Barrio Guernica

De familias sin techo, ocupaciones y capitalistas

Finalmente y al evaluar el costo político que podría tener un desalojo violento del predio, la justicia postergó la órden de desalojo para el 1° de octubre. La justicia y el gobierno en defensa de los intereses de la especulación inmobiliaria y contra los derechos de las familias sin techo.



El conflicto por tierra y vivienda ha saltado a la agenda pública en las últimas semanas con epicentro en la ciudad de Guernica, en la zona sur de la provincia de Buenos Aires.

En los distintos medios de comunicación se sucedió, relevándose uno a otro indistintamente de la orientación editorial, el protagonismo en un tiroteo informativo contra las familias sin techo que, producto de las necesidades y el pauperismo, se vieron empujadas por la exclusión del sistema a buscar en tierras baldías un terreno para construir sus casas.

La defensa de la sacrosanta propiedad privada capitalista fue ratificada por la justicia, que decretó el desalojo de más de 2000 familias sin techo para el pasado miércoles 16. Finalmente y al evaluar el costo político que podría tener un desalojo violento del predio, la justicia postergó la órden de desalojo para el 1° de octubre.

Los intereses detrás de la virulencia con que se ataca a las familias sin techo, son de los negociados del sector inmobiliario, como lo demostró, con lujo de detalles, el informe publicado en la revista Crisis y republicado por Izquierda Web. Quienes presionan por el desalojo están ligados al grupo empresario El Bellaco S.A.

Pero también es síntomas de una situación económica que se está deteriorando en nuestro país. Ayer se confirmó una caída del PBI del 19% en el segundo trimestre de 2020, números alarmantes que superan incluso la caída del PBI del primer trimestre del 2002.

El gobierno de Alberto, incapaz de tocar los intereses capitalistas, ha administrado la crisis pandémica con una orientación centrista, social-liberal. Si bien no ha seguido una política negacionista como la de Trump o Bolsonaro, ha cedido progresivamente a los sectores de derecha y libreales que pujaron por la apertura de la cuarentena y la liberalización económica. La ley contra los despidos no fue respetada por los empresarios, y el gobierno ha permitido que avance un ajuste contra los trabajadores.

Mirá también:  La lucha de Guernica, en fotos

La crisis económica se agrava y, si no se toman medidas que afecten la ganancia capitalista, como un impuesto progresivo (y no por única vez), la estatización sin pago y bajo control obrero de empresas que cierren, despidan o se quieran ir del país, la estatización de la banca y el comercio exterior para evitar la fuga de capitales y la sangría de las reservas del BCRA, lo que termina ocurriendo es que son los trabajadores y sectores más pobres los que sufren las consecuencias de una crisis económica que se agrava día a día.

El accionar del gobierno y la justicia pone de manifiesto el intento de poner la propiedad privada capitalista por encima de las necesidades sociales. La recuperación de las tierras de Guernica es la manifestación de la defensa de derechos humanos y sociales por encima de los intereses de unos pocos especuladores inmobiliarios.

La solución para las familias sin techo no puede ser otra que otorgarles un terreno y posibilidades para poder construir sus viviendas. Se debe llevar adelante un ofensivo plan de construcción de viviendas para las familias más necesitadas. El financiamiento debe salir de las ganancias de los grandes capitalistas, especuladores del negocio inmobiliario y de las finanzas. No a la represión de las familias sin techo.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

La abnegación no es una palabra menor en la vida de los revolucionarios, y en esto el Che Guevara fue un ejemplo. Su impulso revolucionario lo llevó a dejar la comodidad de las oficinas del Banco Central de Cuba, del cual era presidente, para internarse en el monte nuevamente y luchar hasta su muerte. El imperialismo y la burguesía, después de matarlo, han buscado mercantilizarlo y ubicarlo como fetiche de vidriera. Por nuestra parte, creemos que debemos partir de su reivindicación como revolucionario y de una evaluación objetiva pero tambié...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre