La campaña de odio xenófoba y transfóbica de Sergio Berni

Su spot en redes sociales anunciaba la detención de lo que llamó “una banda trans” que vendía drogas en La Plata y de miembros de la “banda peruana que les proveía las sustancias”. La carga transodiante y xenófoba del contenido es imposible de excusar o disimular.

0
26

 

Este es el perfil con el que proyecta su figura política de cara a las elecciones del año que viene el ministro que defiende a los desaparecedores de la Bonaerense, ataca a las/luchadores por los derechos humanos y a las personas sin vivienda. Esta vez se metió con la comunidad trans e inmigrante para asociarlos a perfiles delictivos, apelando la vieja y rancia fórmula de asociar la delincuencia con los más oprimidos.

Hablamos entonces de la movilización de prejuicios totalmente reaccionarios, discriminatorios y estigmatizantes, manipulados para mostrar una supuesta eficiencia en su gestión contra el delito, en este caso el narcotráfico. Una verdadera campaña del odio es lo que ha plasmado en este spot de propaganda un ministro que elige, consciente y políticamente vender como un golpe exitoso al delito (las cantidades secuestradas hablan de una “banda” sumamente pequeña) lo que en realidad es una propaganda berreta, clasista, patriarcal, del odio y la discriminación.

“Desde el primer día de enero de 2019 hasta el 31 de diciembre de 2019 se perpetraron en Argentina al menos 177 crímenes de odio donde la orientación sexual, la identidad y/o expresión de género de las víctimas fueron utilizadas como pretexto discriminatorio para vulnerar sus derechos y ejercer violencias”. Esta información fue publicada por la Agencia Presentes en el Día de la Promoción de los Derechos de las Personas Trans, como parte del informe del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT de Argentina.

Justo cuando celebramos la reciente absolución de Luz Aimé Díaz, joven trans, migrante y pobre presa dos años injustamente por un crimen que no cometió, vemos la movilización política de mensajes que promueven la violencia y persecución institucional contra inmigrantes y personas trans. Ser migrante, ser trans no es delito, promover el odio y la estigmatización desde la función pública debería serlo.

La discriminación por color de piel, origen, identidad de género, se conjugan con la persecución y violencia policial cuando se dedican a la venta ambulante, o están condenadas a la prostitución. Estos sectores sufren la mayor explotación laboral e inserción en los trabajos más precarios y peores pagos. El estado argentino con sus instituciones, como sus fuerzas represivas son de las principales transmisoras del racismo, la xenofobia y violencia.

Lo de Berni no es nuevo, pero no deja de ser simplemente repugnante. A las campañas de odio y la violencia no hay que dejarlas pasar, lejos de los rechazos que quedan en palabras de los sectores del Frente de Todos, hay que echar a este milico reaccionario.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí