El gobierno argentino ante la violencia racista

¿Fernández va a repudiar la represión de Trump?

EDITORIAL: Hasta el momento no se ha escuchado una palabra de repudio de parte del mandatario argentino ante la represión, el toque de queda y el intento de militarización por parte del presidente yanqui con el que intenta ahogar la rebelión popular que recorre Estados Unidos.

Juan Cañumil

trump y alberto fernandez

«En la carta que le presentó el embajador, Alberto Fernández se dirige a Trump con ´un grande y buen amigo´.” (6/2/20, Fernando Ciberia, Página 12). Podríamos decir “amigos en las buenas y en las malas, pase lo que pase, hagas lo que hagas”, porque hasta el momento no se ha escuchado una palabra de repudio de parte del mandatario argentino ante la represión, el toque de queda y el intento de militarización por parte del presidente yanqui con el que intenta ahogar la rebelión popular que recorre Estados Unidos.

Donald Trump atraviesa el peor momento desde que comenzó su gobierno con una rebelión popular que ya tiene carácter histórico y que ha desafiado por tercera noche consecutiva el toque de queda impuesto por el presidente yanqui. El asesinato de odio racial cometido por a policía en Minneapolis contra George Floyd fue la gota que derramó la furia de miles de manifestantes a lo largo y ancho de todo el país. Bronca que canaliza la furia contra el racismo perpetrado bajo gobiernos republicanos y demócratas, el descontento con un  gobierno responsable de la muerte de más de 100 mil personas por Covid-19, y que ha llevado las cifras de desocupados a más de 40 millones de trabajadores en 3 meses.

En nada cambia que la carta a la que hacemos referencia más arriba haya sido escrita en febrero. Ya para ese entonces el presidente norteamericano gobernaba hacía más de 3 años persiguiendo a los afroamericanos, a los latinos, a los inmigrantes, a las mujeres y creaba empleo basura a costa de la superexplotación de los trabajadores y trabajadoras del país.

Meses antes Trump era felicitado por grupos neo nazis por haberlos defendido públicamente luego del ataque realizado contra militantes de izquierda que terminó con la muerte de un joven antifascista y 20 heridos: «Gracias presidente Trump por su honestidad y valentía para decir la verdad sobre #Charlottesville y condenar a los terroristas de izquierda». Hoy Trump declara a la izquierda y los “antifa” como terroristas.

Todo esto parece resbalarle a Fernández. Por estas horas en una entrevista radial el presidente argentino respondió que «ver las calles repletas de gente, gente subida a los patrulleros y saltando en los techos de los patrulleros indignada, eso lo vi en la película El Guasón (Joker). Nunca imaginé verlo en Nueva York «… Ni una referencia a quien gobierna.

Mirá también:  La crisis moral del kirchnerismo

Una generalidad que da cuenta que para el gobierno del “Frente de Todos” las relaciones con el imperialismo valen mucho más que la defensa incondicional de los que se han lanzado a las calles en más de 40 Estados en todo el país norteamericano para luchar contra años de opresión recrudecida con Trump.

La respuesta evasiva intenta ocultar lo que es obvio. Trump es un pilar fundamental para
garantizar las relaciones entre el gobierno argentino y el FMI. Una relación que nos condena a la miseria, la falta de salud, de educación, a la falta de viviendas y obras públicas, pero que contenta al gobierno y a los empresarios dueños del país con mantener buenos términos con la institución monetaria imperialista.

¿Y los jóvenes k anti imperialistas, y “los pibes para la liberación”, y el “combate contra el capital”? No se les ha escuchado exigir a “su” gobierno un repudio al ultra neoliberal de Trump. ¡Ah, pero si un hecho de brutalidad policial como el que motivo la rebelión en  Estados Unidos ocurriera en Argentina qué distinta sería la cosa!… ¿o no?

Capitanich y Manzur: los amigos autóctonos del presidente

“Indios infectados, los vamos a acostumbrar a golpes”. Estos son los gritos de la policía de la provincia del Chaco de Jorge Capitanich (Frente de Todos) que días atrás irrumpieron a patadas en la casa de una familia qom para golpearlos brutalmente y luego violar a una joven de 16 años.

Alberto Fernández apuró un tweet: “Las imágenes de violencia institucional que hemos visto en las últimas horas en el Chaco son inaceptables. Celebro que el Ejecutivo provincial haya apartado a los efectivos, pero debemos trabajar más profundamente en una problemática que es una deuda de la democracia.” ¿Desconoce Alberto Fernández que Capitanich fue gobernador entre 2007 y el 2015 y que, si hay una deuda con la democracia en Chaco, el “Coquí” es uno de los principales responsables de la violencia sistemática que sufre la comunidad qom? ¿O se hace el distraído para no dejar de ser un ´gran y buen amigo´?

Mirá también:  Estados Unidos: Biden toma la delantera en Pennsylvania y Georgia

Una situación de brutalidad policial que se replicó también en Tucumán donde Luis Espinoza, peón rural y padre de 6 hijos, fue asesinado por la policía de un tiro en la espalda y luego atado y arrojado en una zanja envuelto en plástico. El gobernador de Tucumán, otro “muchacho peronista” del Frente de Todos que va por su segundo mandato en la provincia y que prestó servicios como Ministro de Salud nacional en el 2009, goza del silencio oficialista que encubre su responsabilidad política sobre una policía provincial acostumbrada a hacer lo que le dé la gana.

La izquierda solidaria y anticapitalista que hace lo que dice

Esta semana el Nuevo MAS junto a Manuela Castañeira y otras figuras movilizamos para
acompañar la rebelión popular en Estados Unidos, gritar “¡Fuera Trump!”, repudiar la amenaza de sacar los militares a las calles, y exigir justicia por George Floyd.

El siglo XXI “inaugurado” por la pandemia del Covid-19 tiene su primer evento de la lucha de clases de peso en el corazón del imperialismo mundial. Somos conscientes de que una rebelión en EEUU podría generar, de persistir y desarrollarse la movilización, un cambio hacia la izquierda en la coyuntura mundial y poner en jaque a los gobiernos neoliberales del mundo. Y a su vez condicionar fuertemente a gobiernos que son “sociales” en las palabras, pero liberales en los hechos, como el de Alberto Fernández. Es por eso que nos jugamos al apoyo de la rebelión en curso y salimos a la calle con distanciamiento social, pero marchando para hacer sentir nuestra solidaridad internacionalista.

Los únicos amigos de los explotados son los explotados, los únicos amigos de los oprimidos son los oprimidos. ¡Cualquier acto de injusticia contra cualquiera provocado o amparado por cualquier gobierno del mundo debe ser repudiado sin miramientos! Sólo la organización
política, la lucha, la movilización en las calles y el desarrollo de la solidaridad entre los y las de abajo puede dar impulso a una alternativa a este sistema podrido.

Llamamos a la juventud, a las mujeres y a los trabajadores a luchar implacablemente contra todas las formas de opresión y la explotación del sistema capitalista y sus gobiernos, y a construir junto a nosotros una organización política que luche por la revolución y el socialismo.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Este artículo es parte de un trabajo mayor publicado en Izquierda Web el 17 de mayo de 2020. La política revolucionaria como arte estratégico   Veamos para finalizar con lo que damos en llamar el “paralelogramo de fuerzas de la política revolucionaria”. Lo concebimos como la capacidad de estar en el momento justo donde hay que estar. Se puede aprovechar hasta con organizaciones pequeñas. El paralelogramo de fuerzas es algo que inicialmente se constituye de manera objetiva, un conjunto de determinaciones que condensan objetivam...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre