Sobre el discurso presidencial de cara al 8M

Es el sistema patriarcal, Alberto

La cultura patriarcal es el síntoma, no la enfermedad. Es el estado el que mantiene y reproduce el patriarcado subsidiando a la iglesia y la educación religiosa, no dando respuestas frente a la escalada de violencia de género y desviando el eje para que el movimiento de mujeres no avance con su lucha independiente hasta terminar con el sistema patriarcal.

Redaccion
Redacción de IzquierdaWeb.


Hace minutos, el presiente Alberto Fernández realizó una conferencia de prensa junto a la ministra de Mujer y Diversidad Eli Gomez Alcorta, el ministro del Interior Wado de Pedro y decenas de gobernadores de cara al 8M, día internacional de la mujer. En dicha conferencia, anunciaron  un “acuerdo federal para erradicar la violencia de genero”. En el mismo planteo que “el estado debe acompañar con políticas publicas” la solución de un problema que es parte de “la cultura patriarcal”.

El presidente hizo énfasis en que la violencia de género es un problema de la sociedad y que la falla del estado radica en “no hacer lo suficiente”, “llegar tarde”, etc. La realidad es bien distinta, el estado es una de las principales instituciones que sostiene y reproduce el patriarcado, no un agente externo al mismo.

El estado es el reproductor de una educación patriarcal al dejar que las iglesias metan sus preceptos medievales en los colegios, negando una ESI feminista y dándole al clero y a los gobiernos provinciales la posibilidad de educar en la misoginia y en la homofobia.

Mediante el planteo de que todo el problema es «cultural», el gobierno se lava las manos de sus responsabilidades. Es el Estado cuya fuerza represiva muestra su verdadera cara al conocerse las cifras de femicidas y violentos entre sus filas. Es el estado cuya justicia falla la mayoría de las veces en contra de las víctimas. ¿Por qué el estado es patriarcal? Porque responde al status quo del sistema capitalista. El estado es patriarcal porque el sistema lo es.

Para el feminismo socialista, el problema no es solo cultural. La cultura patriarcal es el síntoma, no la enfermedad. La enfermedad radica en que la subordinación de las mujeres en esta sociedad es uno de los pilares del capitalismo.

Mirá también:  No se puede tapar el ajuste con un bono

La clase dominante necesita a las mujeres sumisas y en sus casas, necesita que críen y eduquen a los futuros trabajadores, necesitan hacer creer que las mujeres “se completan” siendo madres, para que trabajen de manera gratuita en la casa, para que llenen las fábricas de empleados a costo cero.

Por eso están solo en contra del aborto de las pobres, por eso los femicidios son vistos como un número mas, porque en este sistema la mujer es un material descartable, solo un aparato reproductor que debe quedarse en su casa, así la golpeen, la humillen o incluso la maten.

El estado fue, es y será un estado de clase, y en un sistema capitalista, es un estado que responde a los capitalistas. No nos confundamos, Alberto no trae soluciones para que dejen de matar, violar y violentar a las mujeres. ¿Acaso vamos a creerle que un “acuerdo federal” con personajes como Manzur va a terminar con la violencia hacia las mujeres? Personajes que obligan a parir nenas de 11 años, que hacen cruzadas en contra del derecho a decidir sobre nuestro cuerpo. El gobierno plantea como solución a la violencia de género, consensos por arriba con quienes defienden y reproducen esa misma violencia.

Para terminar con la “cultura patriarcal” hay que tirar el «sistema patriarcal», separar la iglesia del estado, poner en pie una educación sexual laica, científica y feminista; generar planes de vivienda, subsidios y acompañamiento para víctimas de violencia; destituir a jueces y funcionarios que amparan la violencia de género, atacando al sistema capitalista y patriarcal, su estado, su justicia, su fuerza represiva y sus falsas promesas con la movilización en las calles, como se conquistó el aborto legal.

Mirá también:  El origen del 8 de Marzo: Día internacional de la mujer trabajadora

Alberto dijo hace poco que estaba contento de “terminar con el patriarcado”. Mientras el gobierno desvía el eje de los verdaderos responsables por la reproducción del patriarcado, flaco favor le hace a la lucha del movimiento de mujeres.

 

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Este artículo es parte de un trabajo mayor publicado en Izquierda Web el 17 de mayo de 2020. La política revolucionaria como arte estratégico   Veamos para finalizar con lo que damos en llamar el “paralelogramo de fuerzas de la política revolucionaria”. Lo concebimos como la capacidad de estar en el momento justo donde hay que estar. Se puede aprovechar hasta con organizaciones pequeñas. El paralelogramo de fuerzas es algo que inicialmente se constituye de manera objetiva, un conjunto de determinaciones que condensan objetivam...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre