Héctor «Chino» Heberling: «Los generales de la CGT y la CTA nos entregaron antes de empezar la guerra»

El dirigente del Nuevo MAS y la corriente sindical 18 de Diciembre fue al hueso contra la dirigencia de las principales centrales en el marco de la mentada (y ficticia) "guerra contra la inflación" declarada por Alberto Fernández.

0
137

Sin titubeos, el dirigente del Nuevo MAS y la corriente sindical 18 de Diciembre, Héctor «Chino» Heberling, cargó contra las principales direcciones sindicales ante su rol frente al ajuste en curso -y el que se espera luego del acuerdo con el FMI- que golpea actualmente al pueblo trabajador. «Los «generales» de la CGT y la CTA nos entregaron antes de empezar la guerra», publicó en sus redes sociales.

Esto ocurrió en el contexto de que, a pocas horas de que se legitimara la estafa macrista de la deuda y la entrega al FMI en el Congreso, un golpeado Alberto Fernández tirase un amague para intentar correr el eje de la crisis que se cocina a fuego lento en el gobierno. Con más desesperación que épica se lanzó a declarar una «guerra contra la inflación». Días atrás, el informe mensual sobre inflación del INDEC arrojó para febrero un Índice de Precios al Consumidor (IPC) con un aumento del 4,7%.

Se trata de un golpazo que viene a confirmar la pérdida desesperante del poder adquisitivo de los salarios e ingresos que sufren las y los trabajadores y, que parece – de momento- no tener freno. De hecho, el rubro de los alimentos trepó el mes pasado a un 7,5%. Aumentaron los combustibles, se vienen los tarifazos de luz y gas y, veremos qué pasa con los transportes. Hay proyecciones para la inflación interanual del 2022 que, entre los más optimistas, hablan de un 52,3%, otras pronostican un 60%.

Los memes no tardaron en inundar las redes luego del agónico y sínico grito de guerra lanzado por «Alverso». Todo un síntoma de una profunda bronca que crece por abajo ante un plan de gobierno que lo encuentra cerrando filas junto a la oposición de derecha y los empresarios capitalistas para hacer pagar la cuenta de la deuda al pueblo trabajador. La verdadera guerra se la declararon hace rato al pueblo y, es cada vez más difícil de ocultar.

Además, el Consejo del Salario que reunió representantes sindicales, al gobierno y empresarios marcó un aumento testigo de un miserable 45% en cuotas hasta fin de año. Hoy el salario mínimo llega a unos miserables 38.940 pesos, hablamos de una cifra inferior a la canasta que necesita una familia de cuatro integrantes para no caer bajo la línea de pobreza hoy se ubica en los 78.624 pesos, según el INDEC. No cierran las cuentas por ningún lado, parece.

Con respecto a lo de la «guerra» contra la inflación «es puro humo», agregaba Heberling. «Lo que se viene es más ajuste y salarios a la baja, gracias a la traición y complicidad de los «generales» Daer, Caló, Acuña, Yaski y otros burócratas«. Por otro lado, respecto al marco en que se desarrolla la política salarial del gobierno que avanza gracias a la entrega que garantizan los generales que juegan para los enemigos de las y los trabajadores, agregó:

«Todo este panorama es evidente que se agravará a partir de la aprobación en el Congreso del acuerdo con el FMI, votado por mayoría por los diputados y senadores del Frente de Todos y Juntos por el Cambio». Para sumar un poco de picante a sus declaraciones, enfatizó en que «la Cámpora y el kirchnerismo, hablaron mucho para la tribuna, intentando conservar a sus seguidores, pero no convocan a ninguna medida protesta en la calle priorizando no sacar los pies del plato«.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí