El Nuevo MAS frente a la asunción del gobierno de Javier Milei

Luego de un año del régimen político operando hacia la derecha, lograron entronizar a un gobierno agresivo contra las y los trabajadores, contra los explotados y oprimidos.

0
1235
asunción Milei
Foto: Luis Robayo - AFP

En el día de hoy, asumió la presidencia Javier Milei, una figura de extrema derecha, algo inédito en la Argentina. De todas formas, ha conformado un gabinete ultra reaccionario, pero no está claro que sea de extrema derecha.

El peronismo no hizo ningún gesto de delimitación, de diferenciación. Consagró la asunción institucional como presidente de Javier Milei sin ningún gesto de rechazo. Ni siquiera tuvieron el comportamiento de Cristina Kirchner cuando se negó a entregar a la banda presidencial a Mauricio Macri en el 2015; en esta oportunidad operó como maestra de ceremonias. Todo se procesó institucionalmente con la complicidad abierta del peronismo. El régimen político y el peronismo, en una traición histórica, entronizaron a un presidente de extrema derecha, sin que se les mueva un pelo.

Javier Milei, en un gesto plebiscitario, realizó su discurso de asunción en las puertas del Congreso, frente a una convocatoria limitada, aunque los medios la agranden. Por lo demás, la presencia de mandatarios o representaciones extranjeras fue por lo demás escasa más allá de la presencia de algunas figuras de la extrema derecha internacional como sobre todo Jair Bolsonaro, ex presidente de Brasil e inhabilitado para presentarse a elecciones en dicho país hasta el 2028.

Su discurso se centró en anunciar un ajuste durísimo a la clase trabajadora. Con la demagogia de apuntar contra “la casta” y “los políticos”, el ajuste se lanzará en primer lugar sobre los trabajadores del Estado. Ellos serán los primeros afectados por las medidas que se anuncien a partir de mañana. Y, junto a ellos, se verán afectados todos los demás trabajadores por las medidas devaluatorias, el ajuste de shock, el corte del financiamiento a la Obra Pública (que emplea a decenas de miles), etc.

Amenazó también a los movimientos desocupados, sobre todo independientes, al plantearles que, si se movilizan, si cortan calles, les quitarían a los movilizados los planes sociales. Es un chantaje al hambre.

Por supuesto que entre las palabras y los hechos existe una distancia. El gobierno asume con una votación exagerada por el balotaje. Las y los trabajadores, las y los oprimidos van a ir haciendo la experiencia con el plan de shock del gobierno de Javier Milei. Inevitablemente van a empezar a surgir las respuestas desde abajo de sectores cada vez más amplios de las y los trabajadores a este ataque.

La tarea del momento es organizar la defensa activa de todos nuestros derechos. Allí donde haya un ataque hay que responder con la organización colectiva, lo más amplia posible, con frente único y unidad de acción, sin confiar nunca en la burocracia sindical. Hay que poner en pie asambleas, organizar a la vanguardia, e ir midiendo paso a paso la respuesta a dar a los ataques. Esta organización necesitará ir dialogando con la experiencia que vayan haciendo sectores cada vez más amplios. Porque es inevitable que cada día más trabajadores vayan tomando conciencia del carácter profundamente antiobrero, antipopular y retrógrado de este gobierno. También respecto de la defensa de los derechos de las mujeres, LGBT, de la juventud, etc.

El Nuevo MAS se planta como oposición intransigente al gobierno de Javier Milei y propone la defensa activa de todas nuestras conquistas y todos nuestros derechos frente a este gobierno ultra reaccionario, enemigo de la clase trabajadora, de las mujeres, LGBT, de la juventud y los jubilados. Llamamos a comenzar a organizarnos en todo lugar el trabajo para defender nuestras conquistas, así como también exigir la reapertura inmediata de paritarias y plantarnos contra los despidos. Porque las consecuencias de la devaluación ya se comienzan a sentir y será todavía más duro tras los anuncios de las primeras medidas del gobierno que realizará Caputo.

La CGT y las CTA deben salir de su largo letargo para salir a enfrentar el brutal ataque en ciernes. No confiamos ni un milímetro en sus conducciones pero opinamos que las y los trabajadores deben exigirles que se comiencen a realizar asambleas en los lugares de trabajo para preparar un paro general activo contra el nuevo gobierno derechista.

El gobierno de Javier Milei es una declaración de guerra contra la clase trabajadora. La tarea del momento es organizar la defensa activa de nuestros derechos.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí