Córdoba: La situación de los trabajadores y trabajadoras de call center

Desde 2007 hasta la actualidad, se recortaron más de 20 mil puestos de trabajo.

0
138

En el año 2007, Argentina tenía registrado setenta mil puestos de trabajo en call centers. Los call centers ofrecen servicios de venta, soporte técnico, atención al cliente de un sinnúmero de empresas de diferentes rubros. Desde ese año hasta la actualidad se recortaron más de 20 mil de esas fuentes de empleo. Este tipo de trabajo es ofrecido centralmente a la juventud, que en ausencia de mejores oportunidades laborales y siendo de los pocos empleos a los que se puede acceder en blanco, con obra social, aportes jubilatorios, y demás prestaciones, es de lo más solicitado.

Producto de la política de achicamiento en los gastos de las empresas, en los últimos años no sólo se perdieron miles de fuentes laborales, sino que además se suprimieron conquistas como las contribuciones patronales a la jubilación, se flexibilizaron los contratos y los horarios de trabajo, muchas enfermedades profesionales quedaron sin tratamiento ni cobertura por parte de la Aseguradora de Riesgos de Trabajo (como es el caso del hiatus, afección vocal, que tienen muchos trabajadores y trabajadoras de call center) y los niveles de competitividad entre las empresas de call center se mantienen cada vez más a costa de la sobreexplotación laboral.

Muestra de estos niveles de sobreexplotación son, por ejemplo, las presiones que se ejercen sobre les trabajadores para que sumen tareas que no son propias de su área: así a agentes del área de atención al cliente se les obliga a sumar la tarea de venta, cobranza o manejo de redes sociales; sumándoles más trabajo, sin retribución de ningún tipo. Ni hablar de las exigencias sobre el área de ventas en plena recesión económica.

Durante este primer mes de aislamiento preventivo obligatorio, las empresas de call center, con el amparo del Estado nacional y provinciales y con el silencio cómplice del sindicato ATACC (sindicato que debiera representar a casi la totalidad de les empleades de los call centers), han exigido a las y los trabajadores realizar el famoso “teletrabajo» desde casa, muchas de estas empresas lo han hecho sin siquiera brindar las herramientas necesarias para ello: una computadora con las respectivas aplicaciones para hacer el trabajo remoto, un equipo de auriculares y micrófono, un asiento adecuado para pasar de seis a ocho horas frente a la máquina, etc. En muchos casos, frente a la imposibilidad de realizar el home office, han suspendido a sus trabajadoras y trabajadores, y han impuesto recortes de hasta un 40% del salario.

Un caso testigo de lo que sucede con este tipo de empleo es el de Market Line en Jujuy, que habiendo recortado en el mes de abril un 35% el salario, hizo llegar recientemente telegramas de suspensión a toda su dotación: 200 trabajadores, quienes además no tienen garantizada su continuidad laboral. El viernes pasado se les avisó de manera informal, que iban a estar recibiendo aleatoriamente telegramas de despido en sus hogares, y que la empresa dejará un porcentaje mínimo de trabajadores por lo pronto suspendidos. Desde la misma, notificaron que dicha resolución fue en común acuerdo entre Telecom, Market Line y el gremio.

Ante esta situación y la que ha desatado la pandemia del covid 19, ponemos a disposición nuestra corriente sindical 18 de diciembre y nuestra agrupación juvenil anticapitalista Ya Basta! para brindar solidaridad. Pensamos que es indispensable exigir que garantice la continuidad laboral de los y las trabajadoras. El gobierno nacional y provinciales, así como el sindicato ATACC, deben garantizar que no se lleven adelante ningún despido, ninguna suspensión y ningún recorte salarial, mientras que se aseguren también condiciones dignas para realizar el teletrabajo.

Seremos directos: te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda web se sustenta con el aporte de sus propios lectores. Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me quiero suscribir

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí