John Bellamy Foster y Brett Clark, 1/09/2021. Artículo aparecido en MONTHLY REVIEW. Traducido por Delfina Castellú.

La escala de tiempo geológico, que divide y compartimenta los 4.600 millones de años de la historia de la Tierra en eones, eras, períodos, épocas y edades, es uno de los grandes logros científicos de los dos últimos siglos. Cada división está enfocada en el cambio ambiental en una escala del Sistema Tierra basada en evidencia estratigráfica, como rocas o núcleos de hielo. En la actualidad, la tierra está situada oficialmente en el Eón Fanerozoico, la Era Cenozoica, el Período Cuaternario, la Época del Holoceno (que comenzó hace 11.700 años) y la Edad Megalayense (la última de las edades del Holoceno que comenzó hace 4.200 años). El argumento actual de que el planeta ha entrado en una nueva época geológica, el Antropoceno, se basa en el reconocimiento de que el cambio del Sistema Terrestre representado en el registro estratigráfico se debe ahora principalmente a fuerzas antropogénicas. Este entendimiento ha sido ahora ampliamente aceptado en la ciencia, pero sin embargo, aún no ha sido adoptado formalmente por la Comisión Internacional de Estratigrafía de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas, lo que significaría su adopción oficial en toda la ciencia.

Suponiendo que el Antropoceno pronto será designado oficialmente como la época actual de la tierra, queda la cuestión de la edad geológica con la que comienza el Antropoceno, después de la última edad del Holoceno, el Megalayense. Adoptando la nomenclatura estándar para la denominación de las edades geológicas, proponemos, en nuestro rol de sociólogos ambientales profesionales, el término Capitaliniano como el nombre más apropiado para la nueva era geológica, basado en el registro estratigráfico, y conforme al período histórico que los historiadores ambientales identifican comenzando alrededor de 1950, a raíz de la Segunda Guerra Mundial, el surgimiento de las corporaciones multinacionales y el desencadenamiento del proceso de descolonización y desarrollo global[1].

En la Época del Antropoceno, está claro que cualquier designación de edades, aunque necesariamente requiera rastros en el registro estratigráfico, debe verse, en parte, en términos de organización socioeconómica humana, y no puramente geológicos. La designación científico-social más aceptada para el sistema económico mundial predominante en los últimos siglos es capitalismo. El sistema capitalista ha pasado por varias etapas o fases, la más reciente de las cuales, surgida después de la Segunda Guerra Mundial bajo la hegemonía de Estados Unidos, a menudo se caracteriza como capitalismo monopólico global[2]. A partir de la primera detonación nuclear en 1945, la humanidad emergió como una fuerza capaz de afectar masivamente a todo el sistema terrestre a una escala geológica de millones (o quizás decenas de millones) de años. La década de 1950 es conocida por haber marcado el comienzo de la “era sintética”, no solo por el advenimiento de la era nuclear en sí, sino también por la proliferación masiva de plásticos y otros productos petroquímicos asociados con el crecimiento global y la consolidación del capitalismo monopólico[3].

La designación de la primera edad geológica del Antropoceno como Capitaliniana es, creemos, crucial porque también plantea la cuestión de una posible segunda edad geológica de la Época del Antropoceno. El Antropoceno representa un período en el que la humanidad, en un punto específico de su historia, a saber, el surgimiento del capitalismo industrial avanzado después de la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en la principal fuerza geológica que afectó el cambio del Sistema Terrestre (lo cual no niega la importancia de numerosos otras fuerzas geológicas, que no todas se ven afectadas por la acción humana, como la tectónica de placas, el vulcanismo, la erosión y la meteorización de las rocas, en la configuración del futuro del Sistema Tierra). Si el capitalismo en el siglo venidero creara una ruptura antropogénica tan profunda en el Sistema Terrestre a través del cruce de los límites planetarios que condujera al colapso de la civilización industrial y a una gran desaparición de la especie humana, una posibilidad distintiva en los negocios actuales de acuerdo con la ciencia actual, entonces la Época del Antropoceno y sin duda todo el Período Cuaternario llegaría a su fin, dando lugar a una nueva época o período en la historia geológica, con un papel humano drásticamente disminuido. Al final del evento de extinción del Cuaternario, las condiciones socioeconómicas que definen al capitalino tendrán que dar lugar a un conjunto de relaciones socioeconómicas radicalmente transformadas y, de hecho, a un nuevo modo de producción humana sostenible, basado en una relación más comunitaria de los seres humanos entre sí y la tierra.

Tal climaterio ambiental significaría una reversión del cruce actual de los límites planetarios, arraigado en la destrucción creativa de las condiciones de vida en el planeta por parte del capitalismo. Este cambio de rumbo, que refleja la necesidad de mantener la tierra como un hogar seguro para la humanidad y para las innumerables especies que la habitan, es imposible bajo un sistema orientado a la acumulación exponencial de capital. Tal cambio climático, necesario simplemente para la supervivencia humana, requeriría la creación de una relación material-ambiental radicalmente nueva con la Tierra. Proponemos que esta edad geológica futura necesaria (pero no inevitable) para suceder al capitalino por medio de la revolución ecológica y social se llame Comuniana, derivado de común, comunidad comunal.

La controversia entre el Antropoceno y el Capitaloceno

La palabra Antropoceno apareció por primera vez en inglés en 1973 en un artículo del geólogo soviético E. V. Shantser sobre «El sistema antropogénico (período)» en La Gran Enciclopedia Soviética. Aquí, Shantser se refirió a la introducción del geólogo ruso AP Pavlov en la década de 1920 de la noción de “’Sistema (período) antropogénico’ o ‘Antropoceno’”. 5 Durante la primera mitad del siglo XX, la ciencia soviética desempeñó un papel destacado en numerosos campos, incluida la climatología, la geología y la ecología, lo que obliga a los círculos científicos de Occidente a prestar mucha atención a sus hallazgos. Como resultado, el artículo de Shantser habría sido bastante conocido por los especialistas, habiendo aparecido en una fuente tan destacada.

La acuñación del Antropoceno por Pavlov estuvo estrechamente relacionada con el libro de 1926 Biosfera del geoquímico soviético Vladimir I. Vernadsky para referirse a un nuevo período geológico en el que la humanidad estaba emergiendo como el principal impulsor del cambio ecológico planetario. De esta manera, Pavlov y los geólogos soviéticos posteriores proporcionaron una geocronología alternativa, una que sustituyó al Período Antropoceno (Antropogénico) por todo el Cuaternario. Más importante aún, Pavlov y Vernadsky enfatizaron fuertemente que los factores antropogénicos habían llegado a dominar la biosfera en el Holoceno tardío. Como observó Vernadsky en 1945, “Partiendo de la noción del papel geológico del hombre, el geólogo AP Pavlov [1854-1929] en los últimos años de su vida solía hablar de la era antropogénica, en la que vivimos ahora … enfatizó con razón que el hombre, ante nuestros propios ojos, se está convirtiendo en una fuerza geológica poderosa y en constante crecimiento … En el siglo XX, el hombre por primera vez en la historia de la Tierra conoció y abrazó toda la biosfera, completó el mapa geológico del planeta Tierra, y colonizó toda su superficie. La humanidad se convirtió en una sola totalidad en la vida de la tierra ”8.

El uso actual de Antropoceno, sin embargo, deriva de la recuperación del término por parte del químico atmosférico Paul J. Crutzen, quien en febrero de 2000, durante una reunión del Programa Internacional de Geosfera-Biosfera en Cuernavaca, México, declaró: “Ya no estamos en el Holocen ¡Estamos en el … Antropoceno! ”9 El uso que Crutzen hizo del término Antropoceno no se basó en la investigación estratigráfica, sino en una comprensión directa del cambiante Sistema Terrestre enraizado principalmente en las percepciones del cambio climático antropogénico y el adelgazamiento antropogénico de la capa de ozono (investigación por lo que fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1995). La designación de Crutzen del Antropoceno como una nueva época geológica reflejó, desde el principio, un sentido de crisis y transformación en la relación humana con la tierra.10 Como Crutzen, el geólogo Will Steffen y el historiador ambiental John McNeill declararon unos años más tarde: “El término Antropoceno … sugiere que la Tierra ha dejado su época geológica natural, el actual estado interglacial llamado Holoceno. Las actividades humanas se han vuelto tan omnipresentes y profundas que rivalizan con las grandes fuerzas de la naturaleza y están empujando a la Tierra hacia una terra incognita planetaria. La Tierra se está moviendo rápidamente hacia un estado menos diverso biológicamente, menos boscoso, mucho más cálido y probablemente más húmedo y tormentoso «. 11 Uno de nosotros presentó puntos de vista similares sobre el efecto de los cambios antropogénicos en el Sistema Terrestre a principios de la década de 1990:» En el período posterior a 1945, el mundo entró en una nueva etapa de crisis planetaria en la que las actividades humanas comenzaron a afectar de maneras completamente nuevas las condiciones básicas de la vida en la tierra … A medida que la economía mundial continuaba creciendo, la escala de los procesos económicos humanos comenzó a aumentar y a rivalizar con los ciclos ecológicos del planeta, abriendo como nunca antes la posibilidad de un desastre ecológico a nivel planetario. Hoy en día, pocos dudan de que el sistema [capitalista] haya cruzado umbrales críticos de sostenibilidad ”. 12

Quizás la mejor manera de entender los cambios provocados por la Época del Antropoceno, tal como los describe la ciencia, es en términos de una «brecha antropogénica» en la historia del planeta, de manera que los efectos socioeconómicos de la producción humana, hoy en día en gran parte en la forma del capitalismo, han creado una serie de fisuras en los procesos biogeoquímicos del Sistema Terrestre, cruzando umbrales ecológicos críticos y límites planetarios, con el resultado de que todos los ecosistemas existentes de la Tierra y la propia civilización industrial ahora están en peligro.13 Al señalar el Antropoceno Época, los científicos naturales han subrayado un nuevo climaterio en la historia de la Tierra y una crisis planetaria que debe abordarse para preservar la Tierra como un hogar seguro para la humanidad.

Cabe mencionar que la noción generalizada de que la Época del Antropoceno significa “la edad del hombre”, frecuentemente presentada en la literatura popular, se opone totalmente al análisis científico actual de la nueva época geológica. Lógicamente, referirse a las causas antropogénicas del cambio del Sistema Tierra no ignora las estructuras sociales y la desigualdad, ni implica que la humanidad haya triunfado de alguna manera sobre la Tierra. Más bien, la Época del Antropoceno, como se conceptualiza dentro de la ciencia, no solo incorpora la desigualdad social como una parte crucial del problema, sino que también considera que el Antropoceno representa, en la actualidad, una crisis ecológica planetaria que surge de las fuerzas de producción en una fase determinada del desarrollo histórico humano.14

Sin embargo, a pesar de la importancia crucial de la designación de la Época del Antropoceno para promover una comprensión no solo de la fase actual del Sistema Terrestre sino también de la emergencia ecológica actual, la noción del Antropoceno ha sido objeto de un fuerte ataque dentro de las ciencias sociales y las ciencias humanísticas. Muchos de los que están fuera de las ciencias naturales no están interesados ​​ni informados sobre los aspectos científicos naturales del cambio del sistema terrestre. Por lo tanto, reaccionan a la designación del Antropoceno dentro de la geocronología en términos puramente culturales y literarios divorciados de las principales cuestiones científicas, reflejando el famoso problema de las «dos culturas», que separan las humanidades (y con frecuencia las ciencias sociales) de las ciencias naturales. 15 Desde este punto de vista a menudo se interpreta que, el prefijo antro simplemente tiene una dimensión biológico-humana, mientras que carecería de una dimensión socioeconómica y cultural. Tal como ha acusado un crítico posthumanista, no sólo la noción del Antropoceno, sino incluso “la frase cambio climático antropogénico” es una forma especial de culpar a las víctimas de la explotación, la violencia y la pobreza” 16.

Hoy en día, el nombre alternativo más destacado que se ofrece para el Antropoceno es el de Capitaloceno, concebido como una designación sustitutiva de la época geocronológica posterior al Holoceno del Sistema Terrestre. El destacado historiador ambiental y teórico ecológico materialista-histórico Andreas Malm sostiene que el Antropoceno, como el nombre de una nueva época en la escala de tiempo geológico, es una “abstracción indefendible” ya que no aborda directamente la realidad social del capital fósil. Por lo tanto, propone sustituir el Antropoceno por el Capitaloceno, cambiando la discusión de una geología de la humanidad a una geología de acumulación de capital.17 Sin embargo, tanto en términos prácticos como científicos, esto se enfrenta a varios problemas. El término Antropoceno ya está profundamente arraigado en las ciencias naturales y representa el reconocimiento de un cambio crítico en la historia humana y geológica que es fundamental para comprender nuestro período de crisis ecológica planetaria.

Más importante aún, si bien es cierto que el Antropoceno fue generado por el capitalismo en una determinada fase de su desarrollo, la sustitución del nombre Capitaloceno por el Antropoceno abandonaría una visión crítica esencial encarnada en este último. La noción del Antropoceno según lo establecido en las ciencias naturales representa un cambio irreversible en la relación de la humanidad con la tierra. A partir de este momento no puede haber una civilización industrial concebible en la Tierra, en el que la humanidad, si es que va a continuar existiendo, ya no sea la principal fuerza geológica que condicione el Sistema Terrestre. Este es el significado crítico del Antropoceno. Sustituir el término Antropoceno por el  de Capitaloceno sería borrar esta comprensión científica fundamental. Es decir, incluso si se supera al capitalismo, a través de un «Gran Climaterio», que represente la transición a un orden mundial más sostenible, esta frontera fundamental permanecerá.18 La humanidad continuará operando en un nivel en el que la escala de la producción humana rivaliza con los ciclos biogeoquímicos del planeta y, por tanto, la elección es entre el desarrollo humano insostenible y el desarrollo humano sostenible. No hay vuelta atrás (excepto a través de un colapso de civilizaciones y una extinción masiva) a una época en la que la historia de la humanidad tuvo poco o ningún efecto en el sistema terrestre.

Mirá también:  La ciencia bajo el mando de los negocios

Si ocurriera una verdadera extinción masiva y un colapso global de la civilización, tal evento de extinción significaría el fin del Antropoceno o incluso del fin del Cuaternario, no una continuación del Antropoceno. Como señaló en 1911 el gran zoólogo británico E. Ray Lankester (protegido de Charles Darwin y Thomas Huxley y amigo cercano de Karl Marx)  en su obra El reino del hombre, debido a su masiva y creciente alteración de las condiciones ecológicas de la propia existencia humana, la “única esperanza de la humanidad es controlar … las fuentes de estos peligros y desastres ”19.

Creemos que los enormes desafíos históricos, geológicos y ambientales que enfrenta la humanidad exigen, en nuestra opinión, un cambio del terreno de análisis a la cuestión de las edades en lugar de las épocas en la escala de tiempo geológico. Si el mundo entró en la Época del Antropoceno alrededor de 1950, también podemos decir que la Era Capitalina comenzó al mismo tiempo. El Capitaloceno en esta concepción no es colindante con el capitalismo histórico, dado que el capitalismo tuvo sus orígenes como sistema mundial en los siglos XV y XVI. Más bien, la Era Capitalina fue un producto del capitalismo monopolista global con origen en la Segunda Guerra Mundial. Para comprender el significado histórico y ambiental del surgimiento del Capitaloceno y ponerlo en el contexto de la escala de tiempo geológico, primero es necesario abordar la cuestión del cambio de una era geológica a otra, que se extiende desde finales del Holoceno a principios del Antropoceno.

Del megalayense al capitalino

La época del Holoceno (Holoceno significa completamente reciente) fue propuesta como una división del tiempo geológico por primera vez por el paleontólogo francés Paul Gervais en 1867 y adoptada formalmente por el Congreso Geográfico Internacional en 1885. Se remonta al final de la última edad de hielo y, por lo tanto, se refiere a las condiciones ambientales de la Tierra más cálidas y relativamente suaves que se extienden desde hace aproximadamente 11.700 años hasta el presente, abarcando el tiempo durante el cual los glaciares retrocedieron y surgieron las civilizaciones humanas.20 No fue hasta aproximadamente un siglo y medio después de que se propusiera por primera vez que la Época del Holoceno se dividió formalmente en edades geológicas. Esto ocurrió con la modificación de la escala de tiempo geológico por parte de la Comisión Internacional de Estratigrafía en junio de 2018, dividiendo el Holoceno en tres edades: (1) la de Groenlandia, comenzando hace 11.700 años, con el final del Pleistoceno y el comienzo del Holoceno; (2) el Northgrippian, que comenzó hace 8.300 años; y (3) el Megalayense, que se extiende desde hace 4.200 años hasta el presente.

Dividir el Holoceno en edades representó un problema más difícil que en otras épocas del Cuaternario, dado el carácter ambiental-climático relativamente tranquilo del Holoceno.21 La primera división del Holoceno, la groenlandesa, no resultó problemática porque los criterios utilizados correspondían a los que daban lugar a la propia época del Holoceno. El Northgrippian llegó a ser designado en términos de un estallido de agua dulce de lagos glaciares con represas naturales que se vertieron en el Atlántico Norte, alterando la cinta transportadora de las corrientes oceánicas, lo que provocó un enfriamiento global. La demarcación de la tercera división no fue tan sencilla. Hubo informes arqueológicos que comenzaron en la década de 1970 de una mega sequía hace 4.200 años (alrededor de 2200 a. C.) que duró varios siglos, que se pensaba que llevó a la desaparición de algunas civilizaciones tempranas en Mesopotamia, Egipto y otros lugares.

En 2012, los paleoclimatólogos descubrieron una estalagmita en la cueva de Mawmluh en el estado de Meghalaya en el noreste de la India que apuntaba a una sequía de siglos. Esto luego se tomó como el ejemplo geológico o «punta de oro» para la Edad Megalayense. En su comunicado de prensa original del 15 de julio de 2018 sobre el Megalayense, titulado «El colapso de las civilizaciones en todo el mundo define la unidad más joven de la escala de tiempo geológico», la Comisión Internacional de Estratigrafía llegó a declarar que se había producido un colapso de civilizaciones alrededor del 2200 AP. : “Las sociedades agrícolas que se desarrollaron en varias regiones después del final de la última Edad de Hielo se vieron gravemente afectadas por el evento climático (de sequía) de 200 años que resultó en el colapso de civilizaciones y migraciones humanas en Egipto, Grecia, Siria, Palestina, Mesopotamia, el valle del Indo y el valle del río Yangtze. Se han encontrado pruebas del evento climático de 4,2 kiloaños en los siete continentes”. 22

Esto resultó en fuertes refutaciones por parte de los arqueólogos, quienes argumentaron que la evidencia del colapso repentino de civilizaciones debido al cambio climático alrededor del 2200 a. C. no existe en la actualidad. Aunque las civilizaciones declinaron, lo más probable es que se produjera durante períodos de tiempo más prolongados, y había razones para creer que una serie de factores sociales desempeñaron un papel más importante que la mega sequía.23 Como escribió el arqueólogo Guy D. Middleton en la revista Science: “La evidencia actual… arroja dudas sobre la utilidad del 2200 a. C. como un comienzo significativo para una nueva era en términos humanos, ya sea que haya habido o no una mega sequía. Desde una perspectiva arqueológica, la nueva Edad Megalayense del Holoceno Tardío parece haber comenzado con un murmullo en lugar de un estallido ”24.

La controversia del Megalayense, cualquiera que sea la conclusión final, destaca una serie de hechos esenciales. Primero, hace ya 4.200 años, el tiempo geológico se entrelazó de formas complejas con el tiempo histórico. En el caso del Megalayense, la demarcación geológica extrajo gran parte de su prominencia de una aparente correspondencia con el registro histórico-arqueológico. En segundo lugar, aunque el Comité Estratigráfico Internacional se alejó de su referencia original del colapso de civilizaciones y buscó en cambio definir el Megalayense simplemente en términos de criterios geológico-estratigráficos, la cuestión de las condiciones sociales asociadas con una era geológica ya no puede evitarse. En tercer lugar, durante el Holoceno, desde las primeras civilizaciones hasta el presente, los problemas del cambio ambiental y el colapso de las civilizaciones se repiten, a una escala global en constante expansión.

Si la Era Megalayense llegó de hecho a existir en el contexto de una mega sequía, el evento final que señala el paso del Megalayense (y el Holoceno) ocurrió alrededor de 1950, lo que llevó al inicio de lo que el Grupo de Trabajo del Antropoceno postula como el Antropoceno. Esta transición en el tiempo geológico, que está profundamente entrelazada con distintas relaciones sociohistóricas, está asociada con la Gran Aceleración del capitalismo monopolista global en la década de 1950, lo que resultó en una era de crisis ecológica planetaria. Esto ha implicado un cambio de una «época ambiental altamente estable» a una «en la que una serie de condiciones clave de los límites planetarios, principalmente asociadas con los ciclos del carbono, el nitrógeno y el fósforo, están claramente fuera del rango de variabilidad natural observado en el Holoceno». . ”26 Aquí, mega sequías, mega tormentas, aumento del nivel del mar, incendios forestales descontrolados, deforestación, extinción de especies y otras amenazas planetarias están emergiendo en un orden rápido, no simplemente como fuerzas externas, sino como el producto de la brecha antropogénica del capitalismo en el Sistema Tierra.

La era capitalina

El «pico de oro» en el tiempo geológico que determina el final de la época del Holoceno y la era Megalayense, así como el surgimiento correspondiente de la época del Antropoceno y lo que proponemos como la era capitalina, aún no se ha determinado, aunque son varias las opciones que están siendo barajadas por el Grupo de Trabajo Antropocénico de la Comisión Internacional de Estratigrafía. Los dos más destacados son los radionucleidos, resultado de ensayos nucleares, y los plásticos, la creación de la industria petroquímica, ambos productos de la era sintética y representan el surgimiento de una transformación cualitativa en la relación de la humanidad con la tierra. 27 Si bien los «estratos del Antropoceno suelen ser comúnmente delgados», «reflejan una perturbación importante del Sistema Terrestre» a mediados del siglo XX, «son lateralmente extensos y pueden incluir ricos detalles estratigráficos», en los que distintas «firmas» de un nuevo la época y edad son evidentes.28

Los radionucleidos de origen antropogénico provienen principalmente de las secuelas de numerosas pruebas nucleares sobre el suelo (y dos bombardeos atómicos en la guerra) que comenzaron con la detonación del Trinity estadounidense a las 5:29 am del 16 de julio de 1945 en Alamogordo, Nuevo México.29 La primera detonación termonuclear fue la prueba de Ivy Mike en el atolón Enewetak el 1 de noviembre de 1952. A esto le siguió la desastrosa prueba de Castle Bravo en el atolón de Bikini el 1 de marzo de 1954, cuya explosión fue dos veces y media lo que se había proyectado, cayendo precipitación radioactiva sobre los marineros de un barco pesquero japonés, el Lucky Dragon, y sobre los residentes de las Islas Marshall, que terminaron con la enfermedad por radiación. Estados Unidos realizó más de doscientas pruebas atmosféricas y submarinas (y otras se llevaron a cabo en las décadas de 1950 y 1960 por la Unión Soviética, el Reino Unido, Francia y China), introduciendo lluvia radiactiva en forma de yodo-131, cesio- 137, carbono-14 y estroncio-90. Esta lluvia radiactiva, especialmente las formas gaseosas y particuladas, que entraron en la estratosfera, se dispersó por toda la biosfera, generando una preocupación ambiental global generalizada, conectando a la población mundial entera, hasta cierto punto, en un destino ambiental común.30

Los radionúclidos principalmente de los ensayos de armas nucleares son, por tanto, la base más obvia para demarcar el comienzo de la Época Antropoceno y la Era Capitalina. Han dejado un registro permanente en todo el planeta en sedimentos, suelo y hielo glacial, sirviendo como «marcadores estratigráficos independientes robustos» que serán detectables durante milenios.31 Los efectos de las armas nucleares, comenzando con los bombardeos estadounidenses de Hiroshima y Nagasaki en el final de la Segunda Guerra Mundial, representan un cambio cualitativo en la relación humana con la tierra, de tal manera que ahora es posible destruir la vida a tal escala que tal vez tomaría hasta decenas de millones de años para que se recupere .32 De hecho, la teoría del invierno nuclear desarrollada por los climatólogos sugiere que un intercambio termonuclear global masivo, que genere mega incendios en un centenar o más de ciudades importantes, podría conducir a un cambio climático planetario, más abruptamente y en la dirección opuesta al calentamiento global, a través del Inyección de hollín en la estratosfera, lo que hace que las temperaturas globales o al menos hemisféricas caigan varios grados (o incluso «varias decenas de grados») Celsius en cuestión de un mes.33

El advenimiento de la tecnología de armas nucleares representa así el enorme cambio en la relación humana con la tierra alrededor de la década de 1950, marcando el Antropoceno, dejando una marca distintiva en el registro estratigráfico; también sirve como un momento en el que se introdujeron elementos radiactivos específicos en la composición corporal de toda la vida.34 La tecnología de las armas nucleares, por supuesto, no es completamente separable del uso de la energía nuclear, que también presenta peligros de contaminación radiactiva global como en los accidentes nucleares de Three Mile Island, Chernobyl y Fukushima.

Los plásticos, que surgieron como un elemento importante de la economía en la década de 1950, fueron el resultado de los desarrollos de la química orgánica, asociados con la Revolución Científica y Técnica y la Segunda Guerra Mundial. Son un producto de la industria petroquímica, por lo que representan un mayor desarrollo del capital fósil, que se remonta a la Revolución Industrial.35 A partir de 2017, se han producido más de «8.300 millones de toneladas métricas … de plásticos vírgenes», superando la de casi todos los demás materiales hechos por el hombre.36 Los desechos plásticos están tan extendidos que se encuentran dispersos por todo el mundo. De hecho, «los plásticos fundidos … han fusionado clastos de basalto y fragmentos de coral … para formar una variedad de nuevas litologías de playa», y los depósitos de lodo oceánico profundo incluyen microplásticos.37 La mayoría del plástico, hecho de monómeros derivados de hidrocarburos, no es biodegradable, resultando en un «experimento incontrolado a escala global, en el que miles de millones de toneladas métricas de material se acumularán en todos los principales ecosistemas terrestres y acuáticos del planeta». 38 Debido a estas condiciones, el plástico se considera otro indicador estratigráfico potencial del Antropoceno 39.

Mirá también:  Coronavirus: Bolsonaro autoriza a suspender trabajadores sin sueldo por cuatro meses

La producción de plásticos y petroquímicos en general, como las pruebas de armas nucleares, representa un cambio cualitativo en la relación humana con la tierra. Ha resultado en la propagación de una serie de sustancias químicas mutagénicas, cancerígenas y teratogénicas (que causan defectos de nacimiento), particularmente dañinas para la vida porque no son el producto del desarrollo evolutivo de millones de años de duración. Al igual que los radionúclidos, muchos de estos productos químicos nocivos se caracterizan por la bioacumulación (concentración en organismos individuales) y biomagnificación (concentración en niveles más altos en la cadena alimentaria / red alimentaria) que representan amenazas cada vez más generalizadas para la vida. Los microplásticos absorben activamente contaminantes orgánicos persistentes cancerígenos dentro del entorno más amplio, haciéndolos más potentes y tóxicos.40 Los plásticos son duraderos y resistentes a la degradación, propiedades que “hacen que estos materiales sean difíciles o imposibles de asimilar por la naturaleza.” 41 El carácter omnipresente de los plásticos en el capitalino es evidente en los enormes giros de plástico en el océano y por la existencia de partículas microplásticas en casi toda la vida orgánica.

Los científicos ecológicos, como Barry Commoner, Rachel Carson, Howard Odum y otros, señalaron que tanto los radionucleidos como los plásticos / petroquímicos / pesticidas personificaban la era sintética que surgió en la década de 1950. Proporcionaron relatos detallados de la transformación en la relación entre los humanos y la tierra, que hoy se reflejan en los gráficos contemporáneos sobre la Gran Aceleración, presentando tendencias del Sistema Terrestre como el aumento dramático en la concentración atmosférica de dióxido de carbono, la acidificación de los océanos, los peces marinos. captura, cambio de uso de la tierra y pérdida de biodiversidad. El epicentro de tal alteración ambiental global ha sido Estados Unidos como potencia hegemónica de la economía mundial capitalista, dominando y caracterizando todo este período. En nuestro análisis, el sistema económico y social de los Estados Unidos personifica así al capitalino, ya que ninguna otra nación ha jugado un papel histórico más importante en la promoción de la “pobreza de poder” representada por el capital fósil.42

Al comienzo de lo que llamamos capitalinoceno, el capital monopolista global, arraigado en los Estados Unidos, entró en un período de expansión masiva, impulsado por la reconstrucción de Europa y Japón, la revolución petroquímica, el crecimiento del complejo automotriz, la suburbanización, la creación de nuevos productos básicos para el hogar, la militarización y las tecnologías militares, el esfuerzo de ventas y el crecimiento del comercio internacional. Con la búsqueda interminable de ganancias que impulsa la acumulación de capital, la producción y los rendimientos materiales para respaldar las operaciones del sistema económico se han expandido enormemente, imponiendo más demandas a los ecosistemas y generando más contaminación.43

Dado que los plásticos y otros materiales sintéticos asociados con la expansión de la industria petroquímica se incorporaron fácilmente a las operaciones industriales, la producción agrícola y los productos básicos, surgieron inevitablemente nuevos problemas ecológicos. Como explicó Commoner en The Closing Circle, “la introducción artificial de un compuesto orgánico que no se encuentra en la naturaleza, pero que es creado por el hombre y, sin embargo, está activo en un sistema vivo, es muy probable que sea dañino” 44. Dichos materiales no se descomponen o descomponen fácilmente en un marco de tiempo histórico humano significativo y, por lo tanto, terminan acumulándose, lo que representa una amenaza cada vez mayor para los ecosistemas y los seres vivos. Los plaguicidas y plásticos que tienen estas características son, por tanto, una violación de las leyes informales de la ecología.

Dadas las operaciones del capitalismo monopolista y su aparato tecnológico, el desarrollo en gran parte incontrolado de materiales sintéticos da como resultado una situación particularmente peligrosa, a menudo referida como «la sociedad del riesgo» .45 En palabras de Peter Haff, profesor de ingeniería ambiental en la universidad Duke, una tecnoestructura capitalista “ha surgido sin ningún mecanismo global de regulación metabólica. La regulación del metabolismo introduce la posibilidad de una nueva escala de tiempo en la dinámica del sistema, una vida, el tiempo durante el cual el sistema existe en un estado metabólico estable. Pero sin una vida útil intrínseca, es decir, sin valores de consigna exigidos para el uso de la energía, «este sistema» actúa sólo en el momento, sin tener en cuenta el futuro más lejano, necesariamente sesgado hacia el aumento del consumo de energía y materiales, «avanzando» sin mucha preocupación por su propia longevidad ”, y mucho menos por la continuidad de lo externo a ella.46

Se manifiesta el metabolismo social incontrolable y alienado del capitalismo monopolista global, que coincide con la introducción de radionucleidos de ensayos nucleares, la proliferación de plásticos y petroquímicos y las emisiones de carbono del capital fósil, junto con innumerables otros problemas ecológicos resultantes del traspaso de umbrales críticos. en la Era Capitalina, asociada a la actual crisis planetaria. El implacable impulso del capitalismo por acumular capital es su característica definitoria, asegurando rupturas antropogénicas y destrucción ecológica mientras socava sistemáticamente las condiciones generales de vida.

Hoy el momento de la verdad cobra gran importancia. Actualmente vivimos dentro de un «Gran Climaterio», identificado por primera vez en la década de 1980 por los geógrafos Ian Burton y Robert Kates, un largo período de crisis y transición en el que la sociedad humana generará una relación estable con el Sistema Terrestre o experimentará un colapso de civilizaciones , como parte de una gran extinción de la vida en la tierra, o sexta extinción.47

El futuro de la civilización, visto en el sentido más amplio, exige que la humanidad se involucre colectivamente en una revolución ecológica y social, transformando radicalmente las relaciones productivas, a fin de forjar un camino hacia el desarrollo humano sostenible. Esto implica regular el metabolismo social entre la humanidad y la tierra, asegurando que opere dentro de los límites planetarios o el metabolismo universal de la naturaleza. Visto en estos términos, existe una necesidad histórica objetiva de lo que llamamos la segunda edad geológica prospectiva del Antropoceno: el Comuniano.

El amanecer de otra era: la comunista

En un notable desarrollo intelectual en la última década de la Unión Soviética, destacados geólogos, climatólogos, geógrafos, filósofos, teóricos culturales y otros se unieron para describir la crisis ecológica global como una crisis de civilización que requiere una civilización ecológica completamente nueva, arraigada en principios histórico-materialistas.48 Este punto de vista fue inmediatamente adoptado por los ambientalistas chinos y se ha desarrollado y aplicado aún más en la China actual.49 Si la humanidad histórica ha de sobrevivir, la civilización capitalista de hoy se consagró a la búsqueda resuelta de las ganancias como un fin en sí mismo, que resulta en una ruptura antropogénica en el sistema de la Tierra, debe necesariamente dar paso a una civilización ecológica arraigada en valores de uso comunales. Este es el verdadero significado de la hoy ampliamente referida «crisis existencial planetaria». 50

En este Gran Climaterio, no solo es esencial poner fin a las tendencias destructivas que están arruinando la tierra como un hogar seguro para la humanidad, sino también, más allá de eso, es vital diseñar una «reversión» real de estas tendencias. 51 Por ejemplo, la concentración de carbono en la atmósfera se acerca a 420 partes por millón (ppm), alcanzando su punto máximo en mayo de 2021 a 419 ppm, y se dirige rápidamente hacia 450 ppm, lo que rompería el presupuesto de carbono planetario. La ciencia nos dice que será necesario, si se quiere evitar la catástrofe climática global, volver a 350 ppm y estabilizar el dióxido de carbono atmosférico en ese nivel.52 Esto en sí mismo puede considerarse como una representación de la necesidad de una nueva civilización ecológica. y la generación antropogénica de una nueva Era Comunista dentro del Antropoceno. Esta transición ecorevolucionaria obviamente no puede ocurrir a través de la búsqueda desenfrenada de fines adquisitivos, basada en la creencia ingenua de que esto conducirá automáticamente al bien mayor, a veces llamado «la falacia de Adam», en honor al economista clásico Adam Smith.53 Más bien, la inversión necesaria de las tendencias existentes y la estabilización de la relación humana con la tierra de acuerdo con un camino de desarrollo humano sostenible sólo pueden ocurrir a través de una planificación social, económica y ecológica, basada en un nuevo sistema de reproducción metabólica social.54

Crear tal civilización ecológica en el mundo contemporáneo requeriría un ímpetu radical (en el sentido de raíz) que emanara desde las bases de la sociedad, fuera del ámbito de los intereses creados.55 Este vuelco de las relaciones sociales dominantes de producción requiere un largo período de tiempo, revolución que emana del movimiento de masas de la humanidad. Por lo tanto, las realidades de hoy están dando lugar a un proletariado ambiental incipiente, definido por su lucha contra las condiciones ambientales y económicas opresivas, y que conduce a un camino revolucionario de desarrollo humano sostenible. En este sentido, los amplios movimientos proletarios ambientales ya son evidentes en nuestro tiempo: desde el Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST) en Brasil, el movimiento campesino internacional La Vía Campesina, las comunas bolivarianas en Venezuela y el movimiento campesino en India, a las luchas por un Nuevo Trato Verde de los Pueblos, la justicia ambiental y una transición justa en los países desarrollados, al Pacto Rojo de las Primeras Naciones de América del Norte.56

El advenimiento del Comuniano, o la edad geológica del Antropoceno para suceder al Capitalino, salvo un evento de extinción del fin del Antropoceno, requiere una revolución ecológica, social y cultural; uno dirigido a la creación de relaciones colectivas dentro de la humanidad en su conjunto como base para una comunidad más amplia con la tierra. Por tanto, requiere una sociedad orientada tanto a la igualdad sustantiva como a la sostenibilidad ecológica. Las condiciones para esta nueva relación con la tierra fueron expresadas elocuentemente por Marx, escribiendo en el siglo XIX, en lo que quizás sea la concepción más radical de sustentabilidad jamás desarrollada: “Desde el punto de vista de una formación socioeconómica superior [socialismo], el la propiedad privada de individuos particulares en la tierra parecerá tan absurda como la propiedad privada de un hombre en otros hombres [esclavitud]. Incluso una sociedad entera, una nación, o todas las sociedades que existen simultáneamente juntas, no son las dueñas de la tierra. Son simplemente sus poseedores, sus beneficiarios, y tienen que legarlo en un estado mejorado a las generaciones venideras, como boni patres familias [buenos jefes de familia] «.57 En opinión del materialista griego antiguo Epicuro,» el mundo es mi amigo «. 58

La reconstitución revolucionaria de la relación humana con la tierra que aquí se contempla no debe descartarse como una mera concepción utópica, sino más bien como una de lucha histórica que surge de una necesidad objetiva (y subjetiva) relacionada con la supervivencia humana. En las palabras poéticas de Phil Ochs, el gran cantautor de protesta radical, en su canción “Another Age”:

Los soldados tienen su dolor

Los miserables tienen su rabia

Ora por los ancianos

Es el amanecer de otra era.59

En el siglo XXI será imprescindible que la gran masa de la humanidad, los “miserables de la tierra”, reafirme, en un nivel superior, sus relaciones comunales con la tierra: el amanecer de otra época 60.


 

[1]  John R. McNeill and Peter Engelke, The Great Acceleration: The Environmental History of the Anthropocene Since 1945 (Cambridge, MA: Harvard University Press, 2014); Ian Angus, Facing the Anthropocene: Fossil Capitalism and the Crisis of the Earth System (New York: Monthly Review Press, 2016), 38–47; Donald Worster, Nature’s Economy (New York: Cambridge University Press, 1994).

[2] A classic work in this regard is Paul A. Baran and Paul M. Sweezy, Monopoly Capital: An Essay on the American Economic and Social Order (New York: Monthly Review Press, 1966).

[3]  Barry Commoner, The Closing Circle: Nature, Man, and Technology (New York: Bantam, 1972); John Bellamy Foster, The Vulnerable Planet: A Short Economic History of the Environment (New York: Monthly Review Press, 1994), 112–18; Rachel Carson, Silent Spring (Boston: Houghton Mifflin, 1994); Murray Bookchin, Our Synthetic Environment (New York: Harper Colophon, 1974); Joel B. Hagen, An Entangled Bank (New Brunswick: Rutgers University Press, 1992), 100–21; Robert Rudd, Pesticides and the Living Landscape (Madison: University of Wisconsin, 1964).

 

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

1 COMENTARIO

  1. Muchas gracias por esta lectura, cada párrafo es muy interesante: desde nuestros actos cotidianos y desde nuestra formar de pensar es imprescindible luchar para que la era comuniana inicie lo mas pronto posible porque de lo contario haremos parte de la generación que mando todo tipo de vida al carajo.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre