Los “museos” de la dictadura

Ellos inventaron “su historia”, la movilización contra la dictadura contó la verdadera historia. La ESMA fue uno de los circuitos infernales de los centros de detención clandestinos que comenzaron a operar durante el gobierno de Isabel Perón y se ampliaron por centenares con el golpe del 24 de marzo del 76.

0
21

“En 1980, el reportero gráfico Rafael Calviño cubrió para la revista Gente una visita de Jorge Rafael Videla al ‘Museo de la lucha contra la subversión’ de Córdoba, donde se exhibían ‘trofeos” arrancados a militantes secuestrados. Las imágenes, que estuvieron guardadas cuatro décadas, realizan en sí mismas la promesa de supervivencia y testimonio que envuelve a la fotografía. Lo que la dictadura pensó como documento de propaganda se volvió una evidencia innegable de aquello que quiso borrarse.”(Télam, 11/12/21)

Como fue transmitido desde estas páginas, con una nutrida delegación de compañeras y compañeros del CEFyL visitamos la ex ESMA el pasado martes. Uno de los circuitos infernales de los centros de detención clandestinos que comenzaron a operar durante el gobierno de Isabel Perón y se ampliaron por centenares con el golpe del 24 de marzo del 76.

Pudimos hacerlo y compartir una emotiva charla sobre las experiencias de lucha y solidaridad inmensas que se fueron potenciando y culminaron con la huida de la última Junta Militar de la dictadura.

Fue un triunfo inmenso que, a su vez, nos compromete a no bajar los brazos para seguir la pelea contra la impunidad, pero al mismo tiempo lo queremos comparar con lo que era parte de susiniestro plan, los “museos” que ellos armaron y que querían mostrar al mundo y a las nuevas generaciones como ejemplo de su patriótica epopeya.

Como siempre, gracias al aporte y la valentía de trabajadores/as, en este caso de prensa, fotógrafos/asy reporteros/as, conocemos al día de hoy la historia de los “museos” que habían inaugurado los represores con mucho orgullo. Y que los tuvieron que desarmar con mucha rapidez.

“Museo de lucha contra la subversión”

Con ese nombre honorable fue inaugurado en Córdoba, dentro del predio del III Cuerpo de Ejército, bajo el mando de Antonio Domingo Bussi, a mediados de 1980. En agosto de ese año fue a visitarlo el teniente general Jorge Rafael Videla. Rindió homenaje a las victimas caídas “en la lucha contra la subversión” e hizo una amplia recorrida por el predio acompañado de otros jefes y oficiales del Ejército. Armas, libros, banderas, hasta maniquíes con “ropas de guerrillero”, eran el espectáculo que se desplazaba en las distintas habitaciones, donde el general se saco varias fotos. Mostraban su espantoso botín de guerra en modo de macabra ficción.

Varios de estos museos se replicaron en otras provincias, como Tucumán, Buenos Aires y en la Ciudad de Buenos Aires. Todos “pegados” a los centros clandestinos donde se torturaba, violaba y ejecutaba: esa era la gloria de la que se enorgullecíanlos jefes del genocidio. A excepción del de Tucumán, que se erigió en el edificio de la Policía, el resto fue en predios del Ejército, como fue en Campo de Mayo el de Provincia de Buenos Aires.

Ellos inventaron “su historia”, la movilización contra la dictadura contó la verdadera historia

Un par de años después dio la orden apresurada de no dejar evidencias de su construcción. Algunos de los militares juzgados reconocieron la existencia de algunos de ellos; Videla nunca reconoció la existencia del Museo de Campo de Mayo.Así como no dieron información que permitiera ubicar a los bebes apropiados en los centros de reclusión ni ningún dato para avanzar en la investigación.

Todo lo que se logro y lo que se conoce, fue por los testimonios de sobrevivientes, familiares, compañeros/as de militancia, trabajadores/as.

Videla se vio obligado a desarmar los “museos” para honrar su memoria y la de sus socios militares, civiles y eclesiásticos.

Los/as luchadores/as festejamos las condenas conseguidas, los/as nietos/as recuperados/as y recorremos los ex centros clandestinos, como la ESMA, para conocer más, tomar más conciencia y no “dar nunca vuelta la página” (1), sino avanzar a paso firme para, a partir de la Memoria, lograr más Verdad y Justicia contra las violaciones a los derechos humanos de ayer y de hoy.


Notas

  • El Presidente, el 20/2/20, en ceremonia para despedir a un contingente de Cascos Azules, en relación a las Fuerzas Armadas, llamó a “dar vuelta la página”. Nora Cortiñas, referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, inmediatamente cuestionó la declaración de Alberto Fernández.

Si llegaste hasta acá es porque valorás que, entre tantos medios que defienden intereses capitalistas, exista un portal de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Izquierda Web se sustenta con el aporte solidario de nuestros lectores. Sumate a nuestra comunidad para que crezca la voz de los de abajo.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí