La derrota de Bolsonaro fue una histórica victoria popular

A pesar de la maquinaria de extrema derecha y la política de conciliación del lulismo, la clase obrera y sus sectores más explotados y oprimidos impusieron una derrota electoral histórica al neofascismo en Brasil.

0
162

Tuvimos las elecciones más importantes, más polarizadas y con el resultado más ajustado desde el proceso de redemocratización del país. Además de la radicalización, estas elecciones también estuvieron marcadas por la votación récord del primer lugar, Luiz Inácio Lula da Silva, quien obtuvo más de 60 millones de votos – este fue el mayor número de votos desde la elección de 1989, cuando Lula enfrentó y perdió ante Fernando Collor de Mello.

Lula ganó la segunda vuelta por el 50,90% (60.345.999) frente a Jair Bolsonaro, que obtuvo el 49,10% (58.206.354) de los votos válidos, una diferencia de solo el 1,80% (2.139.945). La abstención alcanzó el 20,58% (32,2 millones), un récord también significativo, ya que fue el más bajo desde las elecciones de 2006 y también fue la primera vez que la abstención en la segunda vuelta es menor que en la primera. El resultado que más se acercó a este escenario electoral general fue la elección de 2014 entre Dilma Rousseff, que obtuvo el 51,64% (54,4 millones) de los votos válidos, y Aécio Neves, el 48,36% (51 millones), una diferencia de 3,4 millones de votos.

En cuanto a las regiones del país, Lula ganó solo en el Nordeste con el 69,34% de los votos, mientras que Bolsonaro obtuvo el 61,84% de los votos válidos en la región Sur. La región Norte fue la más disputada, con Bolsonaro ganando con el 51,03%. La división regional del país es evidente cuando vemos que Lula triunfó en todos los estados del Nordeste, en Amazonas, Pará y Tocantins, estados del Norte, y en el Sudeste sólo en Minas Gerais. Bolsonaro ganó en toda la región Sur, y en la mayoría de los estados de la región Sudeste, São Paulo, Río de Janeiro y Espírito Santo, y en la mayoría de los estados del Norte. A nivel municipal, Lula se impuso en 3.125 ciudades, en su mayoría en el Nordeste, y Bolsonaro en 2.445, en su mayoría en el Medio Oeste; en las capitales, Lula ganó en 11 y Bolsonaro en 16.

A pesar de ser esta la disputa electoral más feroz desde la redemocratización, el resultado de este 30 de octubre fue una victoria político-electoral indiscutible de las masas trabajadoras y oprimidas contra el neofascismo, es decir, una victoria que se dio a pesar de la política de frente amplio. A pesar del carácter liberal-social burgués del frente Lula-Alckmin, para elegir a Lula, la clase obrera y los oprimidos tuvieron que enfrentarse espontáneamente -sin cuartel- al aparato público federal, a los estados y municipios y al patronazgo de las empresas privadas, todos ellos alineados con la extrema derecha bolsonarista.

Bolsonaro utilizó como nadie la maquinaria pública y la coerción de amplios sectores de la clase dominante para imponer un segundo mandato. Desde el punto de vista institucional, más de R$ 26 mil millones fueron utilizados en el llamado PEC Kamikaze. Este proyecto rompió con la regla de que no se pueden crear proyectos en años electorales, que aumentó el Auxílio Brasil de R$ 400 a R$ 600, creó la Bolsa Caminhoneiro por R$ 1000 y el Vale-táxi por el mismo monto. Además, luego de sucesivos cambios en la presidencia de Petrobras, el gobierno finalmente logró, al reducir la recaudación del ICMS del 25% al ​​18%, mantener el precio de los combustibles con fines electorales.

En cuanto a las acciones no institucionales para ganar las elecciones, hemos tenido muchas acciones desde el inicio de la campaña, pero la que más se destacó fue el histórico acoso electoral del empresariado a los trabajadores para votar por Bolsonaro (hubo más de 2.360 casos denunciados de hostigamiento cometidos por empresas y directivos públicos según el Ministerio Público del Trabajo).

Por si fuera poco, luego de que la tesis del fraude en las máquinas de votación electrónica y la desmoralización del Ministerio de Defensa fracasaran por completo, nadie podía decir con precisión dónde intentaría Bolsonaro influir en el resultado de la segunda vuelta, a través de una acción directa. de intimidación a los votantes más populares, pobres, asediando los colegios electorales, como él mismo había anunciado, o por cualquier otro medio.

He aquí que el plan puesto en práctica fueron los operativos ilegales de la PRF que, aún bajo una decisión expresa contraria a la determinación del TSE, realizaron 619 cercamientos a buses de pasajeros a lo largo del día 30, 108% más que en el primer turno, en claro y abierto intento de impedir que los contingentes de la población de menores ingresos -en su mayoría votantes de Lula- lleguen a las urnas.

Aun así, Bolsonaro es derrotado en las urnas gracias al voto de la población del nordeste, trabajadores de bajos ingresos, mujeres y negros, que, a través de la experiencia de clase -incluso contra todo y todos- en una politización electoral fraguada en la más absoluta la desproporción frente al aparato estatal en tres esferas, la clase dominante, los pastores neopentecostales y la política de conciliación de la candidatura de Lula, impuso un freno histórico a la extrema derecha en el país. Volveremos sobre este último aspecto al final de este artículo.

En las próximas notas hablaremos del voto de Lula en las macrorregiones y ciudades con mayor densidad de trabajadores, pero las encuestas previas a las elecciones ya indicaban una composición de clase que le dio a Lula los votos de la gran mayoría de la clase obrera, particularmente la de bajos recursos, periféricos, negros y mujeres. Además de la gran ventaja que podría medirse en las urnas, según una encuesta del IPEC del 29/10, un día antes de las elecciones, entre los que ganan hasta 1 salario mínimo Lula alcanzó el 62% de las intenciones de voto y Bolsonaro, el 30%, por ejemplo, el mismo fenómeno se observó entre los de menor escolaridad (58% a 35%) y entre los negros (54% a 36%).

No se trata de un fenómeno político cualquiera, pues indica un proceso de politización de amplios sectores de masas a partir de la experiencia existencial con el gobierno de Bolsonaro. En otras palabras, los datos indican una politización de las masas más explotadas y oprimidas que se dio en las condiciones más difíciles, sin el apoyo del comando de campaña de Lula ni un proceso de movilización que permitiera una totalización de la conciencia popular, ocurrió espontáneamente.

Hay que armar a la clase con otra estrategia para aplastar definitivamente al neofascismo

Dado el carácter neofascista de Bolsonaro y una parte importante de su base social, que apunta a darle un giro reaccionario al régimen, su derrota electoral marca claramente un escenario mucho más favorable para la lucha y organización de los trabajadores. Sin embargo, como siempre hemos insistido en nuestras notas, el resultado electoral por sí solo no puede cambiar la correlación de fuerzas más general entre las clases e instituciones del estado burgués. Lo que funciona como hipótesis para explicar por qué, después de las elecciones, nos enfrentábamos a este movimiento neofascista, aunque minoritario, para ignorar el resultado de las elecciones.

Primero, partimos del hecho de que no hemos considerado en nuestros análisis desde antes de las elecciones que tengamos una correlación de fuerzas para un golpe de Estado en el sentido clásico. El imperialismo, la mayor parte de la clase dominante, las instituciones, los altos mandos de las fuerzas armadas y la mayoría de la población no quieren un golpe de Estado, lo que hoy significaría desconocer el resultado de las elecciones.

Bolsonaro y su “Capitolio” fueron rotundamente derrotados, pero eso no significa que Bolsonaro, que obtuvo el 49,10% de los votos, la bancada más grande de la Cámara de Diputados y el Senado, no pueda imponer una fuerte oposición de extrema derecha al próximo gobierno.

Este fenómeno postelectoral inédito de cuestionamiento de los resultados electorales –a pesar de su aislamiento social y político y de que Bolsonaro se vio obligado a retroceder para que el país no entrara en un proceso de radicalización descontrolado– solo puede explicarse por un cambio que aún está por llegar, por la indefinición de la correlación general de fuerzas entre las clases. Esto es en gran parte resultado de la política de conciliación impuesta por el lulismo a las masas desde su fundación a fines de la década de 1970. Exclusivamente institucional (desde arriba), sin la participación activa de nuestra clase.

En general, esta importante victoria electoral podría haber sido aún más categórica y con el potencial de cambiar por completo la correlación de fuerzas si se hubiera combinado con la movilización desde las bases. Sin embargo, además del bloque burgués reaccionario que se formó en torno a Bolsonaro, la política de conciliación de clases del PT y la CUT fue un factor importante que nos impidió enfrentar las elecciones con un movimiento más activo de la clase trabajadora y los oprimidos.

Esta conciliación de clases social-liberal no solo se tradujo en la constitución de un frente electoral con varios sectores de la burguesía, sino que forma parte de la estrategia del lulismo como movimiento político histórico. Podríamos dar mil ejemplos, pero quedémonos con los más recientes. Cuando sus partidarios organizados hicieron actos neofascistas en 2020 para cerrar el Congreso y la Corte Suprema sin respuesta del petismo, o en 2021 cuando las movilizaciones por «fuera Bolsonaro» pudieron haber ganado estatus masivo, estos procesos fueron inhibidos por la política y la burocracia de Lula.

En el proceso electoral, la fórmula Lula-Alckmin presentó una campaña totalmente en la línea de la conciliación de clases, desde la composición con representantes orgánicos del capital financiero, hasta el programa, pasando por la táctica de campaña. Con sabor a frente con la burguesía, la campaña de Lula estuvo marcada por una disputa electoral en la que el programa distó mucho de atender las necesidades más sentidas de la clase, y mucho menos de poner la autoorganización en el centro del proceso.

En general, la campaña Lula-Alckmin fue una campaña del pasado (enfocada en los hipotéticos laureles del pasado), negando las demandas populares (el caso más emblemático fue el tema del aborto), para responder a los prejuicios del fundamentalismo religioso (Lula jurando que cree en Dios y que no cerrará iglesias) y una movilización estrictamente desde arriba (actos electorales y marchas con la estética política de las desfiles).

El punto álgido de la campaña se debió más a los errores de Bolsonaro que a la estrategia de Lula, un claro ejemplo de ello fue el desliz que tuvo el Ministerio de Economía con Paulo Guedes, quien filtró un estudio sobre la supresión del reajuste del salario mínimo de conformidad con la inflación, que la campaña de Lula aprovechó parcialmente, logrando conectar con las masas y contener el avance de Bolsonaro.

La clase obrera en Brasil está fuera de forma, pero sabe cómo luchar. Es necesario construir un frente de izquierda socialista para enfrentar los desafíos históricos que se plantean

Hacemos telegráficamente este breve repaso a la historia reciente para afirmar que las manifestaciones de contenido golpista del bolsonarismo que se dan hoy solo son posibles porque las elecciones no han cambiado por completo la correlación de fuerzas. Pero ahora hay condiciones mucho mejores para aplastar al bolsonarismo en las calles, a través de la lucha directa, que evidentemente no forma parte de la estrategia de Lula, que demuestra una vez más que no puede armar a la clase para victorias decisivas.

Ante los bloqueos de carreteras, asistimos a estrategias totalmente opuestas. Por un lado, una vez más, trabajadores, simpatizantes populares y organizados enfrentaron espontáneamente la situación como debe ser, es decir, camino a los partidos de futbol – vecinos de São Mateus (ES), trabajadores de BrasFelsm, Gaviões da Fiel, Mancha Verde, Galoucura (Atlético-MG) y varios simpatizantes más- hacen frente al golpismo neofascista poniendo a correr a los cobardes en las carreteras sin la menor dificultad.

Mientras tanto, ayer (2), al día siguiente de reconocer la derrota en las urnas y oficializar que el ministro de la Casa Civil para coordinar la transición del lado del gobierno, Bolsonaro difundió un video pidiendo a sus partidarios que desistieran de los bloqueos. “Quiero hacer un llamamiento. Limpiar las carreteras. Esto no es, en mi opinión, parte de estas manifestaciones legítimas. No vamos a perder nuestra legitimidad”, que “el cierre de carreteras en Brasil lesiona el derecho de ir y venir de las personas, está en nuestra Constitución. Y siempre hemos estado dentro de esas cuatro líneas. Tengo que respetar los derechos de otras personas que se están moviendo, además de perjudicar nuestra economía” y ese “daño lo está teniendo todo el mundo. El llamamiento que os hago: despejad las carreteras. Protesta de otra manera, en otros lugares, que esto es muy bienvenido, es parte de nuestra democracia”. En otras palabras, Bolsonaro llama a retirarse de los cortes de ruta -obviamente porque sabe que está aislado, que no hay correlación de fuerzas para mantener esta acción y que tiene que retirarse para mantener su capital político-, pero dice que son legítimos. actos democráticos y de bienvenida en 24 estados de la federación que piden la intervención militar (golpe de Estado) contra los resultados de las elecciones, es decir, contra la soberanía popular.

El de Bolsonaro -de lo contrario, mantener el golpe podría llevarlo a una situación de no retorno de grave explosión social- es para intentar hegemonizar a la oposición de derecha y volver a la carga en 2026, del otro lado tenemos a Lula, PT , PSOL , PCdoB, CUT, UNE en la más absoluta pasividad. Esta burocracia traidora confía, como siempre, en que las instituciones del Estado Burgués solucionen todo desde arriba: una política que permitió el crecimiento de la extrema derecha y el fenómeno del bolsonarismo. Lula (de vacaciones) nombra a Alckmin para coordinar el gobierno de transición al gobierno de conciliación de clases y los cambios en el presupuesto de 2023, a cambio de una reforma administrativa (ajuste que puede afectar a capas importantes de la función pública) para cumplir con las propuestas de campaña de Lula sin retroceder un ápice en los intereses de la clase dominante.

Ahora le toca a la izquierda socialista, que por puro sectarismo de la mayoría de las organizaciones no supo crear un frente de izquierda para actuar en lo que fue la elección más importante desde la redemocratización, organizarse con el objetivo de construir una frente político que sea capaz de, en unidad de acción con los simpatizantes organizados y exigiendo la acción de las direcciones del movimiento de masas, para garantizar hasta el final la soberanía popular. Por otro lado, necesitamos comenzar a responder a cualquier medida de transición al próximo gobierno que afecte los intereses de la clase trabajadora, como la reforma administrativa que Lula y su equipo de transición ya están agitando que harán a cambio de más fondos al «Auxilio Brasil».

La tremenda e histórica victoria popular contra el bolsonarismo no puede confundirse con el apoyo político al próximo gobierno burgués de conciliación de clases y mucho menos con la desmovilización. Con la quiebra política del PSOL, que muy probablemente compondrá el gobierno de frente amplio, dando otro paso significativo en la traición de su proyecto original, queda bajo la responsabilidad política de la izquierda socialista que no se vendió y supo mantenerse en el campo de la independencia de clase, articular la reorganización de la izquierda y construir una oposición concreta a la altura del próximo período.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí