A la medida del FMI

Diputados discute el ajuste de la movilidad jubilatoria

Ayer y hoy comenzaron los debates en comisiones, con Raverta (ANSES) y Moroni (Ministerio de Trabajo) defendiendo la nueva fórmula de ajuste que excluye la inflación del cálculo de los haberes.

Facundo Cormano

Raverta Moroni Movilidad jubilatoria
Foto: Perfil

En la próxima semana, el Frente de Todos planea convertir en Ley la nueva fórmula para el cálculo de haberes jubilatorios.

La meta es bajar el déficit según los dictámenes del FMI para garantizar el acuerdo de facilidades extendidas que negocia el gobierno (con Guzmán a la cabeza) con la entidad imperialista. Mientras el gobierno pide precaución, el fondo habla abiertamente de que para llegar a un acuerdo necesita un compromiso de “reformas estructurales”.

En lo que va del año los jubilados perdieron alrededor de un 8% frente a la inflación, esto debido a la suspensión de la fórmula del macrismo (que ajustó las jubilaciones en en 13% y 2% en 2018 y 2019, respectivamente), con la que los jubilados perdieron un 19% real de poder adquisitivo en dos años.

Sin embargo, por primera vez se proyectaba que los jubilados podían recuperar una parte de lo perdido. Pero con los aumentos por decreto, de una potencial recuperación del 4,4% del haber jubilatorio frente a la inflación se pasó a un ajuste del 8%, mientras que los que cobran la mínima suplican que la inflación anual no supere el 33% porque a partir de ahí estarían, también, en una situación de ajuste. Esto le brindó al Estado unos $98.000 millones “extra” en su caja.

Con la nueva ley de movilidad jubilatoria Fernández, planea ajustar aún más las jubilaciones para que las cuentas “cierren” y el FMI se quede contento. No se lo vio tan apurado ni tan decidido cuando hubo que tocar el bolsillo de las grandes patronales, cuando las discusiones por el “Aporte Solidario” de las grandes fortunas.

Uno de los puntos calientes de esta reforma es que eliminaría la inflación como uno de los parámetros de cálculo para los futuros aumentos. Esto puede devenir, lisa y llanamente, en que las jubilaciones se aumenten muy por debajo de la inflación del país, como ya ocurrió este año, donde la inflación ya superó el 30% (con un 36% proyectado hacia fin de año) y los haberes llegaron variaron entre un 24 y un 30% con diciembre incluído.

Este nuevo ajuste a las jubilaciones dictado por el FMI y el Gobierno de Fernández seguirá condenando a los jubilados a la miseria. La crisis social y económica producto de la pandemia y los desajustes en el comercio internacional, no puede recaer sobre la espalda de los que trabajaron toda la vida y hoy son los que menos tienen.

Pero el gobierno vende espejos de colores de progresismo. En Comisiones ayer Raverta volvió a decir lo que ya dijo muchas veces, como copiando y pegando verbalmente sus declaraciones una y otra vez. Sostuvo que es la misma que en 2008-2017, lo que habría implicado «un aumento real de las jubilaciones del 25,6 por ciento».

Algo similar sostuvo Moroni, que dijo que la nueva ley “establece volver a la fórmula de 2008, que es la que demostró a lo largo de su vigencia que los haberes crecieron».

Pero como ya hemos dicho en otros artículos: “La trampa es que, justamente, no estamos en 2008. Suponiendo que la fórmula sea exactamente igual que la terminada por Macri en 2017: las mismas medidas en contextos diferentes implican resultados diferentes. Nadie se pone un sobretodo en pleno verano esperando que tenga los mismos resultados que en invierno.

En un contexto de aún relativo crecimiento económico (como el que aún había en esos años), con cierta «paridad» entre los aumentos salariales y la inflación. así como cierto aumento de la recaudación impositiva, las jubilaciones podían no verse tan golpeadas en una economía no tan golpeada. En un contexto como este, cruzado por la contracción económica, la caída real de los salarios y la caída de la recaudación; los jubilados no van a parar de perder.”

Moroni, como quien cocina un postre de cinismo y no puede no añadirle la innecesaria frutilla, dijo también que «si los salarios crecen, el modo de que los haberes previsionales crezcan es que acompañen la suerte de los salarios”. No sintió la necesidad, evidentemente, de mostrar algún índice que indique que los salarios no están perdiendo poder adquisitivo. Creemos que, de haberlo intentando, habría fracasado miserablemente.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre