Balance de la lucha de los trabajadores de salud

Elefantes de Neuquén: Triunfo de una lucha esencial que consiguió el 53% de aumento

La victoria obtenida por las y los trabajadores de la salud de Neuquén deja muchas enseñanzas para conocer y discutir en todos los hospitales y centros sanitarios del país. Aquí desarrollamos los elementos que consideramos centrales.



Jamás se había dado una lucha así en salud de la provincia que se organizara desde abajo en cada lugar de trabajo, que ganara el apoyo del resto de los trabajadores y la comunidad, que se coordinara en interhospitalarias, que mostrara con cortes de ruta en Vaca Muerta que hay plata si se afectan las ganancias millonarias de las multinacionales, que en base a la participación masiva y la democracia adquiriera la fuerza necesaria para torcerle el brazo al gobierno y a los serviles dirigentes de los sindicatos.

De la indignación ante el 12% acordado por ATE a la acción

A fines de febrero ATE Neuquén firmó con el gobierno provincial del Movimiento Popular Neuquino (MPN) un acuerdo por un12%. La indignación por tener que enfrentar un segundo año de pandemia con un brutal ajuste salarial generó el rechazo masivo en las y los trabajadores. Lihué del Hospital Heller, explica que “los primeros pasos fueron con miedo y muchas dudas”, que se empezaron a organizar de a poco en cada hospital hasta llegar al primer paro de marzo.

La lucha fue la que empezó a desarmar los miedos que siempre meten para paralizar a las y los trabajadores: siempre buscan que la conclusión sea que no se puede. Pero se empezaba a poder contra los que agitaban el temor a los despidos de contratados, que una vez que el gremio cerró la paritaria ya está, que la pelea es ilegal y argumentos paralizantes en la misma línea.

“Nos dicen esenciales pero nos consideran descartables”

El gobierno del MPN intentó frenar la lucha con sumarios para meter miedo y desarmar la organización. El burócrata de ATE Carlos Quintriqueo que firmó el 12 por ciento intentó ridiculizar la lucha al calificar de “elefantes” a los autoconvocados. Las y los trabajadores fueron constatando que así como para el gobierno y la burocracia eran descartables, para quienes se atienden en los hospitales y el resto de los trabajadores realmente eran esenciales.

Las miradas distintas que podemos tener entre trabajadores se discuten de frente, en confianza, desde abajo. Así con la autoorganización se avanza y se construye la independencia de los trabajadores ante los intereses del gobierno y los empresarios que sólo piensan en ellos. Dirigentes como Quintriqueo defienden esos intereses ajenos, no los de los trabajadores.

Entonces con el apoyo masivo, empezaron a endurecer las medidas y empezaron los cortes de ruta. Luego se dio un salto con piquetes simultáneos que incluyó uno en las barbas de Vaca Muerta, para afectar las ganancias de las petroleras. Se hizo necesario radicalizar la lucha porque si no se avanza el gobierno juega al desgaste. Para eso es necesario ganarse el apoyo del resto de la población trabajadora, cosa que se logró con los camioneros y los petroleros, por poner dos ejemplos.

Mirá también:  Laguna de Rocha y Santa Catalina en peligro

Firmeza ante una propuesta de bonos

La primera conquista de importancia que consiguió la lucha fue que el mismo gobierno que dio el aumento miserable y que busca sancionar a los luchadores tuvo que reconocer a los autoconvocados y sentarse a negociar con los representantes designados en la asamblea interhospitalaria. Allí, sin embargo, no dio el brazo a torcer de una y presentó una oferta de aumento en 3 bonos de 10 mil a lo que luego de la negativa agregó otra cuota más de otros diez mil. El rechazo fue unánime. Los aumentos tienen que ir al básico. Detrás de la oferta de bonos, por otra parte el mismo mecanismo usa a nivel nacional Alberto Fernández, no sólo está la precariedad sino también la concepción de que el aumento sólo se justifica por la pandemia. En realidad, al calor de la lucha contra el Covid las y los trabajadores de la salud logramos visibilizar el esfuerzo de siempre que hacemos los que sostenemos la salud pública. Esa es la fortaleza detrás del planteo para que el aumento vaya al básico.

Con la dignidad de ser primera línea contra la pandemia y contra la miseria salarial

El conflicto de a poco se empezó a nacionalizar. Al principio los medios de los empresarios sólo hacían foco en el “problema de Vaca Muerta”, pero se fue corriendo el velo que detrás había una lucha de la primera línea de la salud, esa a la que llamaban a aplaudir y dejaban en banda. De golpe, el traidor que había firmado el 12 por ciento, llamó a un paro. El gobierno lo volvió a llamar a negociar a él. Estaban dispuestos a ceder pero a último momento querían ver si podían adjudicarle el triunfo al representante sindical del gobierno y no de los trabajadores. Pero esa nueva oferta también es rechazada por “los elefantes”. Finalmente, se le arranca al gobierno 53% en cuotas de acá a diciembre, más algunos otros puntos como dos sumas fijas de 20 mil por ropa, pases a planta de eventuales y una suma fija de 3.500 hasta agosto para salarios menores a 55 mil.

El 28 de abril por la noche convergieron en la capital neuquina las y los luchadores de la salud que cortaban las rutas, con otros trabajadores y organizaciones sindicales y políticas que apoyamos el conflicto para festejar el triunfo, el aumento, pero también la dignidad de quien se pone de pie.

Mirá también:  Ahora | Los mineros de Río Turbio anuncian paro total

Hoy se enfrentan los sumarios del gobierno a la vez que se fortalece a los autoconvocados mientras se disputa la representación gremial en cada hospital y centro de salud para sacar a los que no los representan.

Este triunfo, esta experiencia de lucha y organización debe recorrer los hospitales y centros de salud de todo el país. Para socializar las conclusiones de cómo en Neuquén la primera línea contra el Covid se convirtió también en primera línea contra la miseria salarial y por la dignidad.

A pesar del abandono de los dirigentes sindicales vendidos a la billetera del gobierno, que han boicoteado una por una todas las luchas, el reclamo de las y los trabajadores de la salud recorre todo el país. Los vientos de Neuquén llegaron hasta Río Negro, donde también frente a una traición de ATE se autoconvocaron y comenzaron a luchar por fuera del gremio, y parece que esa es la salida que están adoptando en muchos lados, están los ejemplos de las y los trabajadores municipales del Gran Bs As que están peleando contra sueldos de indigencia en varios municipios como San Miguel, Malvinas Argentinas, La Matanza o el caso de los Hospitales Alende y Materno Infantil de Mar de Plata.

El 12 de Mayo, Día Internacional de la Enfermería se realizarán paros, movilizaciones y concentraciones en Ciudad de Bs As y muchas provincias; es que la bronca no se aguanta más, cansados de poner el cuerpo es hora de que  se reconozca salarial y laboralmente al equipo de salud, hay que pelear por una aumento general de salarios del personal de salud, vamos por una equiparación nacional del salario básico, nadie puede ganar menos de $60.000, es una vergüenza que el único gesto del gobierno nacional ha quedado reducido a los miserables bonos de $5.000 del año pasado y los $6.500 que  dieron este año, mientras vemos cómo los empresarios se la siguen llevando en pala y el gobierno prefiere pagar la deuda externa en lugar de destinar esos fondos para la salud.

Hay que seguir organizándose por abajo para seguir la lucha por nuestros reclamos, desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre estamos comprometidos con esta lucha, sumáte a nuestra agrupación para lograr juntos una organización democrática que realmente represente los intereses de las y los trabajadores.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Este artículo es parte de un trabajo mayor publicado en Izquierda Web el 17 de mayo de 2020. La política revolucionaria como arte estratégico   Veamos para finalizar con lo que damos en llamar el “paralelogramo de fuerzas de la política revolucionaria”. Lo concebimos como la capacidad de estar en el momento justo donde hay que estar. Se puede aprovechar hasta con organizaciones pequeñas. El paralelogramo de fuerzas es algo que inicialmente se constituye de manera objetiva, un conjunto de determinaciones que condensan objetivam...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre