del PBI del país. La brecha entre el norte rico y el sur pobre se desdibuja en tiempos de pandemia bajo el capitalismo.

«Me da vergüenza venir aquí, pero si no vengo no tengo suficiente para comer» cuenta un hombre de 60 años, llamado Giovanni Altieri. Hace la fila a diario desde que se quedó sin su trabajo en la puerta de una discoteca de la ciudad.

El impacto de la pandemia en las relaciones económicas y sociales generó la reducción de los ingresos y salarios de muchos sectores de trabajadores. Sobre todo entre las y los «autónomos» que son mayoría en la región norte, según explica David Benassi, profesor de Sociología en la Universidad Bicocca en Milán. Una imagen que recorre medios y redes sociales es la de las largas filas que a diario forman miles de personas para acceder a un paquete de alimentos.

Mirá también:  China: Cuando ser lamebotas anula la lucha contra la epidemia

«Por el Covid-19 se ha cerrado todo, no encuentro trabajo» confesaba mientras hacía la fila Amina Amale, quien trabajaba como empleada doméstica y tiene 52 años. Ella representa una de las tantas mujeres que acceden a los trabajos precarizados, allá en Italia y en todos los rincones del mundo. La juventud es otro sector fuertemente golpeado por la gestión de la crisis económica y social que trajo o agudizó la pandemia.

Y eso se refleja en el comentario de Claudio Falavigna, voluntario de Pane Quotidiano, que explica que «las colas de gente siguen aumentando con el Covid-19, se destacan los jóvenes y los trabajadores informales, que no gozan de prestaciones sociales» y agrega, «ahora vienen miembros de la clase media, del mundo del entretenimiento».

Como muchos gobiernos capitalistas, las políticas de ayuda como podría ser un salario universal no se plantearon en la agenda, y el gobierno italiano no fue la excepción. Los subsidios para la población trabajadora de bajos ingresos es restringida y los requisitos para el acceso excluyen sobre todo a sectores de trabajadoras/es precarizados y empobrecidos.

Durante el primer año de pandemia, solo Elon Musk pasó de tener una fortuna de 76 a una de 103 mil millones de dolares y, «aunque fue el multimillonario más rico entre abril y junio, está lejos de ser el único. Las fortunas de los ultrarricos aumentaron un 27,5% para establecerse en 10.200 millones de dólares, según informaron el banco suizo UBS y la consultora PwC en su reporte de 2020, publicado el miércoles 7 de octubre. Un nivel récord de fortuna para los 2.000 multimillonarios estudiados por los autores del informe que contrasta notablemente con los millones de personas que han perdido su empleo debido a la crisis sanitaria

Mirá también:  Estado Español: la policía no nos cuida, nos agrede

En contraste, la realidad muestra a cientos de miles de personas que en Italia y otros países sufren y viven el empobrecimiento como una «consecuencia de la pandemia». Pero, si la misma dejó a los principales empresarios grandes fortunas como ganancias, el problema no parece ser producto del Covid-19 sino de otro «virus» llamado capitalismo, como reza algún graffiti pintado por ahí.

 

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Este artículo es parte de un trabajo mayor publicado en Izquierda Web el 17 de mayo de 2020. La política revolucionaria como arte estratégico   Veamos para finalizar con lo que damos en llamar el “paralelogramo de fuerzas de la política revolucionaria”. Lo concebimos como la capacidad de estar en el momento justo donde hay que estar. Se puede aprovechar hasta con organizaciones pequeñas. El paralelogramo de fuerzas es algo que inicialmente se constituye de manera objetiva, un conjunto de determinaciones que condensan objetivam...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre