Vacunas

Cruces entre el gobierno y la oposición por Pfizer: demagogia, geopolítica y negocios

Gobierno y oposición han cruzado declaraciones sobre el fallido acuerdo de Argentina con la empresa Pfizer. A través del negocio de las vacunas, Bullrich y el Pro hacen lobby para que el país se alinee con los intereses de Estados Unidos.

Renzo Fabb
Redacción de Izquierda Web.


Un nuevo capítulo de la campaña demagógica de la oposición por el fallido acuerdo con Pfizer se escribió estas últimas horas, cuando el responsable del fondo COVAX para latinoamérica, Santiago Cornejo, afirmó que «Argentina rechazó el envío de vacunas de Pfizer».

La oposición de derecha lleva varias semanas en una campaña denunciando que el Laboratorio Pfizer ofreció grandes lotes de vacunas en reiteradas ocasiones, todos ellos supuestamente rechazados por el gobierno. Las palabras de ayer de Cornejo parecían confirmar las denuncias. Además, se denunciaba la finalización unilateral de las negociaciones con el laboratorio estadounidense que se dieron durante el año pasado.

Sin embargo, esta mañana la Ministra de Salud, Carla Vizzotti, desmintió los dichos de Cornejo. Quien, además,  salió a «aclarar» que se trató de un malentendido, y que efectivamente no era cierto que Argentina rechazó unilateralmente vacunas de Pfizer.

El gobierno argumenta que dichas vacunas no llegaron a través de COVAX debido a que no existía un contrato previo firmado con el laboratorio que establezca las condiciones y el marco legal de entrega de las vacunas. Un acuerdo de ese tipo sí existe con la británica AstraZeneca, lo que permitió que sean las dosis de ese labotarorio las que vayan llegando a través de COVAX.

La oposición, con Patricia Bullrich a la cabeza, se embarcó en una campaña demagógica que intenta instalar la idea de que el gobierno rechaza los ofrecimientos de vacunas, y que por lo tanto la causa del faltante sería exclusivamente su responsabilidad. Se trata de una clásica táctica de «embarrar la cancha» para obtener algún rédito electoral.

Es cierto que Argentina fue elegida por Pfizer para realizar las pruebas de fase 3 cuando su vacuna todavía estaba en desarrollo, lo que se suponía iba a darle prioridad a nuestro país en la provisión de dosis. Sin embargo, las negociaciones entre el gobierno nacional y el laboratorio norteamericano no prosperaron. La explicación oficial dice que la razón fue que Pfizer planteaba «condiciones inaceptables» para la Argentina.

Mirá también:  Santiago Maldonado: Acusan penalmente al ex jefe de gabinete de Patricia Bullrich

Si bien el Congreso aprobó en octubre pasado la «Ley de indemnidad» (que autoriza al Ministerio de Salud a firmar contratos con las farmacéuticas que incluyan cláusulas de confidencialidad y de jurisdicción extranjera en caso de litigio), el gobierno pretendía agregar una cláusula de excepción de indemnidad en caso de «negligencia». La negativa de Pfizer de aceptar este condicionamiento habría sido la causa de que las negociaciones fracasen.

De la demagogia al cipayismo

Cuando la oposición se lanzó de lleno a esta campaña, Bullrich salió en defensa irrestricta de Pfizer, como no podía ser de otra manera. Aseguró que si no había acuerdo era por completa responsabilidad del gobierno, ya que el laboratorio puso los mismos condicionamientos que en todas partes del mundo.

Sin embargo, son muchos los países que han criticado las duras condiciones que una megacorporación como Pfizer le impone a países más débiles, de manera de asegurarse salir ganando en cualquier escenario. Incluso una editorial del mes pasado de New York Times estuvo dedicada a esta cuestión. Pero Bullrich y su profesión de lame botas del imperialismo fue tan lejos que hasta llegó a proponer «entregar las Malvinas» a cambio de las vacunas de Pfizer. Unos días después, se vio obligada a pedir disculpas por sus dichos.

Pero más allá del oportunismo político de la derecha por la escasez de vacunas y la propia responsabilidad del gobierno, el cruce entre ambos bandos de la política capitalista del país conduce a una cuestión más de fondo: el alineamiento geopolítico.

La obsesión del Pro y Juntos por el Cambio con Pfizer no sorprende a nadie, en la medida en que representan el sector político más directamente subordinado a la Embassy y alineados con los intereses de Estados Unidos.

Mirá también:  Reabren la causa Santiago Maldonado ¡Exigimos Justicia!

Sin embargo, a pesar de que manifiesta querer «todas las vacunas», no es casualidad que el gobierno haya priorizado desde el principio el acuerdo con Rusia por la vacuna Sputnik, que es desde el principio nuestro mayor proveedor e incluso se está avanzando en la producción de dicha vacuna en nuestro país. En este portal hemos analizado varias veces la intrincada relación entre las vacunas y la geopolítica, y es así que el gobierno ha preferido acercarse políticamente a países como Rusia o China, que dicho sea de paso, están muy pero muy lejos de ser «progresistas» y mucho menos «antiimperialistas».

Mientras unos y otros se pelan, las farmacéuticas se llenan de plata

A pesar de la defensa del gobierno contra las acusaciones oportunistas de la derecha, lo cierto es que Argentina no ha cuestionado bajo ningún punto de vista el esquema de contratos con cláusulas de confidencialidad y ventajas jurídicas y económicas escandalosas para las farmacéuticas que se están firmando en todo el mundo.

Mientras los gobiernos tratan de hacer malabares para conseguir vacunas en un mundo que las reparte de manera brutalmente desigual, y sin cuestionar el problema de la propiedad privada de las patentes y los condicionamientos escandalosos que imponen las corporaciones, los que quedan indemnes frente a estos roces políticos son esos mismos mega-empresarios, que en este último año han conseguido ganancias extraordinarias a costa de aprovecharse de la «guerra de todos contra todos» entre los países para tratar de vacunar a su población. El gobierno Argentino no es la excepción y no cuestiona nada de este sistema perverso, que en última instancia es lo que está detrás del faltante de vacunas.

 

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Alain Badiou y el marxismo

Entre los intelectuales de izquierda, Badiou ha pasado a ocupar un lugar importante. Siglo XXI editó una conferencia del autor, que dio en el 2016 en el marco del seminario “Lecturas de Marx” en la Ecole Normale Supérieure de París. Este autor francés, que de joven estuvo  ligado a la izquierda (incluso su padre lo estaba) y al marxismo en particular, aporta elementos muy necesarios en la discusión de la rebeldía, la juventud y la izquierda. Frente a los populismos o bonapartismos Breve reseña crítica de la conferencia de Alain Badiou sobre ...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre