El acuerdo del pago de la deuda

Deuda externa: festejan el triunfo de los bonistas

Martín Guzmán salió a festejar que el 99% de los acreedores había aceptado el último acuerdo del pago de la deuda. El estado argentino debe pagar miles de millones de dólares hasta el 2046 mientras crece la crisis social y sanitaria. No hay nada que festejar.

Redacción de IzquierdaWeb.


Foto: DW

El acuerdo con los tres principales grupos acreedores (Ad Hoc,Exchange y ACC) que habían rechazado la ultimísima propuesta de Guzmán finalmente arrastró a la aceptación del acuerdo a la amplísima mayoría de los bonistas.

Las condiciones son sumamente diferentes a los inicios de la negociación En primer lugar, se elevarán los pagos a 54,8 dólares por cada 100 nominales, aproximadamente. Recordemos que la primera propuesta de Guzmán rondaba en los 34 dólares por cada cien. Así, el acuerdo queda muy por encima de los que el propio FMI había calificado de «sustentable»: los 53 dólares por cada 100 nominales. En cuestión de plazos para comenzar a pagar los intereses el gobierno ya había capitulado con una reducción de 3 años a 1 año de gracia, por lo que el próximo año el gobierno deberá comenzar a desembolsar los pagos, y con una quita de capital ínfima del 1,9 %.

En segundo lugar se adelantan todos los plazos de pagos y vencimiento de los nuevos bonos. En los acuerdos previos las fechas de pagos eran los 4 de marzo y 4 de septiembre mientras que ahora serán los 9 de enero y 9 de julio.

A su vez, se emitirán bonos como «compensación» por los intereses devengados y por consentimiento adicional. Queda claro que los especuladores financieros no pierden un centavo, pero aún así lograron doblar un poco más el brazo del gobierno adelantando las fechas de pago de los bonos compensatorios y de sus vencimientos. Son tres bonos: los Nuevos Bonos que se comenzarán a pagar el enero del 2025 (y no en marzo como pretendía el gobierno) y vencerán en 2029. Los Bonos 2030 que comenzarán a pagarse el 2024 con vencimiento el 2030. Y por último los Bonos 2038, que comenzarán a pagarse en julio del 2027 para finalizar en enero del 2038. Un calendario diagramado a la medida de los intereses de los bonistas que pretenden recibir flujos constantes de capital desde el próximo año hasta el 2038.

Mirá también:  Escándalo: el gobierno usará los u$s 4300 millones que recibe del FMI para pagarle al FMI

Y por último algunas modificaciones en las Clausulas de Acción Colectiva, que aún no están explicitadas pero que refieren a limitar la posibilidad de negociación del gobierno respecto de los nuevos bonos emitidos.

La última propuesta del gobierno había concedido 15 mil millones de dólares respecto de las primeras negociaciones. Este paso dado por el gobierno, con apoyo de todo el establishment político y económico, muestra con claridad la ubicación del gobierno respecto de las prioridades oficialistas en medio de la pandemia y la crisis económica que azotan las condiciones de vida de los trabajadores y sectores populares. Un gobierno que decide con claridad destinar los recursos del país a los capitalistas financieros imperialistas, en medio de la mayor crisis económica desde el 2001 y con una situación sanitaria extremadamente frágil. Incluso desde el punto de vista de la negociación misma ha demostrado una ductilidad a los intereses de los bonistas que le han valido el elogio de todo el arco opositor reaccionario.

Ahora comienza una nueva negociación: establecer los plazos del pago al FMI del préstamo adquirido por el gobierno de Mauricio Macri con el acuerdo «stand by» del 2018. La nueva directora del FMI, Gerogieva, se mostró tan amiga del Estado argentino como su sucesora, siempre con la obvia condición de que se pagara centavo por centavo.

Pero el acuerdo hecho en su momento fue un empujón de apoyo político al gobierno macrista, al que intentó ayudar entregando dólar tras dólar para estabilizar el desastre económico, las corridas contra el peso y las fugas masivas de capitales. Contra el propio reglamento del FMI, se le permitió vender los dólares del acuerdo más baratos que los de mercado para aplacar las corridas. El estado se financiaba emitiendo nuevos bonos, pagaba sus intereses con nuevos bonos y así indefinidamente ante cada desequilibrio.

Mirá también:  La Ley de Aborto no puede esperar

Se pagaban deuda con más deuda contraída para pagar deuda mientras se ajusta todo lo demás…para pagar deuda. Pero con tasas de interés arriba del 60% por una cantidad de dinero más alta que la sumatoria de compras y ventas en el resto de la economía, con un país en recesión que produce menos y no más, esas tasas de interés son indisputablemente impagables. ¿Cómo se pagaban entonces? Con los fondos del FMI y con más Leliq y con la promesa de tasas de interés aún más altas. Se paga deuda contrayendo más deuda con tasas de interés más altas. El acuerdo al que pretenden llegar Guzmán y Fernández con el FMI implica que las mayorías populares paguen la fuga de dólares financiada por Macri con el dinero de deuda del estado.

Mientras tanto, discuten el llamado impuesto a las grandes fortunas con el que esperan recaudar apenas unos 3 mil millones. Una miseria completa si tenemos en cuenta la crisis social devenida de la pandemia y las inmensas fortunas que se se van del estado para ir a los bolsillos de los grandes empresarios. A su vez, como el impuesto es sólo hacia las cuentas bancarias de las personas físicas, las cuentas de las empresas (donde se concentran realmente las más inmensas sumas de dinero) no son tocadas, el impuesto es «por única vez» (mientras las grandes empresas pagan en los últimos años proporcionalmente cada vez menos).

La crisis de la pandemia y del macrismo, bajo el gobierno de Alberto Fernández, la siguen pagando los trabajadores y sectores populares mientras los grandes empresarios se llenan los bolsillos, si cabe, aún más que antes.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre