"Día de la Lealtad"

La CGT: una marcha inocua

Un acto de campaña de poca convicción disfrazado de movimiento obrero. Entre todos lo (mucho) que podía exigir la CGT, pidió "señales claras" al gobierno.

Redacción de IzquierdaWeb.


Foto: Clarín

El propio documento de la convocatoria lo dice: «la CGT RA y la totalidad de sus organizaciones sindicales confederadas, nos movilizamos, unidas, por la lealtad a Perón y su doctrina, levantando las banderas del desarrollo, la producción y el trabajo».

Con el crecimiento de la pobreza entre los trabajadores ocupados como hacía mucho no se veía, estas consignas no suenan a convicción. Sí, hay «producción» porque la mayoría sigue trabajando; no hay «desarrollo» porque los empresarios no quieren, el gobierno no puede ni quiere y la CGT no puede porque no quiere. Si con suerte hay «trabajo», es cada vez peor pago y más precario. Seguir repitiendo que de esto se trata la «lealtad a Perón y su doctrina» puede contribuir aún más a que cada vez menos trabajadores relacionen esa liturgia con una mejoría para sus propias vidas. Así viene siendo hace un buen tiempo.

La marcha se dio signada por la derrota de septiembre, la casi asegurada de noviembre y los intentos de reunificación de los convocantes. Los «dirigentes» dijeron mucho sobre el apoyo al gobierno, poco sobre el por qué, nada (ni una pobre sílaba balbuceante) acerca del por qué sus políticas económicas tendrían que ser apoyadas.

El acto en sí fue un relámpago largamente anunciado que resonó poco y brilló menos. Se leyó un breve documento completamente testimonial, formal, porque algo había que decir aunque resultara incómodo hacerlo.

Dijeron un poco más sobre las intenciones descaradas del ex macrismo devenido en larretismo de recortar derechos laborales, hablaron sobre su oposición a una reforma laboral… pero nada sobre las «reformas laborales» que se aplican hoy, día a día, hora a hora, en los lugares de trabajo sin que pasen por ningún debate parlamentario. Resultaría incómodo hacerlo, se verían obligados a decir algo acerca del nuevo acuerdo del SMATA en Toyota, que recorta derechos laborales de los trabajadores mecánicos. No parece conveniente criticar las reformas laborales de Pignanelli, uno de los principales representantes de la futura CGT reunificada.

Mirá también:  Francia: ¡A las calles por el retiro de la reforma jubilatoria!
Foto: Infobae

«El peronismo debe promover la alianza entre la producción y el trabajo, única fórmula que garantiza un crecimiento sostenible con justicia social» dice el escueto documento del acto. Por nuestra parte, conocemos poca «producción» que no sea «trabajo». Evidentemente, cuando dicen «producción» quisieron decir «capital» en una demostración (tan peronista) de ideología capitalista en la que «producen» los empresarios mientras los trabajadores les deben el favor de «dar trabajo». Esa «alianza» en Toyota no es «crecimiento sostenible con justicia social», es hacer trabajar a los obreros los fines de semana.

Una de las pocas definiciones claras de la jornada fue la de Daer, de Sanidad, acerca del acuerdo con el FMI. Pidió un «acuerdo sustentable», lo que es más o menos pedir un ajuste a cuentagotas. No hay ni desarrollo ni «justicia social» en ningún lugar ni tiempo en el que el FMI haya pisado. Hay ajuste y miseria. Y ellos lo saben muy bien, pero su lealtad (está dicho) es a «Perón y su doctrina», cosa que poco tiene que ver hoy con las conquistas de los trabajadores. La «lealtad» al peronismo es hoy hacia el gobierno que ajusta.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre