El PSOL en la encrucijada

La dirección mayoritaria del PSOL da pasos en el sentido de liquidar al partido como alternativa de izquierda.

0
187

Unificar a toda la izquierda para la construcción de un frente anticapitalista

El inicio de año está marcado por la combinación de la crisis pandémica, ambiental, económica, social y política global. Este escenario mantiene las difíciles condiciones anteriores y añade nuevos elementos de adversidad a la vida de las masas. Tensiones y crisis sin que se vislumbre una solución en el horizonte. Mientras tanto, Lula y el PT dan pasos en el sentido de construir un frente electoral muy amplio, con Geraldo Alckmin como vicepresidente, con los artífices del impeachment a Dilma, con el Centrão y con el capital financiero. Como agravante, Boulos y la dirección del PSOL dan señales cada vez más claras no sólo de llamar a votar por Lula en la primera vuelta, sino incluso para ingresar a dicho frente de coalición de clases. Si se concreta, esto significará la liquidación completa del PSOL como alternativa de izquierda.

En el último período hemos tenido el avance de importantes contrarreformas, como la privatización de Eletrobras y la autonomía del Banco Central. Otros ataques, como la reforma administrativa y la privatización de Correos, sólo no avanzaron por el desgaste del gobierno, la resistencia de los trabajadores y la entrada anticipada al proceso electoral. Pero estos temas volverán a instalarse en la próxima legislatura independientemente de quién resulte electo.

La estanflación que estamos viviendo no ha hecho más que aumentar el drama social. Incluso la lenta recuperación del empleo en los últimos meses se da en sectores específicos. Estos trabajos son precarios y mal pagados. Además, los precios de los combustibles y los alimentos han vuelto a subir, creando restricciones de todo tipo para las masas.

Otro elemento que agrava el flagelo social de las masas está vinculado al empeoramiento de las condiciones de vida socioambientales. Además de batir récords de deforestación y sequías prolongadas, en los últimos meses hemos sido testigos de un aumento de lluvias intensas que han causado muertes en Bahía y Minas Gerais. En los últimos días, inundaciones y aludes de tierra en ciudades del interior y gran São Paulo han causado la muerte de 27 personas.

Desde finales de 2021 hasta ahora, hemos visto tomar fuerza a la nueva ola de contagios y muertes por la nueva variante del Sars-Cov 2 (Ômicron), mucho más contagiosa que la anterior, haciendo que el número de camas en el sistema de salud vuelva a ser una amenaza de catástrofe sanitaria. Actualmente, la pandemia produce un promedio semanal de 689 muertes diarias en Brasil, según datos actuales. Este fenómeno ejerce potencialmente más presión sobre la realidad política.

Ciertamente, ninguno de estos dramas humanos son causados ​​únicamente por fuerzas incontrolables de la economía o la naturaleza. Todos son resultados directos de políticas que favorecen abiertamente los intereses de la clase dominante. Esas políticas fueron desarrolladas por el neofascista Bolsonaro, que sabotea descaradamente la vacunación contra el Covid-19, destruye los derechos laborales, fomenta la deforestación, no invierte en obras de infraestructura y garantiza la máxima libertad para la superexplotación y opresión de las masas -que es comunes a gobiernos burgueses que no son abiertamente negacionistas, pero que comparten el mismo darwinismo social y ultraliberalismo, como es el caso de João Dória en São Paulo.

Los problemas antes mencionados, entre otros, no se resolverán simplemente mediante el proceso electoral, ya que son el resultado de una correlación de fuerzas construida por un largo proceso de ofensiva de la clase dominante y resistencia de los trabajadores. Sin embargo, esta resistencia se vio limitada por una estrategia sistemática de conciliación de clases promovida por la dirección lulista del movimiento de masas. De lo contrario, no se entendería por qué las contrarreformas han ido tan lejos y por qué la clase obrera está tan a la defensiva en nuestro país.

Ciertamente no podemos dejar de lado la dinámica político-electoral como parte táctica importante para superar esta misma correlación de fuerzas. Como ya hemos señalado en otras notas, estamos viviendo una situación en la que la anticipación del proceso electoral nunca ha sido tan decisiva para los desarrollos futuros. Por ello, necesitamos posicionarnos claramente, construir estrategias y tácticas para contribuir a revertir la correlación de fuerzas desfavorable antes mencionada.

Un frente de salvación nacional en construcción

Para esbozar una breve definición del marco electoral de la izquierda socialista y sus posibles dinámicas, partiremos del movimiento que han hecho Lula -y el PT- en torno a su amplísimo frente con la burguesía. Además de tener a Geraldo Alckmin (sin partido, ex-PSDB) como candidato a vicepresidente (lo que parece ser cada vez más cierto), el movimiento frentista de Lula va de la A a la Z en el espectro político de los partidos de la clase dominante -desde el PSB , al Centrão, pasando por sectores del PSDB.

La fuerza gravitatoria de este frente se basa en una proyección de intenciones de voto que, de mantenerse hasta octubre, podría llevar a Lula a la victoria en la primera vuelta electoral. Este hecho ha llevado a sectores del PSD, MDB, Republicanos, PSC y PP (partidos que son la base de apoyo de Bolsonaro) a inclinarse por apoyar la candidatura de Lula, o incluso, líderes de estos partidos han abierto la posibilidad de discutir acuerdos regionales -principalmente en el noreste – con el PT.

Además de la posible estampida de Centrão, ante la debilidad de la tercera vía sectores del capital financiero también dan indicios de que Lula puede ser la única alternativa a Bolsonaro, que ya no es funcional a sus intereses. Sin embargo, considerando que quedan 8 meses para las elecciones, las definiciones aún no están tomadas y mucho dependerá de la consolidación de la boleta con Alckmin, sus salidas programáticas y la composición con partidos del centro político.

Si los planes y las voluntades políticas de Lula y PT tienen éxito, se instalará un frente electoral de conciliación de clases aún más a la derecha que la fórmula Lula/Alencar en 2002. Esto configura no sólo un frente popular sui generis, sino que avanza hacia una especie de frente electoral de «todos contra Bolsonaro», más a la derecha que la experiencia de Lula a principios de siglo.

Sin embargo, independientemente de todo este despliegue para crear un arco de alianzas, que va del centro a la derecha, y a diferencia de los sectores de izquierda del PSOL, pensamos que se formalice o no la fórmula con Alckmin, con o sin el apoyo del Centrão o del capital financiero, cualquier frente bajo la dirección de Lula y el PT será de conciliación de clases, y por lo tanto no puede ser un frente de izquierda. Eso es lo que tratan de ocultar los líderes de Resistencia y otras tendencias dentro del PSOL. Esto es una falsificación total de la realidad, de lo que significan Lula y el PT, una manipulación para engañar a la base de nuestro partido y a los sectores más avanzados de nuestra clase con el objetivo de disfrazar su total paso al campo del posibilismo, a la teoría de los campos, es decir, la capitulación al lulismo y la ruptura con la independencia de clase[1].

Lo cual, como hemos dicho muchas veces, no significa abandonar el diálogo con la base del PT o incluso con los votantes de Lula. La diferencia que tenemos en este sentido con la dirección mayoritaria del PSOL y parte de los sectores de izquierda socialista que lo componen -como es el caso de los compañeros de Resistencia, con quienes hemos polemizado con frecuencia- es que este diálogo sólo puede llevarse a cabo con eficacia desde una posición independiente. No capitular ante el lulismo, como creemos que lo han hecho, sino hacer el debate a partir de la necesidad imprescindible de poner en pie una agenda para derrotar a Bolsonaro en las calles y, consecuentemente, en las urnas. Hacerlo desde un programa anticapitalista que dialogue y atienda las necesidades de los trabajadores y los oprimidos y dé pasos concretos hacia la construcción de un frente de izquierda sin patrones y burócratas que intervenga en el movimiento social con miras a la movilización y organización independiente.

Cualquier diálogo con la base petista sin esta herramienta política no es más que una utopía pequeño burguesa, en la que los sectores de vanguardia y de masas pueden disputarse con el PT sin construir otro campo político-organizativo independiente y luchando duramente -con demandas y denuncias sistemáticas- por la superación del lulismo como estrategia necesaria para la clase obrera brasileña. En otras palabras, estamos atrapados en la ideología oportunista e inconsecuente de que el PT todavía está en disputa, dejándonos como asesores de izquierda del lulismo, mientras no contribuye a la movilización para derrotar a Bolsonaro ni construye una alternativa política que está a la altura de las necesidades de nuestro país.

La liquidación del PSOL en dos frentes

La decisión tomada -con un estrecho margen (56% de los votos)- por el último Congreso Nacional de esperar a la Conferencia Electoral de abril para definir nuestra política electoral (si tendremos o no candidatura propia, si votaremos por Lula en primera o segunda vuelta, si se unen a la coalición de clases o construyen un frente de izquierda), como era de esperarse, ha cumplido la función de dejar las manos libres a la dirección mayoritaria para negociar en torno al apoyo a la candidatura de Lula y a la construcción de una Federación de Partidos con partidos políticos del orden. Todo esto sin ninguna consulta con la base del partido.

Aún con su carácter abiertamente neoliberal, expresado en las negociaciones para que Alckmin sea vicepresidente de la candidatura de Lula, figuras públicas del partido y de la dirección nacional han manifestado que la presencia del ex-tucano no sería impedimento para componer este amplio frente amplio burgués, siempre y cuando se incorporen puntos programáticos…

Este fue precisamente el tenor de la conversación de Lula con Guilherme Boulos la semana pasada, y que será discutida más extensamente en las próximas semanas con la participación de los líderes nacionales de ambos partidos. Negociación que incluye también la posibilidad de que Boulos deje la precandidatura al Gobierno del Estado de São Paulo en favor de Fernando Haddad, saliendo como candidato a Diputado Federal, o siendo ministro en un posible gobierno de Lula… Una decisión, si es confirmada, antidemocrática, ya que pasa por encima del importante planteamiento en el Congreso de nuestro partido de mantener nuestra propia candidatura al Gobierno con Boulos.

Además de las negociaciones para unirse a este frente amplio con la burguesía, como parte de la política de liquidación definitiva del PSOL como alternativa de izquierda al lulismo, la dirección mayoritaria avanza a pasos agigantados en el proceso de negociación para conformar una federación de partidos con la Red de Solidaridad[2]. Una federación con un partido social-neoliberal notoriamente burgués como la Rede, que votó a favor de destituir a Dilma y reformar la Seguridad Social, es un insulto. Por ello, tanto el debate en torno a las negociaciones del PSOL con Lula y el PT como con la Rede merecen la máxima atención por parte de la militancia, corrientes políticas y personalidades públicas del partido, en particular de su bloque de izquierda, que de manera preocupante aún presenta sectores que no se definieron políticamente sobre el tema.

Tanto la entrada en una alianza electoral burguesa como la formación de una federación de partidos con la Rede significarían una ruptura con la independencia de clase para el PSOL. La independencia de clase frente a la burguesía, la acción directa, la democracia de base y el internacionalismo son principios políticos innegociables para la construcción de una perspectiva auténticamente clasista (revolucionaria).

Los principios políticos, para un marxista, no se establecen de forma aleatoria, idealista, utópica ni por fuera de las condiciones materiales de la experiencia histórica concreta de la clase trabajadora. Al contrario, fue justamente la reflexión rigurosa sobre esa experiencia, sus victorias y sus derrotas, la que nos enseñó las coordenadas esenciales de la lucha de clases. Objetivamente, no podemos hacer política directamente y solo con los principios: se necesitan líneas estratégicas y tácticas concretas para ir al campo de batalla de la lucha de clases. Sin embargo, principios, estrategias y tácticas forman un todo indisoluble y articulado. Hay tácticas que significan rupturas abiertas con las estrategias y principios socialistas, este es el caso de unirse a la coalición electoral de Lula y compañía. En otras palabras, significaría simultáneamente una ruptura con el principio de independencia de clase que liquidaría al partido como alternativa de izquierda y debilitaría la lucha por la movilización directa de las masas para derrotar a Bolsonaro, dos de nuestras estrategias centrales de esta etapa política.

Dependiendo de la importancia real de la organización que los transgrede -los principios- el resultado tendrá, por supuesto, un alcance diferente. Si la organización es de masas, como el PT, conducirá a traiciones históricas, como lo han sido los gobiernos del PT en todos los niveles y sus políticas en dirección al movimiento de masas. Si se trata de una organización de vanguardia como el PSOL, transgredir los principios, en particular la independencia de clase, conducirá a la desmovilización, desorganización, desmoralización y rebajamiento de la perspectiva política de amplios sectores de la vanguardia.

En el caso del PSOL, esta política de su dirección mayoritaria también significa liquidarse como una alternativa de masas a la izquierda del PT, basándose en la concepción “campista” de esta dirección. Se presenta como una traición directa a la necesidad histórica de la clase obrera en Brasil. Cuando se trata de grupos más pequeños, corrientes políticas aún en la etapa de grupos fundacionales o grupos de propaganda, ciertamente el impacto inmediato en la realidad objetiva es prácticamente nulo, este es el caso de la mayoría de las organizaciones de izquierda del PSOL[3]. Sin embargo, embarcarse en la canoa de la conciliación de clases de forma activa o pasiva significa cerrar el camino a la construcción estratégica de una corriente política que pueda jugar algún papel significativo en un proceso de transformación de la realidad.

Basta de «saludo a la bandera», hay que construir el frente de izquierda en la práctica

Con esta nota no queremos agotar todas las posibilidades tácticas, sino ayudar a esclarecer que transgredir principios políticos fundamentales, entre ellos el de la independencia de clase como principal, necesariamente nos lleva a desastres de grandes, pequeñas o medianas proporciones a corto, mediano o largo plazo. Nuestra intención es discutir con los militantes del PSOL, señalando que las cartas todavía no están echadas. Que tenemos que apelar a la base, dando una batalla muy dura contra cualquier acuerdo que signifique que el PSOL se una a esta alianza con la burguesía dirigida por Lula y el PT.

Nuestra lucha ciertamente no es solo por la negativa. Cada batalla se lleva a cabo con una línea política común. Tampoco pretendemos con esta nota detallar la línea táctica de este combate interno (en cierta medida también externo), sino presentar el eje que consideramos central en esta batalla. Para nosotros, en todas las instancias partidarias, especialmente en la Conferencia Electoral, tenemos que oponer a la línea de entrada a un frente sin independencia de clase, la construcción del frente de izquierda. No podemos quedarnos en el terreno del juramento a la bandera, viviendo la vida como si nada, como si la independencia política del PSOL pendiera de un hilo. Lamentablemente esa ha sido la postura de algunas tendencias internas del PSOL. izquierda.

La lucha contra la liquidación del partido no se hace sólo en marcos internos y con retórica vacía. Una línea de frente de izquierda para las luchas y las elecciones que tenga algún impacto en la realidad, para que se concrete, necesita contar con las fuerzas de izquierda del partido, como la pre-candidatura de Glauber Braga, con los partidos, organizaciones y movimientos que se colocan contra la alianza con la burguesía que Lula está montando. Debemos realizar un amplio debate interno en base al significado del posible ingreso del PSOL en ese frente. Es necesario que Glauber, las corrientes del PSOL, los dirigentes y figuras públicas que defienden su precandidatura, realicen inmediatamente un amplio llamado a todas las organizaciones que se colocan en el campo de la independencia de clase para la construcción inmediata de un bloque de izquierda independiente, que tome las tareas fundamentales de la coyuntura, cuya dirección el PSOL se niega a asumir – en realidad yendo a contramano de ellas. Tareas que de forma muy sumaria pasan por la construcción de un funcionamiento democrático de ese frente, un programa mínimo común para derrotar a Bolsonaro, revertir las contrarreformas, garantizar el empleo, tierra y vivienda para todos, y darse política para incidir de forma independiente de la burocracia lulista sobre las organizaciones y movimiento de masas.

Estamos en un momento decisivo para el PSOL, podemos revertir la escalada oportunista y liquidacionista de la dirección movilizando seriamente a toda la izquierda partidaria para discutir con la base el gran peligro que se avecina. Para ello, es necesario superar esa suerte de negacionismo en el que viven muchos de los que se fueron del PSOL. Es necesario identificar inmediatamente el desastre oportunista que se avecina y combatirlo. ¡Compañeros, unificar a la izquierda dentro y fuera del PSOL en un gran frente por la independencia de clase para la lucha directa y la disputa político-electoral es decisivo!

 


[1] La teoría de campo es un tema en el que nos centraremos en las siguientes notas para analizar la deriva oportunista que ha tomado el rumbo mayoritario del PSOL y sectores de su izquierda. En definitiva, esta teoría pseudo-estalinista/maoísta, que fundamenta el oportunismo desde principios del siglo XX, afirma que es necesario resolver las contradicciones principales y luego, en otro momento, las secundarias. En otras palabras, propone formar frentes únicos con la burguesía democrática, renunciando a la independencia político-organizativa, para derrotar al (neo)fascismo. Una política responsable de la derrota de la Revolución China de 1923-1927.

[2] En la última reforma política (2018) se estableció la famosa cláusula barrera en la que a partir de la elección de 2018 sería necesario que los partidos alcancen el 1,5% de los votos válidos para mantener el tiempo de TV y el Fondo del Partido. A partir de este año, el porcentaje será del 2% de los votos válidos, que deberán distribuirse en al menos un tercio de las unidades de la Federación, lo que significa elegir 11 diputados federales distribuidos en nueve estados. En 2026 este índice pasará al 2,5% y en 2030 al 3%. En 2021 se produjo otra reforma que creó la Federación de Partidos al mismo tiempo que una mediación de la cláusula de barrera proscriptiva.

[3] Con excepción del MES, que tiene características de organización de vanguardia. Por tanto, esta corriente tiene mucha más responsabilidad que las demás en la defensa de la independencia de clase y en la lucha contra la entrada del PSOL en el frente amplio y en la lucha contra el frente partidario con la Red.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí