Mar del Plata: Estallido de la situación sanitaria

La ciudad de Mar del Plata llegó al 23 de julio con más de 350 casos activos de Covid19, una cifra nada menor en una urbanización que hace poco más de dos semanas aspiraba a llegar a los 21 días sin casos.

0
10

La curva ascendió con una velocidad impresionante debido a los focos que hoy se multiplican día a día: Empezó en un hospital del PAMI y en un geriátrico, ahora llega a los hospitales públicos, las pesqueras del puerto y los barrios más vulnerables. Mientras tanto, el gobierno municipal continúa abriendo actividades y ajustando a la salud.

Los focos de la ciudad

El brote en Mar del Plata comenzó a estallar a partir del sanatorio Houssay, institución dependiente del PAMI donde en pocos días aparecieron mas de 40 casos entre trabajadores y pacientes. Empleados del sanatorio denunciaron incumplimiento de protocolos y el director debió presentar la renuncia. Por las mismas horas ascendían los casos en el geriátrico Namasté, donde ya fallecieron diez ancianos. La combinación de estos dos focos y la circulación de personal de salud entre instituciones causó que al día de la fecha haya casos activos en ocho geriátricos de la ciudad. La Clínica de Psicopatología de Mar del Plata se sumó a los focos en instituciones de salud, con 25 casos diagnosticados en menos de una semana. La preocupación aumenta al tener en cuenta que el lunes pasado se diagnosticaron tres casos en el hospital Materno Infantil y que existen ya cuatro casos activos en el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias.

El otro gran foco aparece relacionado al puerto y las plantas de tratamiento del pescado, que históricamente funcionan de forma clandestina y con niveles de precarización laboral que recuerdan a los días más negros del siglo XIX. El 13 de julio fue clausurada una planta clandestina que funcionaba en Alejandro Korn al 3000, con veinte casos de Covid19. Los trabajadores de dicha planta denunciaron la inexistencia de todo protocolo y las condiciones de extremo hacinamiento en que operaban. El virus llegó a la planta de la mano del patrón, quien la sostenía hace años con complicidad de los inspectores municipales y provinciales y se contagió en un reciente viaje a Bs. As. La Cooperativa Marplatense de Pesca e Industrialización Pesquera declaró también cuatro casos, lo cual ocasionó el cierre de una de sus plantas. Según el parte oficial del 20 de julio, existen 15 casos activos más vinculados con estructuras laborales portuarias.

La preocupante novedad continúa con la aparición de casos en otras áreas de trabajo, donde ahora destacan los mayoristas de alimentos y el transporte público.

Las medidas del gobierno

El gobierno municipal, encabezado por el intendente Guillermo Montenegro, responde a Cambiemos pero ha actuado desde inicios de la pandemia en armoniosa coordinación con el gobernador bonaerense Axel Kicillof. Frente a la escalada de 2 a 352 casos en dos semanas (lo absurdo de la cifra hace innecesario decir el porcentaje), el intendente decretó la apertura de todos los rubros gastronómicos. Consultado en conferencia de prensa sobre la necesidad de volver a una cuarentena más estricta, afirmó que nada cambiaría volviendo a la fase uno ya que “La gran mayoría de todos los casos positivos tienen que ver con trabajadores esenciales y con contactos estrechos y también con reuniones sociales de esos contactos estrechos, que están prohibidas. Tenemos que ser sumamente conscientes, estrictos, respetar los protocolos”. El tupé de este funcionario lo hace mezclar la acusación a las reuniones sociales y la “consciencia” de la población con el reconocimiento de que el pico se da en los lugares de trabaja ¿De protocolos más estrictos y suspensión de actividades laborales para garantizar la salud de la población? Ni una palabra. La posición de Montenegro parece ser “Si es inevitable, vamos a tomar un café y que muera quien tenga que morir”.

En este contexto, la comisión municipal de transporte aprobó un aumento del boleto a $35 y los docentes municipales llevan semanas sin cobrar. El ajuste se hace aún más indignante ya que una “redistribución de fondos” del gobierno municipal decretó la reducción de horarios de atención de las guardias en los centros de salud municipales, medida que implicó que ya no haya guardias de 24hs. y que algunas instituciones no puedan sostener sus guardias pediátricas abiertas.

Frente a esta situación brindamos nuestro apoyo a todas las luchas que van surgiendo entre los trabajadores de las distintas áreas afectadas, exigimos una cuarentena de verdad que impida que ir al trabajo signifique exponerse a un contagio inminente y un plan de emergencia sanitaria municipal con aumento de presupuesto, salarios y apertura de cargos.

Si llegaste hasta acá es porque valorás que, entre tantos medios que defienden intereses capitalistas, exista un portal de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Izquierda Web se sustenta con el aporte solidario de nuestros lectores. Sumate a nuestra comunidad para que crezca la voz de los de abajo.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí