Derechos humanos

La lucha por memoria, verdad y justicia continúa, aunque no a todos les caiga bien

Uno de los juicios que se está desarrollando actualmente tiene el rimbombante nombre de Juicio de la Contraofensiva Montonera, que se celebra en el Tribunal Oral Federal 4 de San Martín y ya transitó la etapa de alegatos, próximo a dictar sentencia en los próximos meses.

Ana Vázquez
Redacción Semanario Socialismo o Barbarie.


“(…) Desde hace años los organismos de derechos humanos reclamamos la agilización de los procesos, que se investiguen y sancionen a los responsables civiles -actores económicos, empresarios, personal jerárquico de empresas- que participaron de la represión a la clase trabajadora y que se abra y desclasifique toda la información producida por los organismos de inteligencia. Aún sabemos poco sobre cómo y quiénes participaron en el plan represivo desde las áreas de inteligencia del Estado, lo que incluye a la exSIDE, a las fuerzas armadas y también al servicio penitenciario y a la policía federal. (…) (Por Sol Hourcade, coordinadora del equipo Memoria, verdad y justicia del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y Paula Litvachky, directora Ejecutiva del CELS, 8/12/20)

Somos el único país en el mundo que continúa deteniendo y juzgando a miles de compatriotas por hechos ocurridos hace casi medio siglo.” (La Nación, 21/1/21, negritas en el original)

No emitimos opinión sobre el fallo con el que comienza comentando la nota porque lo desconocemos, pero suscribimos y corroboramos totalmente estas palabras, que son una conclusión del texto. La diferencia que nos separa “de acá a la China” es que nosotros las decimos con orgullo, con el orgullo de haber mantenido una coherencia en la lucha contra el genocidio que preocupa aún a los editores de esta nota (desde ya que desvinculamos cualquier responsabilidad de los trabajadores del diario en la opinión suscripta). Lo conquistado no son dádivas ni premios consuelo, son derechos arrancados con la lucha para que haya juicio y castigo a los genocidas. La memoria histórica es un sello de consecuencia y firmeza en las batallas que se encaran. Y a veces duran más de medio siglo…

Mirá también:  Rosario: Se realizó un acto exigiendo justicia por Facundo

Aunque el 2020 fue un año de claro retroceso en relación a los anteriores. Según el informe presentado el 30 de diciembre de 2020 por la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad: “En 14 años de juicios, se dictaron 250 sentencias con 1013 personas condenadas y 164 absueltas. Hasta el 4 de diciembre hubo 9 sentencias, con 51 condenas y 7 absoluciones, lo que implica una caída respecto de años anteriores y una tendencia a la baja. Se consolidó la prisión domiciliaria como modalidad de detención. El 70% de las sentencias espera revisión.”

Uno de los juicios que se está desarrollando actualmente tiene el rimbombante nombre de Juicio de la Contraofensiva Montonera, que se celebra en el Tribunal Oral Federal 4 de San Martín y ya transitó la etapa de alegatos, próximo a dictar sentencia en los próximos meses.

Lo que devela que la “gran contraofensiva” era un regreso desde Perú, México y otros lugares del mundo, de un número de militantes y dirigentes de esa organización a su país de origen, del que habían huido en situación desesperante por la feroz represión de la dictadura del 76.

Estaban haciendo uso de un derecho negado por el gobierno militar, que aprovechó para dar otro golpe mortal a la organización. Organización con la que no comulgamos ni ideológica ni políticamente en su oportunidad, pero que sí reconocemos y defendemos como perseguidos y represaliados brutalmente, junto con miles de luchadores.

En la presente causa se juzgan 98 secuestros, torturas y crímenes de represores entre 1979 y 1980. Se encuentran acusados cuatro de los ejecutores, de los cuales tres se encuentran en prisión domiciliaria: Jorge Apa, Roberto Dambrosi, Jorge Bano y Cinto Courtax en una cárcel.

Mirá también:  Feliz cumpleaños, Norita Cortiñas

En esta última etapa se presentaron los testigos referidos al asesinato de Gervasio Guadix, quien fue secuestrado y asesinado durante la última dictadura. Su pareja, Aixa Bona, sobreviviente, también fue secuestrada con su hija Dolores Guadix, ellas fueron quienes impulsaron insistentemente el pedido de justicia. Las autoridades militares simularon el “suicidio” de Gervasio Guadix en Paso de los Libres, en la frontera con Brasil, al grito de: “me autoelimino, soy montonero”, bebió cianuro y cayó, según fue el relato oficial del momento. Se demostró la total falsedad de los hechos inventados con los familiares y testigos que intervinieron.

Uno de los hechos sobresalientes de estas últimas audiencias, la número 44, fue el reconocimiento de Aixa Bona de quien estaba declarando como testigo, el señor Roberto Álvarez, ex Jefe de la Departamental San Martín de la Policía Federal e integrante del aparato de Inteligencia de la Federal, como uno de los represores que la fue a buscar a Campo de Mayo, cuando estaba allí secuestrada. Le informó inmediatamente a su abogado y éste lo hizo público, transformándose uno de los testigos en inculpado.

Se suspendió el testimonio… porque según razones procesales, no se podía transformar en una autoincriminación. Pero una evidencia más se filtró por las paredes que creyeron por siempre herméticas de los campos de exterminio. Ese hermetismo se seguirá filtrando si no damos tregua en la lucha por los secuestros y crímenes de ayer y de hoy.

¡Juicio y castigo a todos los represores y sus cómplices!

¡Justicia por Facundo Castro! ¡Castigo a sus secuestradores y asesinos!

¡Nunca Más!

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Después de la hibernación

Traducción de Viento Sur La crisis de la covid es una gigantesca deflagración cuyos efectos serán duraderos. Por ello, todo el mundo comprende ahora que no habrá vuelta a la normalidad. Se podría sacar la conclusión optimista de que la crisis marcará el comienzo de días mejores. Pero un punto de vista más realista es que el capitalismo, como sistema, resistirá e incluso buscará aprovechar la crisis para reforzar su supremacía. Aguardando el año pasado Tal podría haber sido el título de esta contribución, en homenaje a Philip K. Dick (192...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre