Docentes – Una paritaria de ajuste a nuestro salario

0
17

Otra vez nos abrocharon con un “aumento” que está por debajo de la inflación real. Otra vez la burocracia de FATUN, como buen perrito faldero del Gobierno nacional, decidió, sin consultar a nadie, que nuestro salario se siga despreciando frente a la inflación.
Es que Farina es muy buen lacayo del gobierno de Cristina, y aunque la mayoría de los gremios (luego del gran triunfo de los aceiteros de Rosario que lograron quebrar el techo salarial del Gobierno nacional, con una ardua lucha, democracia obrera y gran tesón),  están saliendo a pedir aumentos por arriba del 30%, este buen lacayo, atornillado a su sillón, sale alegremente a anunciar un exiguo 27% en dos partes, confirmando una vez más su servil actitud frente al pro-patronal gobierno de Cristina. Confirmando así también el carácter burocrático y abiertamente patronal de la conducción de FATUN.

Porque allí donde se salió a luchar se consiguieron mejores aumentos salariales y donde se aceptó el techo salarial lo único que quedó es el descontento de los trabajadores y conducciones cada vez más  alejadas de la base. Como la UOM de Antonio Caló, que está alineada al Gobierno nacional, y que ahora la UOM Córdoba está en lucha por mejores salarios. También tenemos el ejemplo de los bancarios que también rompieron el techo salarial, por el hecho de salir a luchar. Es que la burocracia, ni lerda ni perezosa, sabe del descontento que hay por la base y no quiere perder el monopolio de la representación y la legitimidad. Pero hay gremios como nuestra federación que prefiere incinerarse ante la base antes que renunciar a las prebendas que significa ser buen aliado al gobierno de turno.
¿Y por casa cómo andamos?

¿Pero qué hacemos nosotros frente a este atropello a nuestro salario? ¿Es que siempre vamos a correr detrás de los hechos consumados? ¿Por qué nunca se escuchó la opinión de las bases en cuanto qué aumento considerábamos necesario para no quedar atrás en la carrera inflacionaria?

Lamentablemente la conducción de APU no entendió necesario tener un mandato de base para llevarlo a FATUN y poner en la mesa nacional nuestro reclamo, y que éste sirva de apoyo a miles de trabajadores universitarios que hoy están saliendo a pelear por una mejor pauta salarial pero que se ven encorsetados por las burocracias de los distintos gremios de base. Hoy existe un profundo sentimiento de bronca en los trabajadores que ven licuado su salario y por eso se autoconvocan para no dejar pasar esta vergüenza de paritaria.

¿Pero por qué siendo uno de los gremios de base más democráticos, en esta ocasión no pudimos ejercer esta democracia de los trabajadores para elevar nuestra propuesta en su momento? La respuesta corre por cuenta de los compañeros que conducen nuestro gremio. Nosotros consideramos que es un gran error haber dejado pasar la posibilidad de pelear por un mejor salario, posicionarse frente a la burocracia y ser aglutinante del descontento de un montón de compañeros que sí ven la posibilidad de salir a luchar a pesar de las apretadas y burocrateadas de sus gremios. Como pasa en la UBA. Allí se autoconvocaron en varias facultades para repudiar este verdadero ajuste al bolsillo de los trabajadores.

 

Asamblea, organización y lucha

Pero insistimos, ¿qué es lo que impidió a APU llamar a asamblea por un tema tan sensible como nuestro salario? ¿Es que se priorizan los acuerdos superestructurales por encima de las necesidades concretas de los trabajadores como es el salario, fundamental para poder vivir dignamente?

Lamentablemente hemos dejado pasar una oportunidad excepcional para pelear por mejor salario y condiciones de trabajo. Porque gane quien gane las elecciones presidenciales, lo que se viene es el ajuste, y así nos estamos regalando, sin pelear. ¿Dónde quedó la histórica posición de asambleas de otros años en donde pedíamos el 35% cuando el gobierno y la burocracia firmaban por el 24%? Tenemos que recuperar nuestra tradición de lucha y asamblea para decidir qué paritaria pretendemos y posicionarnos como gremio opositor a la rancia burocracia sindical. Porque un nuevo modelo sindical no se construye con acuerdos por arriba, sino con democracia de base y lucha, por recuperar de las manos de la burocracia nuestros sindicatos, para que sirvan como herramienta de lucha y organización de los trabajadores, independiente del gobierno y las patronales.

Sumáte a la Agrupación Carlos Fuentealba, para luchar por sindicatos al servicio de los trabajadores y no de las patronales, democráticos y de lucha, independientes del gobierno y las patronales.