Elecciones UNR: Entre el avance de las gestiones y la vuelta del movimiento estudiantil

Los días 5, 6 y 7 de abril se llevaron adelante las elecciones a centros de estudiantes en la Universidad Nacional de Rosario. En una elección vaciada de participación estudiantil luego de dos años de pandemia se registró un importante avance de las agrupaciones radicales, ligadas al rectorado y la intendencia de Pablo Javkin. En Humanidades y Artes el ¡Ya Basta! hizo un importante desembarco como parte del Frente de Estudiantes de Izquierda que conquistó dos Secretrarías y una Consejera Estudiantil.

0
141

Las elecciones en la UNR arrojan un resultado contradictorio. La frescura y vitalidad del movimiento estudiantil que reingresa a la vida universitaria presencial tras dos años de pandemia y atomización se vio contrastada por el avance en los centros de estudiantes de fuerzas conservadoras, ligadas al radicalismo y las gestiones universitaria. Fueron elecciones en general con poquísima participación estudiantil, que se reflejó en una votación históricamente baja en la Facultad de Humanidades y Artes, por ejemplo.

El cambio más dinámico se dio, en este sentido, en las facultades de Derecho, Psicología y Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, donde agrupamientos radicales desplazaron de la conducción al peronismo en los primeros dos casos y al filokirchnerismo (El FEU del ALDE-PCR, Patria Grande y el Evita) en el último. Con estos números el radicalismo podría hacerse de la conducción de la Federación Universitaria de Rosario.

El panorama que arrojan los resultados es de una alta concentración de centros ligados directa o indirectamente al rectorado. De doce, siete quedan en manos de estas fuerzas (Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, Derecho, Psicología, Económicas, Veterinaria, Agronomía y Odontología), dos en manos del MNR (Bioquímica y Farmacia e Ingeniería), otros tantos en manos del ALDE (Medicina y Arquitectura) y Humanidades y Artes en manos de la filokirchnerista Mate Cocido. La izquierda hizo una discreta elección a nivel universidad, destacándose en Humanidades.

El reflejo de lo que fue 

El ingreso de miles de estudiantes a la vida social y política de la universidad marca un cambio rotundo con respecto a los dos años de aislamiento, desorganización y abandono educativo que sufrió el movimiento estudiantill en la pandemia. Hay tres “generaciones” de estudiantes que empiezan a hacer su primer experiencia real en la universidad e incluso quienes reingresan a la vida universitaria lo hacen bajo nuevas coordenadas políticas.

El panorama conservador que se da en los resultados parece reflejar más los años de atomización que vivió el movimiento estudiantil durante la cuarentena, en los que la gestión radical de la UNR se encargó de publicitar obras e iniciativas -mayormente simbólicas- a la par que le dio a sus agrupaciones estudiantiles todas las herramientas para llegar virtualmente a estudiantes que se encontraban aislades en sus casas, lejos de cualquier espacio de organización y en muchos casos a muchos kilómetros de Rosario en sus pueblos y ciudades.

Ante la ausencia total de los centros de estudiantes y la FUR alineados con el gobierno nacional, que se pararon como garantes del “quedate en casa”, el único vínculo que le quedó a un sector de les estudiantes con la universidad fue a través de las gestiones, sus centros y agrupaciones. Tampoco colaboró que el FIT se haya alineado desde un comienzo con la cuarentena, abandonando la pelea por organizar activamente al movimiento estudiantil y la presencialidad. En contraste, desde el ¡Ya Basta! Impulsamos iniciativas como la cuarentena solidaria con hospitales en todo el país y nos plantamos desde un primer momento por una presencialidad segura.

Sin embargo esta vuelta a la presencialidad se da también sobre nuevas coordenadas políticas. El mundo pospandémico aparece atravesado por el fantasma de la guerra en Europa, la escalada de precios sin control, la crisis ecológica y otros factores que muestran el verdadero rostro del capitalismo, a la par que aparecen alternativas progresivas como el movimiento ambientalista mundial, el movimiento de mujeres que conquistó el aborto legal y la libertad a Higui o las rebeliones populares que cruzaron Latinoamérica y Estados Unidos en los últimos años.

La campaña electoral en Humanidades y Artes

En la Facultad de Humanidades y Artes la vuelta a la presencialidad vio una ofensiva de la gestión y sus agrupaciones (SOMOS – Oktubre) para desplazar a una Mate Cocido completamente desmoralizada y sin orientación política tras dos años de nula actividad del Centro. Contribuyó al clima de despolitización un edificio en obra, con estudiantes de carrera politizadas como Historia cursando fuera la facultad y Bellas Artes -la carrera más numerosa- cursando casi totalmente virtual. En ese clima avanzó Oktubre y la Mate Cocido retuvo el centro por unos pocos votos, la amplia mayoría de Música que cursa aparte del resto de la facultad.

Nuestra campaña electoral se centró en recuperar el rol activo del movimiento estudiantil con la vuelta a la presencialidad, para que la juventud intervenga en la crisis y sea parte de la historia. Pasando por los cursos y discutiendo en los pasillos pudimos registrar la curiosidad e inquietud politica de muches estudiantes que buscan comprender los fenómenos nuevos que están pasando y pensar cómo incidir tanto en las cosas complejas, como la crisis ecológica, así como en las más concretas como las dificultades para alquilar, sostener el estudio o la falta de horarios acordes a la realidad de una juventud que en muchos casos trabaja y de manera muy precaria. 

Y es que también pesa, y mucho, la crisis política que atraviesa el gobierno nacional. La inflación no para, haciendo difícil sostener el estudio. Las condiciones de cursada -aunque tal vez no se termine de registrar por el entusiasmo que genera volver a encontrarse- son muy precarias, sobre todo en facultades como Humanidades y Artes, que cuentan con presupuestos muy bajos y apuestan al negocio de los posgrados pagos. El acuerdo del gobierno con el FMI sólo puede empeorar estas condiciones.

Esto le coloca al movimiento estudiantil el desafío de ponerse de pie para defender sus condiciones de estudio y organización pero también para ser parte y darle fuerza a peleas como la ambiental o la del movimiento de mujeres y diversidades. En la Facultad de Humanidades y Artes, con un centro muy debilitado, ese desafío está planteado más claramente.

La apuesta por una Juventud Anticapitalista

Por eso nos jugamos a relanzar el ¡Ya Basta! como una agrupación juvenil que en estos años de pandemia nunca abandonó las calles y apostó siempre a la organización independiente del movimiento estudiantil, incluso en condiciones muy adversas de aislamiento y fragmentación de la experiencia en las que los centros de estudiantes y la FUR kirchnerista se borraron por completo de la escena. Impulsamos cortes del Puente Rosario-Victoria contras las quemas en los humedales e importantes asambleas ambientales, fuimos parte de la conquista del aborto legal, exigimos justicia por Facundo Castro, entre muchas otras peleas.

Nuestra participación en estas elecciones en la Facultad de Humanidades y Artes como tercera fuerza del Frente de Estudiantes de Izquierda -más allá de nuestras diferencias políticas con el FIT a nivel de la nacional e incluso en lo propiamente estudiantil- tiene que ver con la perspectiva de construir frentes únicos del activismo y la izquierda que sirvan para poner de pie al movimiento estudiantil. Desde ese lugar defendemos todas y cada una de las conquistas del frente pero somos claros en decir que la política de las Secretarías y Consejería deben discutirse de conjunto y apostando a organizar a les estudiantes, independientemente de la fuerza que ocupe nominalmente el cargo.

La vuelta a la presencialidad en un mundo en crisis traerá nuevos desafíos para el movimiento estudiantil y, con ellos, nuevas oportunidades para construir una fuerte juventud anticapitalista que esté a la altura de organizarlo para ser protagonista ¡Agradecemos a todes les que apostaron por nosotres en las elecciones estudiantiles y les invitamos a sumarse a construir esta juventud anticapitalista con nosotres!

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí