Acto en La Plata junto a Kicillof

La gran ausencia en el discurso de Cristina: la difícil situación de los trabajadores

La vicepresidenta encabezó un acto ayer en La Plata junto a Axel Kicillof con fuerte tónica electoral. Con eje casi exclusivo en la campaña de vacunación, no dijo una palabra de la inflación, los salarios y la precarización que sufren los trabajadores.

Renzo Fabb
Redacción de Izquierda Web.


Con motivo de inaugurar un edificio para el Hospital de Niños de la ciudad de La Plata, Cristina Kirchner reapareció en la escena política. En un acto acompañada de Axel Kicillof y Verónica Magario, su discurso tuvo una marcada impronta electoral que comienza a delinear la campaña que se avecina.

El eje estuvo puesto, casi de manera excluyente, en la campaña de vacunación contra el Coronavirus y la gestión de la pandemia: «Con la vacuna vamos a salir. Vamos a vacunar a todos los argentinos y argentinas y vamos a volver a ser felices».

La frase es un buen resumen de lo que será la campaña electoral del Frente de Todos, incapaz de mostrar algún otro «resultado» de su gestión frente al aumento de la pobreza, el desempleo y la caída del salario real, que está en su nivel más bajo de los últimos 18 años.

Aunque también pidió «dejar la Pandemia y las vacunas por fuera de la disputa política», esto se trató de un claro mensaje a la oposición de derecha, que durante todos estos meses cuestionó la política sanitaria del gobierno en un sentido casi negacionista e incluso llegó a hacer una irresponsable campaña anti-vacunas.

Mientras Cristina pedía no politizar la pandemia, el mismo día a la noche el Presidente Fernández se mostraba en la prensa y en las redes junto al último lote de vacunas llegado al país, con el que se logró superar las 20 millones de dosis recibidas. La contradicción entre pedir no politizar la pandemia y hacer campaña con las vacunas muestra el contenido demagógico del discurso del gobierno, que busca acallar cualquier otro reclamo.

Otro punto destacado de su discurso fue haber hecho alusión a la necesidad de «integrar el sistema de salud», algo que sucedió «a las patadas y a la fuerza» debido a la pandemia, en relación a las situaciones de desborde del sistema privado que tuvieron que recurrir a los lugares disponibles en los hospitales públicos.

Mirá también:  Liberaron a los trabajadores del Astillero detenidos

Lo curioso es que la ex Presidenta planteó la discusión de cara a «futuras pandemias», como si la puesta en pie de un sistema de salud universal no hubiese sido una necesidad desde el día uno de la actual pandemia, como en Izquierda Web analizábamos hace más de un año. Además, si el gobierno cree que hace falta la integración del sistema de salud hay que hacerlo, en vez de hacer demagogia de la boca para afuera.

Por otro lado, el sistema de salud público se encuentra desfinanciado luego de años de sistemático ajuste, y con sus trabajadores cobrando salarios de miseria, algo que la vicepresidenta sabe muy bien pero elige callar.

No se puede tapar el ajuste con vacunas

De cara a la campaña electoral, el discurso de CFK así como el del gobierno en general se apoya centralmente en la campaña de vacunación con la intención deliberada de eludir la que es hoy, además de la pandemia, la principal preocupación de la clase trabajadora: el salario, la inflación y la precarización laboral.

De hecho, una reciente encuesta elaborada por la consultora Proyección muestra que, en la Provincia de Buenos Aires, el principal problema por lo que los encuestados dicen verse afectados es la inflación y el alto precio de los alimentos, representando un 29,4%. El desempleo y los bajos salarios se ubican en segundo lugar, con un 15,5%.

La pobreza, además, alcanza a un 42% de los argentinos según los últimos datos oficiales. En todo este panorama social muy difícil para la clase trabajadora, el gobierno no tiene nada de lo que congraciarse, ya que es precisamente su política de ajuste una de las razones que explican estos preocupantes números.

Mirá también:  "Podrido y perverso" es todo el Estado capitalista

Con motivo de tener que hacer buena letra para poder cerrar un acuerdo con el FMI, no está en los planes económicos del gobierno medidas que afecten las ganancias empresarias que alivien la situación de las mayorías populares, si no más bien lo contrario.

Esa orientación ya quedó clara desde principios de año, cuando el ministro Guzmán dejó en claro que no iba a establecerse un nuevo IFE, a pesar de que la pandemia continuaba y regresaron las restricciones. Ahora, el gobierno intentó hacer pasar un escandaloso aumento retroactivo a los ya golpeados monotributistas, que generó tanta bronca que se vio obligado a retroceder con la medida. ¡Lo más cínico es que el gobierno intenta presentar como un «alivio» el dar un paso atrás con una medida que ellos mismos quisieron aplicar contra los trabajadores!

A pesar de que el gobierno intentará que no se hable de economía durante la campaña, los reclamos de la clase trabajadora (como el piquete en Puente Pueyrredón del pasado viernes contra precarización) muestran que hay una Argentina que la falsa polarización electoral entre el FdT y JxC intenta ocultar. La Argentina de la precarización, los salarios de miseria y el día a día de las familias trabajadoras. 

La lucha y acampe de los trabajadores de EMA, los precarizados del ferrocarril, los trabajadores de aplicaciones de reparto agrupándose en su nuevo sindicato SiTraRePa, son todos ejemplos que constituyen un importante punto de apoyo para que se abra un espacio para los reclamos obreros que permita plantear un programa alternativo frente al neoliberalismo y negacionismo de la derecha y la demagogia con ajuste del gobierno del Frente de Todos.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Llegamos al final de esta hermenéutica del Prefacio de la Fenomenología del Espíritu, al que, recordamos, Marcuse había calificado como una de las más grandes realizaciones filosóficas de todos los tiempos. Como veníamos haciendo respetamos el propio ordenamiento del texto El recorrido (“la odisea”) fue ardua y por momentos escabrosa. No olvidemos que el “fin” propuesto: elevar a la filosofía como ciencia, implicaba ir desmenuzando e incorporando otros intentos para ese objetivo y requería de “medios” en donde el  esfuerzo para penetrar en e...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre