Covid-19

Los peligros de diferir la segunda dosis de la vacuna

La iniciativa de Vizzoti puede llegar a tener graves consecuencias negativas para la efectividad del plan de vacunación.

Redaccion
Redacción de IzquierdaWeb.


Dijo la ministra de salud que la iniciativa «de ninguna manera tiene que ver con que hay menos vacunas y dar una sola dosis», sino que apunta a «diferir la segunda dosis, como lo está haciendo Canadá y el Reino Unido que ya vio una disminución del 90% del contagio y de la mortalidad con esta estrategia». Como siempre, cuando se dice una verdad a medias se suele estar imponiendo una completa mentira.

Para empezar, es cierto que hay estudios científicos que plantean que puede diferirse ligeramente la aplicación de la segunda dosis luego de la primera más allá de los estipulado originalmente en el prospecto. Las conclusiones son, sin embargo, contradictorias según qué vacuna se trate y el estudio en cuestión. En términos epidemiológicos estrictos ya de por sí es riesgoso.

La completa mentira de Vizzoti es plantear que el cambio posible de estrategia de vacunación no sería por la falta de vacunas para luego poner como ejemplo de esa estrategia a Canadá y Reino Unido. En todos los casos de los cambios del plan de vacunación fue por falta de disponibilidad relativa de vacunas, incluso en los países que la producen y acaparan.

Los planes de vacunación en el mundo no se están aplicando en un abstracto mundo sin crisis: se están pensando y repensando sistemáticamente con los gobiernos saltando las brazas de los fuegos de las nuevas cepas. El cambio planteado por Vizzotti sería intentar llegar a franjas más amplias de personas con la primera dosis, bajar así las tasas de contagios, pero difiriendo en el tiempo la aplicación de la segunda dosis más allá de lo recomendado por los productores de las vacunas.

vacuna

Según uno de los expertos que asesora al gobierno nacional (Eduardo López) en un artículo de La Nación de hoy: «En el caso de las vacunas que utiliza la Argentina, no hay estudios con la vacuna Sinopharm como para diferir la segunda dosis, con la misma eficacia que el intervalo original. En el caso de Sputnik V, declaraciones del director del Instituto Gemaleya, Alexander Ginskurg, a mediados de febrero pasado, consideró que podría aumentarse el intervalo de dosis hasta 60 días. En el Reino Unido se planteó para la vacuna de AstraZeneca un intervalo de dosis de 12 semanas, medida sugerida por el comité asesor del Ministerio de Salud, aunque rechazado por otros expertos».

Mirá también:  Tenía 22 años, murió por esperar una cama de terapia intensiva

Su posición, sin embargo, es que es demasiado riesgoso hacer semejante cosa en Argentina: «Por lo tanto, no se puede generalizar el diferimiento de la segunda dosis. Cada vacuna tiene su propio periodo de intervalo de dosis. Vacunar con una dosis y diferir la segunda debe ser transitorio y solo ante situación de emergencia pero siempre dentro de los límites de días ya enunciados, porque puede generar una falsa seguridad de estar inmunizado con una dosis y, en particular, los adultos mayores que presentan la probabilidad de responder con menores títulos de anticuerpos, como se ha visto con otras vacunas como la de gripe. Además, recordar que ninguna vacuna elabora anticuerpos en títulos significativos antes de los 14 días y se desconoce la duración de los títulos de anticuerpos protectores».

En la misma línea opinaba en febrero pasado Nicole Lurie, asesor de la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias: “Mi recomendación es que en este momento no debemos retrasar la segunda dosis de la vacuna de ARNm más allá de los intervalos evaluados para su autorización de uso de emergencia. Aunque es poco probable que la respuesta inmune a la primera dosis se degrade rápidamente, es incompleta y no hay datos que indiquen cuánto tiempo podría demorarse una segunda dosis sin comprometer la efectividad”.

Entonces, el problema menos probable es que diferir la segunda dosis la haga menos efectiva, pero sigue siendo una posibilidad real.

Luego, están los propios problemas del plan de vacunación. La comparación con el Reino Unido no se sostiene: los cambios de sus planes fueron forzados por la expansión sin control de la nueva cepa y los hizo un país productor y exportador de la vacuna de AstraZeneca. La logística y planificación en Argentina ha sido como mínimo irregular y el escándalo de las vacunaciones VIP no fue más que un símbolo de algo mucho más complejo.

Las llegadas tardías de las primeras dosis, la irregularidad de la llegada de las nuevas (cosa que sucede en todo el mundo), la logística descentralizada que ha hecho perder varias cargas de dosis por negligencia, la desinversión en salud pública y los criterios privatizadores de gobiernos como el de la Ciudad… Todos estos son factores de inestabilidad y desorganización que hacen muy posible que la reorganización del plan de vacunación y el diferimiento generalizado de la aplicación de las segundas dosis termine yendo más allá de los buscado y que se revierta en menor efectividad sanitaria en la aplicación de las primeras.

Mirá también:  Coronavirus: aumento de casos y posibles nuevas restricciones

Los datos de López son significativos: «Además, si uno desglosa las distintas provincias observa una importante diferencia en los porcentajes de aplicación en esa franja etaria, así en Buenos Aires y de Santa Fe se dieron vacunas solo a un 13% de su población de adultos mayores, mientras que CABA ese número es cercano al 20%, San Luis fue la que aplicó mayor porcentaje a esa franja etaria, cerca del 27%. Esto datos conocidos recientemente revelan que todavía queda sin vacunar alrededor de 6.000.000 personas mayores de 60 años al menos con una dosis, siendo lo recomendable dos dosis».

Es significativa la escasez de vacunas en Argentina. Con la aplicación promedio de unas 140 mil dosis diarias y faltando aún seis millones de personas mayores de sesenta años a recibir la primera, se tardaría casi tres meses en alcanzar a todos los que aún no han recibido ninguna dosis. Así, se llegaría a un alcance significativo de la población adulta mayor bien entrado el invierno.

Los desafíos de los tiempos son apremiantes: la propia Vizzotti sostuvo que la segunda ola podría extenderse rápidamente en Argentina a fines del próximo mes de abril. Ya hay casos de la cepa británica y la de Manaos en Argentina, ambas están causando estragos en Reino Unido y Brasil desde hace largas semanas.

La generalización del diferimiento de la segunda dosis es indiscutiblemente una medida desesperada frente a la escasez de vacunas y la lentitud del plan de vacunación. Habiendo sido uno de los primeros países en recibir dosis de la Stupnik V, se atrasó significativamente respecto a otros países que comenzaron más tardíamente. Y sin embargo, lugares más avanzados en su vacunación (como Chile o algunos países europeos) están comenzando a volver a tomar medidas de cuarentena estricta. Es un escenario muy probable en el horizonte cercano también para Argentina.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

La abnegación no es una palabra menor en la vida de los revolucionarios, y en esto el Che Guevara fue un ejemplo. Su impulso revolucionario lo llevó a dejar la comodidad de las oficinas del Banco Central de Cuba, del cual era presidente, para internarse en el monte nuevamente y luchar hasta su muerte. El imperialismo y la burguesía, después de matarlo, han buscado mercantilizarlo y ubicarlo como fetiche de vidriera. Por nuestra parte, creemos que debemos partir de su reivindicación como revolucionario y de una evaluación objetiva pero tambié...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre