Rebelión en Colombia

La tierra del olvido

Nos escribe nuestro corresponsal desde el Valle del Cauca, zona rural cercana a Cali. La rebelión en el campo, la resistencia a la represión y el régimen narco paramilitar en primera persona.

Corresponsal en Cauca, Colombia

CALI (COLOMBIA), 24/09/2020.- Manifestantes se reúnen afuera de las instalaciones de la tercera brigada del Ejército en Cali (Colombia), para protestar por la muerte de una mujer en el departamento de Cauca. El asesinato de una mujer por un soldado colombiano tensó más este jueves la relación del Gobierno y la sociedad en momentos en que el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, está en el ojo del huracán por los abusos policiales y por su respuesta a una orden judicial sobre excesos de la fuerza pública. Juliana Giraldo, de 38 años, recibió un disparo en la cabeza mientras viajaba en auto con su marido. EFE/ Ernesto Guzmán Jr

La rebelión colombiana estalló en Cali, Bogotá y otras ciudades (Barranquilla, Pereira, Ibagué, y muchas otras medianas y pequeñas), a partir de un intento de reformas fiscales y de salud por parte del gobierno de Iván Duque, un títere de los verdaderos dueños del poder: los paramilitares y narcotraficantes, cuyo representante más genuino es Álvaro Uribe Vélez.

Lo novedoso es que esta vez se empezó a sentir y vivir en dichos centros urbanos lo que es moneda común en zonas rurales. En las áreas rurales y resguardos indígenas del Sudoccidente, hace unos cincuenta años que hay una guerra de hecho. Guerrillas, «paras» [paramilitares] y estos últimos asociados a grupos narcos. La novedad es la irrupción de carteles mexicanos, luego de la desaparición de los carteles de Cali y de Medellín.

En donde hay resguardos indígenas (territorios con autonomía en los cuales la autoridad de los cabildos locales abarca la justicia y la autodefensa, entre otras atribuciones), son las guardias indígenas quienes se ocupan de erradicar los cultivos de coca. Los mismos no son aceptados en dichas tierras. Son usurpadores ligados a los «paras» quienes mediante la violencia irrumpen en fincas e inician la producción, que no es repetida por los organismos de seguridad estatales, sino por las milicias indígenas. Ante la llamativa ausencia (para erradicación de cultivos asociados a narcotráfico) de las fuerzas armadas, es la organización comunitaria el único medio de defensa del campesinado.

Esto no es casual: Colombia -hay que decirlo con todas las letras- es un narcoestado. Y el cabecilla, repetimos, es Álvaro Uribe Vélez. Responsable de más de 6400 «falsos positivos» [asesinatos de civiles disfrazados como guerrilleros para justificar a los miembros de las fuerzas armadas que los cometen], y los que tiene atrás, sin contabilizar…

Mirá también:  Presidenciales en Colombia – Santos reelecto en elecciones donde la mayoría no fue a votar o lo hizo en blanco

Ese señor es el mayor genocida de América Latina. Será una cuesta elevadísima hasta que dejen el poder. Está rebelión nacional es tan sólo un primer paso. La caída de las reformas de salud y tributarias son mínimas, la puntica del iceberg. Fueron gigantescas, pero apenas el comienzo. Buenísimas, pero insuficientes. Con la renuncia de Duque no se solucionaría nada por sí mismo. Hay que ir por el cambio de sistema. Frenar ahora significaría una represión terrible. Lastimosamente habrá muchísimos muertos. Pero más terrible sería es que esto termine y todo siga igual. Si esto se acaba, a lo bien que los «falsos positivos» y desapariciones van a ser mucho más elevados que los muertos actuales.

Ojalá seamos nosotros la generación que logre hacer un cambio. La generación diferente. Porque las dos o tres generaciones anteriores son las «importaculistas». Ese «me importa un culo» significó, por ejemplo, el voto a favor de continuar la guerra civil [en un referendum durante la presidencia de Uribe Vélez]. La población rural votó por la paz, la urbana por la guerra. Bien, ahorita la guerra la viven ellos también.

Esquivando la censura, contando la realidad del Sudoccidente colombiano. Este país, en el que puede pasar lo que se imaginen. Pues sólo esperar que no nos pase nada y poder seguir informando…y que sea la destrucción para construir algo mejor.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Este artículo es parte de un trabajo mayor publicado en Izquierda Web el 17 de mayo de 2020. La política revolucionaria como arte estratégico   Veamos para finalizar con lo que damos en llamar el “paralelogramo de fuerzas de la política revolucionaria”. Lo concebimos como la capacidad de estar en el momento justo donde hay que estar. Se puede aprovechar hasta con organizaciones pequeñas. El paralelogramo de fuerzas es algo que inicialmente se constituye de manera objetiva, un conjunto de determinaciones que condensan objetivam...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre