Opinión

Hay que echarlo: Fuera Jair Bolsonaro

Echar al genocida de Bolsonaro, responsable de decenas de miles de muertes por Coronavirus, tiene que ser el eje de todas las peleas.



El miércoles 13 por la mañana, en una de las semanas más importantes de la crisis del gobierno de Bolsonaro (por los testimonios y la posibilidad de publicación el video de la reunión ministerial que discutió la intervención en la Policía Federal), la corriente Socialismo o Barbarie- Tendencia del PSOL, a partir de la juventud del ¡Ya Basta! llevó a cabo una muy importante actividad política.

En un escenario de ataque a los derechos democráticos y la vida de los trabajadores, un simple pasacalles que expresa el número oficial de muertes, en su mayoría trabajadores y trabajadoras y exige “Fuera Bolsonaro» -en una de las avenidas más importantes y transitadas de la ciudad de San Pablo, la Av. Rebouças-, adquiere muchísima fuerza política e impacto social.

No tenemos la intención de hacer una autoproclamación de nuestra organización, sino más bien resaltar que las intervenciones de este tipo, como hemos venido defendiendo en nuestros artículos y notas anteriores, son fundamentales para el avance político de la construcción de conciencia, en la realización de intervenciones y disputas directas en las calles, para una construcción permanente y por la base en la lucha contra el gobierno genocida de Bolsonaro.

El PT y sus centrales sindicales, en una nueva traición criminal a nuestra clase, postulan una pasividad apática para no tomar medidas reales contra el gobierno, dándole a Bolsonaro tiempo para armarse (literalmente) desde abajo e imponer su proyecto. Vale la pena mencionar que la bancada del Partido de los Trabajadores es la más grande dentro del Parlamento y, sin embargo, se niegan a impulsar una solicitud de juicio político, algo que innumerables sectores de la derecha e incluso el ex partido de Bolsonaro ya han hecho.

El PSOL, a su vez, partido que construimos y al que apostamos como una herramienta fundamental en la lucha contra Bolsonaro, con el objetivo de superar el lulopetismo, debido a la política de la mayoría de la dirección, además de esperar pasivamente la posición del PT ante una crisis política que empeora, ni siquiera ha logrado unificarse alrededor de una única solicitud de juicio político a Bolsonaro.

El escenario de la pandemia, donde resaltan las contradicciones más densas y profundas de la sociedad capitalista, no puede servir como una coartada para la inmovilidad política. Todo lo contrario, tenemos desafíos históricos que enfrentar ante a la crisis y avanzar en la construcción para una sociedad radicalmente opuesta a la que tenemos hoy.

Es por eso que nuestra demanda de la realización de acciones políticas alternativas, que superen la exclusividad de la dinámica on-line en esta doble batalla contra Bolsonaro y el Covid-19, tomando medidas de planificación, distanciamiento social e higiene, es una tarea central para avanzar hacia la construcción de comités de lucha y resistencia contra Bolsonaro, ya que no hay mediaciones posibles con este gobierno, que apuesta por el endurecimiento del régimen como una salida política para el mantenimiento de los intereses del capital financiero y su agenda criminal.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Artículo: Monthly Review. Traducción por Delfina Castellú Entre los académicos angloparlantes, la valoración usual de los escritos filosóficos de Frederick Engels ha sido hasta hace poco casi totalmente negativa. Los críticos de Engels han tendido a juzgarlo como un fracaso filosófico: un aficionado cuyo diletantismo cargó a la izquierda marxista del siglo XX con una ontología reduccionista, una epistemología positivista y una política fatalista. De acuerdo con sus críticos, el problema nodal de su  pensamiento fue su aceptación del concepto...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre