Luego de la rebelión

Elecciones a convencionales constituyentes en Chile

Hay que apoyar las opciones de ruptura con el régimen neoliberal y pinochetista y poner en pie una alternativa anticapitalista y socialista.

Melvin Gallardo

Por estas horas se están realizando en Chile las elecciones para convencionales que redactaran una «nueva constitución».

En esta jornada que podríamos catalogar de histórica para el pueblo chileno, en razón de que podría abrir un proceso de cambios políticos importantes para el país, aunque como señalamos en notas anteriormente el proceso tiene sus limites. La ciudadanía concurrir a las urnas para elegir a los 155 convencionales que tendrá por misión reformar la constitución de 1980 heredada de la dictadura pinochetista.

Recordemos que este proceso se abrió a partir de las movilizaciones sociales y la rebelión popular que conmocionaron y remecieron al país a fines del 2019. Fue una conquista del movimiento social y de la lucha en las calles de miles de jóvenes, mujeres, trabajadores, y de ciudadanos que enfrentaron valientemente la brutal represión del régimen. Pero también fue una concesión del sistema político y económico para asegurar la supervivencia del gobierno del derechista y neoliberal Sebastián Piñera que buscaba desactivar las protestas y movilizaciones, o por lo menos encausarla por medios institucionales.

El llamado «Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución» de mediados de noviembre de 2019, y refrendado por todos los partidos del sistema político en el

parlamento chileno, desde la derecha pinochestista hasta los partidos de «centro izquierda», tenia por objetivo la desmovilización y el vaciamiento de las calles.

Por esto se planteó un plebiscito con elementos de trampa para limitar toda posible modificación estructural del régimen de explotación que vive y sufre el pueblo chileno desde hace 40 años.

En las urnas el pueblo chileno el 25 de octubre de 2020 dio un categórico, masivo y rotundo triunfo a la opción de modificar la constitución vigente votando por Sí, a la vez que eligió la Convención Constituyente (con la totalidad de los constituyentes elegidos) que triunfó ampliamente sobre la constitución mixta (que sólo permitía la elección de la mitad, completándose el resto con parlamentarios de las fuerzas actuales).

Mirá también:  Chile: Hasta que la dignidad se haga costumbre

Más allá de esto, la instancia de Convención Constituyente no podrá legislar sobre algunos temas neurálgicos del sistema neoliberal chileno: por ejemplo no podrá modificar los tratados, de libre comercio de Chile con los bloques económicos mundiales (los cuales definen el modelo económico neoliberal que tiene el país en la actualidad). Tampoco es una Convención Constituyente plenipotenciaria, en el sentido de que pueda intervenir los otros poderes del Estado. Es decir, que si sus dictámenes fuesen contrarios al orden jurídico delimitado para su función, los otros poderes del Estado (Ejecutivo, Congreso) podrían recurrir a la Corte Suprema para vetarlos.

Por otra parte, los quórums supra-mayoritarios (se requieren dos tercios de los votos constituyentes para la votación de los artículos del nuevo texto constitucional, otorgando poder de veto al minoritario 1/3), sumado al método de elección de los delegados constituyentes mediante el mismo sistema de elección de parlamentarios, a través de las listas de los partidos del régimen, pretenden hacer finalmente de la Convención Constituyente una estafa, dándole poder de veto a los sectores conservadores y permitiendo que esas mismas fuerzas políticas hegemonicen ese espacio. Como podemos apreciar es un proceso maniatado y que encierra un sinnúmero de mecanismo para entrampar la voluntad popular.

A pesar de las trampas y limites, llamamos a todas las fuerzas que se identifican con los sectores populares, los jóvenes, las mujeres y los trabajadores, a votar por aquellos candidatos que expresen una ubicación de independencia de clase y cuyas propuestas cuestionen lo elementos más estructurales del régimen político, social y económico de Chile. Todas aquellas propuestas que se identifiquen con la ruptura de todos los tratados de libre comercio, por la ruptura de los lazos políticos y la subordinación económica al imperialismo, y que llamen a poner los recursos económicos del país al servicio de los explotados y oprimidos; por una caja jubilatoria universal y pública que garantice una jubilación digna para todos los trabajadores y por el fin de las AFP; por acceso a la salud y la educación pública y gratuita universal; por la elaboración plena de una nueva Constitución que tire a la basura la pinochetista y funde un país cuyo poder esté basado en la satisfacción de las necesidades de los trabajadores, la juventud, las minorías nacionales y todos los sectores oprimidos. Por aquellos que propongan la disolución de los carabineros responsable de asesinatos, amputaciones oculares y torturas a lo largo de la democracia y particularmente del 2019 a la fecha; aquellos candidatos que propongan la cárcel para todos los represores y responsables tanto materiales como políticos de la represión etc.

Mirá también:  La crisis política del gobierno de Piñera

Por el contrario, llamamos a no confiar en los candidatos conciliadoras como los del Partido Socialista, Partido Comunista, Frente Amplio, que se han mostrado como el ala centro izquierda del régimen sobre el que gobierna Piñera.

Y por último, llamamos a continuar organizando la rebelión y la movilización, única herramienta para condicionar cualquier tipo de engaños y atropellos a los deseos de las amplias masas que se han expresado por terminar de una vez por todas con el régimen represor y neoliberal heredado del pinochetismo.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Artículo: Monthly Review. Traducción por Delfina Castellú Entre los académicos angloparlantes, la valoración usual de los escritos filosóficos de Frederick Engels ha sido hasta hace poco casi totalmente negativa. Los críticos de Engels han tendido a juzgarlo como un fracaso filosófico: un aficionado cuyo diletantismo cargó a la izquierda marxista del siglo XX con una ontología reduccionista, una epistemología positivista y una política fatalista. De acuerdo con sus críticos, el problema nodal de su  pensamiento fue su aceptación del concepto...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre