Imperialismo guerrerista: Biden pide al Congreso 75.000 millones para armar a Ucrania e Israel

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, envió este viernes al congreso un megapaquete de asistencia militar para continuar financiando a Ucrania e Israel.

0
68

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, envió este viernes al congreso un megapaquete de asistencia militar para continuar financiando a Ucrania e Israel, los dos aliados de EE.UU. en los dos principales conflictos que desestabilizan la situación internacional.

En un mensaje grabado desde la Casa Blanca, Biden anunció que el paquete consta de unos 75.000 millones de dólares para gastos militares en apoyo a Ucrania e Israel, los primeros en guerra con Rusia y el segundo en medio de una nueva operación contra los palestinos de Gaza, con la excusa de derrotar al grupo islamista Hamas.

Se trata de un contundente giro imperialista en la agenda del gobierno yanqui, hasta ahora combinada con una fuerte presencia de la política interna por la pandemia y la inflación de los primeros años de la presidencia Biden. Queda poco más de un año para las elecciones presidenciales.

El paquete total que pretende aprobar Biden incluye también unos U$S 13.000 millones para reforzar las operaciones antimigratorias en la frontera con México, lo que implica sumar otros 1.300 agentes de guardia fronteriza. Además, están previstos unos 9.000 millones de «ayuda humanitaria» para Ucrania y Gaza, con el objetivo de darle un maquillaje «humano» a un megapaquete de ayuda militar que, en el caso de Israel, sólo aportará a una mayor masacre contra el pueblo palestino. En total, el mega paquete alcanza los $107.000 millones de dólares.

Biden consideró que ambas disputas (Ucrania e Israel) consisten en puntos «vitales» para la «seguridad nacional» de Estados Unidos. No es para menos: el imperialismo yanqui viene de una serie de graves retrocesos en su presencia internacional como principal potencia: a la cada vez más amenazante competencia con China se le sumó el estallido de la guerra en plena Europa, y ahora también la desestabilización en un punto estratégico como Medio Oriente, poco tiempo después de que Estados Unidos deba retirarse de manera desastrosa de Afganistán, donde volvieron a poder los Talibanes.

Por eso, este mega paquete intenta reforzar la golpeada situación de EE.UU. como «policía del mundo» que cuida un orden mundial donde se mantiene como principal potencia, pero que ha empezado a mostrar graves grietas en los últimos años.

Sin embargo, más allá de las necesidades estratégicas del imperialismo, la aprobación del paquete no será fácil para el gobierno. Por un lado, porque la cámara de representantes se encuentra virtualmente bloqueada luego de que destituyeran a su presidente Kevin McCarthy, sin capacidad de formar una mayoría que pueda instituir a un sucesor. El bloque mayoritario, perteneciente a los Republicanos, se encuentra fuertemente dividido entre el sector trumpista y el establishment.

Precisamente el trumpismo, además, se ha mostrado cada vez más reacio a continuar aumentando el gasto militar hacia Ucrania. Biden incluso puede no tenerlo fácil entre los propios Demócratas: el ala «progresista» de su partido probablemente se oponga a aumentar la ayuda militar hacia Israel.

Pero aun más interesante que las disputas parlamentarias es lo que succede en la sociedad norteamericana, donde los sondeos de opinión indican que la mayoría de los estadounidenses se muestran poco predispuestos a enviar más ayuda militar a Ucrania e Israel.

Según encuestas de la cadena CBS, un 53% de los votantes demócratas cree que el país no debería enviar más armas a Israel, al mismo tiempo que un 70% considera prioritario enviar ayuda humanitaria a los palestinos en Gaza. Esas tendencias se confirman también entre el electorado considerado «independiente», fundamental para las aspiraciones presidenciales de cualquier candidato.

 

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí