UOM: Furlán tiene que pasar de las palabras a los hechos

La patronal se sigue burlando de los metalúrgicos. Hagamos asambleas en todas las fábricas. Impulsemos un plan de lucha con paros escalonados.

0
80

Pasaron un poco más de tres meses y la «nueva» conducción de Furlán ya mostró la hilacha. Cuando asumieron se llenaron la boca con discursos de que «venían a poner de pie al gremio». Pero fue puro verso para la tribuna, frente al ninguneo de la patronal hacen lo mismo que Caló: se «quejan» de la insensibilidad empresaria pero siguen de rodillas sin hacer nada.

Si el 45% en cómodas cuotas que firmó Caló ya era de miseria, después de cuatro meses ese acuerdo es un mal chiste. La patronal negrera no sólo rechaza el pedido de un 20% más, sino que ni siquiera adelanta la cuota de Octubre para cobrar en Julio, ofreciendo mantener el mismo acuerdo y recién el año que viene arrancar con cuotas del 5%.

Esta actitud, en el medio de una remarcación de precios feroz que pulveriza el salario, la debemos tomar como una provocación; no alcanza con el «estado de alerta», no se puede esperar más tiempo para salir al paro. Y no sólo de la UOM, es necesario ya mismo un paro general de la CGT por un salario mínimo de $160.000 que es el monto de la canasta familiar según el cálculo de los trabajadores de ATE del INDEC.

Esta película ya la vimos mil veces. Los dirigentes rechazan el ofrecimiento patronal, declaran estado de alerta, movilización de los delegados y amenaza de paro, pedido de intervención del Ministerio en el conflicto, se decreta la conciliación obligatoria, firman un acuerdo de mierda a espaldas de los trabajadores. Fin.

Para cambiar el final de la película hay que hacer lo que hicieron las compañeras y compañeros metalúrgicos de Río Grande en Tierra del Fuego, asambleas en todas las fábricas, plan de lucha con paros escalonados con bloqueo de los portones. La pelea se puso dura con aprietes y amenazas de despidos, pero la lucha se mantuvo firme y consiguieron el 65% gracias a que las bases controlaban las negociaciones; sólo las asambleas podían aprobar las propuestas de la patronal. Esa es la clave: control de las bases sobre los dirigentes, y no como ahora, que cuatro cabezones deciden por 200.000 metalúrgicos.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí