Falleció Roberto, uno de los trabajadores electrocutados del ferrocarril Roca

Hacemos responsable a la empresa que no garantizó las condiciones de seguridad y al gobierno que otorga subsidios y mira para el otro lado permitiendo la desidia y desinversión. Acompañamos a su familia en estos duros momentos.

0
26

En la madrugada del día 19 dos trabajadores del tren Roca que efectuaban sus tareas en un depósito ferroviario perteneciente al Tren Roca de la localidad de Lavallol. Cuando realizaban la limpieza en el techo de una formación, sufrieron una fuerte descarga eléctrica. Uno de los trabajadores, Roberto Pereyra, falleció en el día de hoy. La patronal, Trenes Argentinos, de momento no emitió ninguna declaración.

Roberto recibió una descarga de 25 mil voltios y quedó en el techo de la formación que se incendió mientras sus compañeros trataban de asistirlo. Hasta hoy se encontraba internado en estado grave con quemaduras en más del 80% de su cuerpo. El otro trabajador que subió junto a él al techo del vagón fue expulsado por el arco eléctrico y quedó gravemente herido en el piso, también con quemaduras.

Este brutal accidente representa la realidad de miles de trabajadores ferroviarios que son expuestos todos los días a la negligencia de las empresas y el gobierno, que mira para otro lado, otorgando subsidios millonarios, mientras los empresarios llevan adelante una criminal desinversión que pone en riesgo la vida de los trabajadores y usauarios.

Por su parte, la lista Verde (pedracistas) del burócrata Sergio Sasia que conduce la Unión Ferroviaria se encargó de aclarar que los procedimientos de la investigación “se mantendrán en privado, para no alterar el marco de investigación” en un intento de separar la investigación de cualquier tipo de reclamo sindical. Una actitud que busca más cuidar a la empresa que garantizar la seguridad de los trabajadores. No nos extraña viniendo de una burocracia que es parte de los negocios de las tercerizadas ferroviarias y tiene estrechos vínculos con los empresarios.

Además, mostrando su vocación de traidores, sin repudiar esta muerte obrera,  pretendieron mostrar los hechos como “extraordinarios”. Así vuelve a actuar la burocracia sindical a la hora de guardar silencio ante la falta de condiciones de seguridad para las/los trabajadores de los ferrocarriles, que pagan –una vez más- con su vida la desidia de las patronales.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí